ENTREVISTA A Óscar Valladares

1.¿Cuándo emprendiste la aventura literaria?

Escribo desde niño, pero con intención literaria desde hace unos 15 años. Después de algún intento, con muchas dudas y algo de pudor, me decidí a dar el paso. Creo que era el momento.

2.¿Por qué escribes?

Para entenderme, para digerir experiencias y para exorcizarlas en muchas ocasiones. Siento una necesidad interior de hacerlo que no puedo justificar. Alguien llama a la puerta y abro sin preguntar.

3.¿Cómo surge el libro Relatos esféricos?

Surge a través de un buen amigo, Víctor. Compartimos aficiones: fútbol y literatura. Él colaboraba mediante artículos en una web sobre fútbol y me invitó a participar. Intenté, mediante pequeños relatos, dar un enfoque diferente de este deporte.

4.¿Cómo definirías esta obra?

Trata de abordar, a través de la afición a un deporte, historias, sentimientos y experiencias muy humanos.

5.¿Quiénes son los personajes y cómo son?

Hay una buena colección de personajes, todos bien distintos y algunos muy curiosos; pero el protagonista es Venancio: un hombre corriente, pero un aficionado muy especial que va cambiando su relación con el fútbol a medida que pasan los años y a medida que cambia su vida también.

6.¿Qué temas tratas en el trasfondo de la obra?

El fútbol desde el otro lado. La soledad, las obsesiones, temas sociales y la deformación natural que sufrimos todos con el tiempo, cuando se van atenuando nuestras pasiones a medida que crecemos. Algún tinte fantástico también tiene.

7.¿Cómo ha sido esta experiencia literaria?

Muy gratificante, pero dura también, tengo un sentimiento de reciente paternidad literaria. En ese sentido estoy muy satisfecho y con ganas de verlo “crecer sano”.

8.¿Qué has aprendido escribiendo este libro?

La importancia del respeto a la lengua y a la escritura, a los personajes que creas o retratas; el compromiso que debe adquirir cualquiera que se anime a redactar unas líneas. Algo de oficio, también

9.¿A qué público van dirigidas tus obras?

A lectores y lectoras en general. No es necesario se aficionado o aficionada, no es una obra deportiva, el fútbol es un mero vehículo de transmisión de pasiones, experiencias y sentimientos que todos podrán reconocer.

10.¿Cómo crees que ha sido tu evolución como escritor?

Me he vuelto un experto en el uso de las tijeras, podo y podo cada vez más. Soy cada vez más ahorrativo literariamente hablando. Creo que es una evolución lógica.

11.¿Cuál ha sido el mayor reto a la hora de llevar a cabo este trabajo?

Intentar devolver al fútbol el valor que tiene simplemente como deporte, como juego, como una forma más de aprender que tenemos cuando lo jugamos de niños; el poder que tiene para unir a las personas o acompañarlas; su valor social, sobre todo hoy en día que no es nada difícil aborrecerlo un poco…

12.¿Te sirve algún método de escritura?

Soy muy anárquico en ese aspecto, no tengo un método fijo de escritura o una forma sistemática de hacerlo. Creo que cuando más “escribo” es mientras conduzco, puedo pensar con tranquilidad. El resto es trabajo: pasarlo al papel y darle forma.

13.¿Qué te gustaría conseguir en el público lector?

Que reflexione, que un deporte tan social como el fútbol es mucho más que veintidós tipos en pantalón corto corriendo detrás de un balón, como se suele decir. Y que le resulte ameno, por encima de todo.

14.Termina la fase: Caligrama es… 

Una forma eficaz y de calidad de plasmar tus aspiraciones literarias.

 

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: Música para camaleones (T. Capote)

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: terminar de leer Ulises de Joyce (voy por la mitad desde hace tres años…)

UNA CANCIÓN O PIEZA MUSICAL COMO BANDA SONORA DE ESTA OBRA: In a sentimental Mood (Duke Ellington y John Coltrane)

UNO DE TUS AUTORES PREFERIDOS: Julio Cortázar

UNA DE TUS AUTORAS PREFERIDAS: Carmen Martín Gaite

UNA FRASE DEL LIBRO Relatos esféricos: A escondernos de nuestras vidas, a huir de un patio interior por el que ascienden reverberando los sonidos domésticos, a ponernos a salvo de la realidad. A eso venimos. Y a beber y a ver fútbol.

 

 

 

Deja una respuesta