ENTREVISTA A RAÚL ARÍSTIDES

1.¿Cuándo y por qué comenzaste a escribir?

Empecé a escribir desde los doce años haciendo cómics con un amigo que dibujaba muy bien. Él y yo hicimos historietas del Hombre Araña y sus eternos enemigos como el Hombre Boa o Tentáculos o la Jaiba Asesina. A los 14 escribí una novela corta muy mala que conservo en original y que nunca la he capturado en la computadora. Se llama Dios, y estaba seguida de otra titulada Mediocridad que nunca escribí, no sé por qué.

2.¿Cómo surge Los ecos nómadas?

Las charlas con una tía y las historias que me contaba mi madre sobre un hombre famoso en Corozal, Belice, rico y lleno de amantes hizo que lo convirtiera en personaje de la novela. De esas charlas y chismes nació Eulogio Pérez y su madre Fernanda, que dieron vida a las diversas aventuras que se narran en la obra. Cuando oí esos retazos de historias me agradaron las voces de mi tía y de mi madre, y ellas dos cuentan esta novela. sus voces son Los ecos nómadas.

3.¿Quiénes son los personajes principales y con qué características los has creado?

Fernanda es un personaje lleno de heroísmo y valentía, hasta el final arriesga su vida por los que ama. Desde el principio se nota su tenacidad y valor hacia lo que hace, pues se embaraza, no por retener a un hombre, sino porque necesitaba ser madre y así sigue con su vida de tropezones y victorias. Fernanda encarna a la mujer rebelde, la mujer que no se deja mangonear por su hombre y cree en ella más que en él. Fernanda es una mujer adelantada a su tiempo y por ello lleva una vida de acuerdo con sus circunstancias, tiene temores, tiene esperanzas, ama y busca la felicidad de los demás.

Eulogio, el hijo de Fernanda, un tipo trabajador y honrado que va escalando peldaños sociales hasta hacerse el hombre más rico de Corozal. Le llueven las aventuras de cama y atrapa a todas sin menospreciarlas. Se casa dos veces por azares, gana y pierde porque así es la rueda de la fortuna de la vida. Se enamora y ama a sus hijos, es ordenado y paciente, tenaz e inteligente.

4.En la novela, los protagonistas viven entre dos culturas separadas por una fina línea fronteriza, ¿en qué lugares has situado la historia?

La frontera entre México y Belice es sólo una pequeña franja que comparte elementos identitarios más que elementos extraños, esta frontera hilvana sueños y linajes y no los separa, porque se han conformado al mismo tiempo. Los personajes viven, en efecto, entre las costumbres inglesas (algunos) y las yucatecas (la mayoría), y han llegado a mezclarlas de tal modo que el paso de una a otra no es sentido como un cambio, sino como parte de la vida misma. En esta mezcla, la lengua maya, el español yucateco y el creole de base inglesa están presentes en todos los aspectos de la vida social.

La historia se desarrolla parte en Bacalar y su bella laguna (México, Payo Obispo recién fundado, y Corozal, zona de contacto en Belice) que forman la frontera mexicana y beliceña.

5.En la trama de Los ecos nómadas haces visible la difícil relación entre descendientes de mayas, mestizos y descendientes de colonizadores, ¿qué visión has querido dar al respecto en tu obra?

He querido mostrar lo que suele acarrear la falta de respeto hacia el prójimo. Es decir, si no se respeta lo ajeno se forma un conflicto difícil, y lo ajeno no es necesariamente algún bien o propiedad, sino la tradición y la identidad del otro, del que está enfrente y es distinto a nosotros porque no habla nuestra lengua, no conoce nuestra comida o no bebe té.

6.¿Qué hace de esta una novela única?

Es única porque por primera vez se trata un asunto de frontera en esta parte del país. Esta zona de México ha sido olvidada por la historia y la literatura, y es muy rica en anécdotas y leyendas. Ningún mexicano antes había escrito una novela sobre el pueblo beliceño, ni sobre el conflicto de límites, ni sobre la explotación de recursos naturales.

7.¿Qué te gustaría conseguir en el lector?

Me gustaría obtener que girara su mirada hacia esta parte del mundo hispánico viejo y con ricas tradiciones en las que se mezclan las culturas caribeñas, las yucatecas y las del centro de México.

8.¿Qué temas de la obra podrían estar ligados a la actualidad?

Hay temas muy actuales como los refugiados que huyen del horror de la guerra. Otro tema puede ser la educación para que la mujer obedezca al hombre y dependa de él, pero también el papel que desempeña la mujer tenaz en un mundo de hombres y que está encarnada en Fernanda.

9.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Creo que lo recomendaría por las escenas sexuales que me costaron mucho trabajo pero al final quedaron limpias, sin excesos obvios en el manejo de la lengua que las hace doblemente difíciles de conseguir. Es decir, el contacto íntimo que suele tener varias obviedades por su dinámica, en la novela son creadas a partir de metáforas. Ahí reside su valor.

10.¿Qué aspectos de la trama y del estilo narrativo crees que podrían enganchar al lector?

Pienso que es una novela con un gran manejo de la lengua, un vocabulario amplio, metáforas bien logradas que fluyen fácilmente para mostrar diversas historias entre las que destaca la presencia de un gran huracán en la selva, la caza de un venado que da de comer a un pueblo entero por un día, la visita de unas putas que se mezclan con los chicleros ansiosos de mujer.

11.¿Suele servirte algún método de trabajo, sigues algún horario o escribes cuando sientes la necesidad?

Escribo a toda hora si puedo. Pero sobre todo, las mañanas y las noches son más amables para ponerme a observar el mundo y escribir los pensamientos que me suelen provocar hallar una tarjeta de presentación en un libro, ver cómo se enamoran dos libélulas o cómo da de comer una paloma a su polluelo, por ejemplo.

12.¿Qué aspectos de tu vida te han podido marcar como escritor?

Creo que me ha marcado mucho el haber tenido una madre narradora a quien le encantaba ir al cine y escuchar radionovelas. Casi no leía, pero el cine era su segundo hogar y en la radio siempre sonaba una radionovela como El antifaz de carne o Talidomida, la droga maldita o Rafles, el ladrón de las manos de seda.

13.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de Los ecos nómadas?

Empecé a escribir la novela sin tener un plan de ella. Eran sólo ideas. Muchas acabaron en el cesto de la basura, pero una se quedó y aparece en el último capítulo. Hallé un día dentro de un libro una tarjeta de presentación de mi padre hecha de fina chapa de caoba, tenía su nombre: Eulogio Pérez (como mi personaje) y eso fue el pivote que me hizo escribir esa escena de Eulogio y Plácida tomando té. La tarjeta está perdida hoy y a ella le debo el inicio de esta novela.

14.¿Cómo valoras el proceso de edición?

Ha sido rápido y muy profesional, me han tratado muy bien. De lo mejor.

15. Termina la fase: Caligrama es… 

Grandioso.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: La política de una rebelión. Los indígenas frente al tumulto de 1692 en la Ciudad de México.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: La Ciudad de México y sus calles.

UNA CANCIÓN O PIEZA MUSICAL COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: Claro de luna, Beethoven.

UN AUTOR PREFERIDO: Gabriel García Márquez.

UNA AUTORA PREFERIDA: Inés Arredondo.

UNA FRASE DE TU LIBRO LOS ECOS NÓMADAS: «Le contó con pelos y señales por qué nunca se dejó seducir por otro hombre después de la muerte de su esposo».

Deja una respuesta