ENTREVISTA A EMILIO SCOTTO

1.Eres un aventurero que ha recorrido el mundo en moto. ¿Qué te llevó a ello? 

Todos nacemos para algo. Nadie está de más ni descolocado en este universo llamado planeta Tierra. Somos piezas de un enorme engranaje que se mueve en todas direcciones. Yo nací viajero, explorador, humanista, trashumante, nómada, migratorio. Es el destino, el lugar dentro de la raza humana que eligió para mí la creación. 

2.Presentas tu libro De la tierra a la luna en motocicleta. ¿Cómo ha sido la aventura de escribir? 

Escribir De la tierra a la Luna en motocicleta fue una combinación de placer y dolor, de embarazo y nacimiento, y, cuando lo fui logrando, mi alma se fue calmando. Contar una historia escribiendo, es como bajar a lo más profundo de los océanos, o como subir al espacio infinito. 

3.¿Por qué decidiste escribir sobre tus viajes? 

Porque me hacía mal tenerlos adentro, guardarlos. En cambio, expulsarlos me da paz. Porque quisiera que a alguien le sirva para algo mi historia. Porque quisiera que sean un referente de un mundo que ya no existe. Y por dinero. 

4.¿Ha sido difícil seleccionar qué contar en el libro? 

Me guardé algunas pocas cosas, o las suavicé: cosas de sexo, mis profundas ideas políticas, lo que opino sobre mi país. Conté, no obstante, lo más posible. Lo más difícil fue encontrar cómo contarlo usando mi voz, dentro de papeles con tinta. 

5.¿Qué momento emocionante elegirías de tu experiencia como viajero? 

No es posible, ni justo, elegir un momento en una aventura de 10 años recorriendo el mundo, pero si pudiese volver atrás, elegiría vivir nuevamente el día de la partida. 

6.¿Cuál podría ser el momento más difícil de los vividos? 

El día de la partida. Y el último día de esos 10 años. En ambos morí. 

7.¿Qué has aprendido en tu aventura? 

Que el ser humano es aún primitivo, y por eso es malo. Que lucha todos los días para ser bueno. Por fortuna lo va logrando, lentamente, pero lo va logrando. 

También he visto sociedades que viajan en lanchas con varios motores, y otras en bote a remo, y contra las olas que dejan las lanchas que van delante.  

Y vi mucho sufrimiento en el sistema comunista, demasiado, así que es una contradicción al espíritu humano. Marx estaba equivocado. 

8.¿Qué personas te han marcado en el camino? 

Conocí a millones de personas, y todas me marcaron, bien y mal. Nombro solo algunos: Pedro, el garimpeiro; Darlene, en el Amazonas; Gustavo, en EEUU (próximo libro); el Cheli y Augusto –editores de la revista Motociclismo de España–; pero nadie como mi esposa, Mónica.   

9.¿Qué te gustaría conseguir en el público lector? 

Al público de mi edad, me gustaría despertarles la memoria haciéndoles recordar cosas de aquella época pasada que ellos mismos hayan vivido. A los más jóvenes, me gustaría servirles para que conozcan algo más, además de lo que ven en la televisión, de un mundo que ya no existe. A todos, divertirlos.  

10.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien? 

Si eres hombre o mujer, joven o de edad, motociclista o no; si estas aburrido y buscas diversión; si no encuentras un proyecto que te mueva; si estás demasiado acelerado y necesitas algo de paz; si estás demasiado apagado y necesitas un buen motor; si eres curioso; si te llaman la atención otras culturas y lugares; si te gusta la historia; si quieres viajar al espacio, al fondo del mar, a los desiertos, las selvas o la cumbre del Everest, y hasta si eres cura, o alguien muy religioso, entonces compra y lee mi libro, De la tierra a la luna. Imagínate que hasta Dios venía sentado detrás de mí en la moto. ¿Por qué no tú? Después de todo, si no te gusta, solo habrás invertido 20 euros, que los recuperas vendiendo el libro usado. Pero si te gusta, si te inspira y te ayuda, te sentirás muy bien por haberlo leído. Además, quiero llegar a vender un libro por cada kilómetro que hice en la moto: 735.000. Ayúdame a lograrlo. 

11.¿Suele servirte algún método de trabajo a la hora de escribir? 

Ninguno. No creo en los métodos. Inspiración y ganas. Pero necesito, siempre e indefectiblemente, el lugar. Un rincón propicio, la ventana, la luz, la canción, la silla… Cuando eso se conjuga, fluyo, de lo contrario no me sale ni una palabra, aunque me flagele. 

12.Termina la fase: Caligrama es… 

Caligrama es una puerta que al abrirse te lleva hacia el otro lado. La posibilidad de hablarle a toda la gente del mundo que está allá afuera, a través de un libro. Te pavimenta la ruta. Y Caligrama es, unos locos, arriesgados y atrevidos que creyeron en mi libro. 

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: Cristóbal Colón, el último de los Templarios, de Ruggero Marino.  

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Los tigres de Mompracem, de Emilio Salgari. 

UNA CANCIÓN O PIEZA MUSICAL COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: 

Nessun dorma, de la ópera Turandot, cantada por Luciano Pavarotti. 

UNO DE TUS AUTORES PREFERIDOS: Clive Cussler.

UNA DE TUS AUTORAS PREFERIDAS: Laura Restrepo.

UNA FRASE DE TU LIBRO DE LA TIERRA A LA LUNA EN MOTOCICLETA: «Cada día de tu vida inclina tu cabeza hacia las estrellas, y sabrás hacia donde vas».

Deja una respuesta