ENTREVISTA A MIGUEL ÁLVAREZ-BOLADO SÁNCHEZ

1.¿Cuándo emprendiste la aventura literaria?

Creo que fue con quince años cuando empecé a escribir poesía, poemas cortos en verso libre. Al año siguiente publiqué mi primer libro con una selección de ellos; era una edición impresa en offset y encuadernada en casa. Fueron cien ejemplares, si mal no recuerdo.

2.¿Por qué escribes?

Escribir me ayuda a pensar, también a elaborar sentimientos, algo que me resulta más fácil si los llevo a la palabra escrita. Es un poco como hilar, como ir afinando el hilo desde lo más basto a lo más sutil. Buscar la palabra adecuada, la expresión justa, me ayuda a analizar mejor la realidad que me rodea.

3.¿Cómo surge el libro Delitos Ajenos?

Me interesa el tema de la culpa, aunque haya sido tratado tantas veces en la literatura universal, en las grandes tragedias griegas, en las letras occidentales de la mano del cristianismo y avanzando en el tiempo, en Dostoievski, en Nietzsche, en Freud. Me planteo a menudo si es inevitable el castigo a una mala acción, aunque a veces ese castigo no sea pagado por el sujeto de esa acción, sino por la víctima de su delito. Cuántas veces vemos en la vida el sentimiento de culpa del realmente damnificado, por poner un ejemplo, en la violencia sexual; y por seguir en ese ejemplo, cuántas veces es la misma sociedad la que señala a la víctima como causante de la agresión que recibe.

4.¿Cómo definirías esta obra?

No sabría cómo encuadrarla; digamos que se trata de un thriller psicológico que parte de un desenlace vital para buscar en la historia y en la naturaleza de los protagonistas las causas de su final.

5.¿Quiénes son los personajes y cómo son?

Los personajes principales son dos, aunque lógicamente conviven con secundarios, algunos comunes a ambos, otros exclusivos de cada uno, imprescindibles para comprenderlos a los dos. Por una parte, está Eugenio, un hombre culto y bien posicionado socialmente que, no satisfecho con dejar atrás su origen humilde a través de su esfuerzo, pretende incluso alterar su propia historia, y Mario, un joven lastrado por circunstancias y sentimientos que no llega a comprender.

6.¿Qué temas tratas en el trasfondo de la obra?

Pues junto al tema del delito y el castigo, abordo otros como la construcción de nuestra propia historia personal y su relato, las relaciones de amistad y de interés y también el valor del esfuerzo personal como manera de superación.

7.¿Cómo ha sido esta experiencia literaria?

Aunque acabo por disfrutar, y mucho, de la tarea de escribir, tengo una resistencia natural a hacerlo, me cuesta dar el paso de empezar una obra por lo que tiene de compromiso conmigo mismo. La de Delitos ajenos es una trama aparentemente sencilla, pero que al principio me obligó a documentarme sobre aspectos de personalidad y comportamientos humanos que describo, que dan cuerpo a la narración y que necesitaba que fuesen verosímiles. Luego, como en otros textos que he escrito, lo que más trabajo me lleva es la depuración, la simplificación de las ideas y de los textos iniciales.

8.¿Qué has aprendido escribiendo este libro?

Escribiendo aprendes en cada línea, en cada palabra. Si hablo de Valladolid, y nací y me crie allí, tengo que comprobar cada calle, cada año, cada detalle que cuento; lo mismo cuando hablo de un paisaje más cercano, con cada término o expresión que utilizo. Aprendo mucho en cada línea que escribo, casi en cada palabra.

9.¿A qué público van dirigidas tus obras?

Procuro siempre que mis argumentos sean sencillos, tanto en el fondo como en la forma, lo que no quiere decir que sean superficiales en absoluto. Intento que su lectura sea placentera tanto en un momento de descanso y reflexión como en cualquier pequeña pausa en nuestros quehaceres. Creo que van dirigidas a un público muy amplio, pero, como en todo, depende también de los gustos de cada lector.

10.¿Cómo crees que ha sido tu evolución como escritor?

Echando la vista atrás, creo que era más ambicioso cuando empecé, en el sentido de que quería llenar las líneas de información, de sentido, de riqueza, si se quiere llamar así. Luego me he dado cuenta de que la verdadera dificultad, la verdadera riqueza de un texto es su sencillez, tanto en las ideas como en la manera de transmitirlas. Que los textos sean más limpios, que a veces basta con señalar un camino de manera clara para que el lector llegue donde el escritor pretende.

11.¿Cuál ha sido el mayor reto a la hora de llevar a cabo este trabajo?

Los dos personajes protagonistas se comportan, sufren, aman, gozan y llevan su historia personal, a veces sorprendente, de acuerdo con su manera de ser y el acontecer de sus vidas. El mayor reto ha sido dar verosimilitud a unos comportamientos que no son comunes a la gran mayoría de los lectores.

12.¿Te sirve algún método de escritura?

No sigo un método clásico o académico, de una pauta preconcebida. Imagino que cada escritor se ha hecho el suyo. Parto, por supuesto, de un guion general que luego va modificándose y me gusta al principio del proceso concebir e incluso escribir con el mayor detalle posible algunas escenas de distintos momentos de la trama para buscar mi ambiente, el ambiente de la novela. Una vez que tengo eso, trato de ser disciplinado, constante.

13.¿Qué te gustaría conseguir en el público lector?

Iba a decir que no soy muy ambicioso porque solo espero que cada lector se entretenga, que tenga ganas de seguir con la lectura de la novela, pero creo que esa es la mayor ambición de todo escritor.

14.Termina la fase: Caligrama es… 

Una opción real de publicar de manera profesional.

 

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: La vida mentirosa de los adultos de Elena Ferrante.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Tomás Nevinson de Javier Marías.

UNA CANCIÓN O PIEZA MUSICAL COMO BANDA SONORA DE ESTA OBRA: Sentir de Luz Casal.

UNO DE TUS AUTORES PREFERIDOS: Javier Marías.

UNA DE TUS AUTORAS PREFERIDAS:  Elena Ferrante.

UNA FRASE DEL LIBRO Delitos ajenos: «Ese mismo niño es el que tiene una culpa, una deuda que pagar que tu adulto va saldando por donde pasa».

 

 

 

Deja una respuesta