ENTREVISTA A OSVALDO GIL LANDÍVAR

1.¿Desde cuándo escribes?

Desde niño me gustó contar historias, escribía cuentos y relatos cortos los cuales, penosamente, el tiempo y algunos traslados de domicilio se encargaron de hacerlos desaparecer. Lo cierto es que, por ello, me considero más bien un escritor tardío puesto que  mi primer libro lo escribí recién cumplidos los 46 años, hace poco más de tres años. Desde entonces he escrito un libro de autoayuda y tres novelas.

2.¿Por qué escribes?

Siempre me consideré un gran lector, pero sobre todo un buen contador de historias. Esto de escribir libros se dio por casualidad cuando realizo, con la intención de transmitir a los jóvenes mis experiencias de vida, un trabajo que tenía como destino un simple blog; no supe en qué momento la idea se salió de control y terminó siendo publicado como un libro de autoayuda en dos de las más importantes editoriales en mi país. Hoy por hoy, dicho trabajo es usado como libro de texto en varios colegios. Fue amor a primera vista, desde ese momento no he parado de escribir. Me gusta narrar historias que tengan contenido, profundidad, que sean amenas, pero, sobre todo, que hagan reflexionar al lector.

3.¿Cómo surge la idea de Rincón del Valle?

Soy ingeniero agrónomo, tenía una propiedad agrícola llamada “Piraicito”, muy cercana a un pueblito con las mismas características que describo en la novela. Si bien los personajes son completamente de ficción, la mayor parte de las circunstancias y matices que rodean la historia pertenece a la vida real: comercio de tierras, despojos, narcotráfico, corrupción, pérdida de identidad de los pueblos, agresión a la ecología, etc. Siempre pensé que la historia de esta gente humilde, tan diferente al resto de los mortales, sería un tema interesante para una novela.

4. ¿Qué temas tratas en el libro?

Este texto, que se podría definir sin problemas como de tragicomedia, pues no es más que un grito desesperado de denuncia por como la cultura de los pueblos y la ecología  son agredidas en el mundo entero sin clemencia en nombre del progreso y el desarrollo.  

5.¿Quiénes son los protagonistas?

Son muchos, pero sin duda los que destacan son: el ingeniero Roberto Gutiérrez, un personaje ambiguo de moral baja y con una ambición desmedida; la Chiquiña, esposa de Roberto; la señora Abundia Pizarro, alcaldesa del pueblo; Don Ascencio, esposo de la alcaldesa; Santiago, hijo de Don Nicanor y una suerte de héroe en la novela; Don Conchito y Bocina, los loquitos del pueblo; Don Proculo, Don Ponciano y Don Nicanor, ancianos considerados como los patriarcas de la comarca y los reyes del chismorreo; el opa Janne, jornalero del campo con cierto grado de retraso mental; Belarmino, el medico brujo; Alex Ortiz y Samuel Ardaya, criminales narcotraficantes.    

6.¿Cuál es ha sido el mayor reto a la hora de escribir esta novela?

Pese a estar narrando una historia dramática y hasta cierto punto triste, el mayor reto ha podido ser encontrar un código para que el lector se divierta al tiempo que recibe un mensaje contundente; construir una trama en el tono correcto para relatar una tragedia en la cual, en cada párrafo, pese a las dramáticas circunstancias, se le arranque una sonrisa al lector.

7.¿Qué quieres lograr en el lector que se adentre en la obra?

Crear conciencia sobre la bajeza moral enquistada en los sistemas públicos de la mayoría de pueblos, sobre todo latinoamericanos, encarnada en personajes poco fiables y sin escrúpulos quienes se apoderan de sus instituciones para, aprovechándose de la inocencia de los más humildes, utilizarlas tiránicamente en sus viles fines. Así como también crear conciencia para que la cultura de los pueblos y la ecología sean preservadas.

8.¿Cómo definirías tu estilo literario?

Narrativa, ficción, con un tono relajado, sencillo, como para que el lector se sienta cercano a la obra y se distraiga al leerla.

9.¿Cuánto tiempo te ha llevado escribir la obra?

Poco más de un año.

10.¿Cuál es tu método de escritura?

Crear un base narrativa en bruto, una idea macro, la cual desarrollo luego poco a poco. Tomo apuntes de manera enfermiza, todo el tiempo, hasta de mis sueños y, bueno, de lo todo lo que acontece a mí alrededor. Es increíble de donde suelen llegar las mejores ideas. Muchas veces la inspiración me visita cuando me encuentro en algún mercado popular, en un boliche de barrio o en mis actividades en el campo con los campesinos.

11.¿Cumples un horario o cualquier momento del día es ideal para escribir? ¿Cómo es el lugar en el que sueles escribir?

Cumplo horarios rigurosos, por la mañana muy, muy temprano, es el horario en el que rindo mejor. En una de las esquinas de mi dormitorio tengo un antiguo escritorio herencia de una tía muy querida. Aunque sea pleno día, corro las cortinas y me acompaña también una vieja lamparita con la que ilumino mis ideas.

12.¿Buscas la inspiración o sueles dejar que sean las ideas las que sigan su ritmo?

En mi caso la inspiración no llega de pronto. Lo de la musa de la inspiración, para mí por lo menos, no pasa de una simple metáfora y en realidad ninguno de estos seres mitológicos jamás me ha susurrado algo al oído. Las ideas más bien llegan en las infinitas horas de soledad creativa; es revisión tras revisión que la historia y los personajes cobran vida poco a poco. Coloco ladrillo a ladrillo, palabra por palabra, como cincelando una piedra fría hasta desvelar una escultura que se mantenía escondida escrupulosamente.

13.¿Qué consejo le darías a los que empiezan a escribir una obra?

Que si lo van a hacer lo hagan en serio, con humildad y, sobre todo, teniendo respeto por el lector, quien no solo gastará su dinero comprando nuestra obra sino que, también, su tiempo en leerla, el patrimonio sin duda más valioso para el hombre. Pongan todo su empeño para lograr tanto una buena trama como buena calidad literaria, nuestra obligación es generar gozo y distraer al lector antes que producir cantidad de escritos y apuestas varias para ver si alguna pega por casualidad. No se apresuren jamás, esto invariablemente quita calidad a la obra. Supérense día a día y por ningún motivo dejen de leer.

14.¿Cómo valoras el proceso de autoedición?

Es una oportunidad única para los escritores noveles que quieren dar a conocer su talento.

15.Termina la frase: Caligrama es…Un portal real para los escritores que sueñan con ser publicados. Si el escritor entiende que llegar a tener calidad es fundamental, es una llave muy importante para acceder a las editoriales tradicionales.

Preguntas ráfaga

UN LIBRO QUE HAYAS RELEÍDO: Ensayo sobre la ceguera de José Saramago.

LA MEJOR HORA DEL DÍA PARA ESCRIBIR: muy temprano, por las mañanas.

UN AUTOR PARA SEGUIR: Anthony Doerr.

 UNA AUTORA: Giovanna Rivero.

UNA MÁXIMA EN LA VIDA: en el  equilibrio está la clave de la felicidad.

Deja un comentario

Cerrar menú
×
×

Carrito