ENTREVISTA A MARIO A. GRAGERA

1.¿Cuándo te embarcaste en la aventura literaria?

En el año 2002 un amigo que se dedicaba a hacer cortometrajes y al que le ayudé en el último que había realizado me hizo un encargo, que escribiese un guion sobre una idea que circulaba en mi cabeza. Al final me puse a escribir y me salió una novela: La Pesadumbre (disponible en Amazon al ridículo precio de 6 €). No sé escribir guiones.

2.¿Por qué escribes?

Para liberar a los demonios. Una válvula de escape de las rutinas del trabajo y demás problemas. Siempre he sido muy imaginativo. Antes me daba por pintar cuadros.

3.¿Cómo surge el libro Rumbo a relatos?

A través del blog alojado en mi web www.mariogragera.com, iba escribiendo capítulos para unos cuantos seguidores que me pedían más cada semana. Y las propias historias son las que me iban pidiendo más o menos, según se iban desarrollando.

4.¿Cómo definirías esta obra?

Una serie de seis relatos ilustrados con mucho ritmo y giros inesperados que no dejan indiferente. Lo mundano bajo la vigilancia de grandes poderes en la sombra. 

5.¿Quiénes son los personajes que pueblan tus relatos?

Unos un poco alocados, excéntricos, y otros con habilidades extraordinarias. 

6.¿Por qué escenarios transitan los protagonistas?

Suelen comenzar por su entorno cotidiano y acaban en muchas ocasiones en lugares lejos de ese entorno. Ciudades de mediano tamaño de nuestra geografía y algunas veces lugares producto de mi invención.

7.¿Qué debe tener un buen relato de misterio?

Comenzar con algún hecho que ya despierte la intriga: un asesinato en extrañas circunstancias, personas desaparecidas sin dejar rastro. Que la historia te vaya ofreciendo más incógnitas a medida que avanza, con esos giros que menos esperas y te llevan al lugar menos imaginable, nada predecible.

8.¿Qué temas pueblan las páginas de este libro?

Control y poder de organizaciones secretas y muy poderosas. Fines que justifican cualquier medio. Personajes con luchas internas, dudas, temores, muy humanos, con sus «averías mentales».

9.¿Cómo ha sido la experiencia de escribir esta obra?

Muy gratificante por poder contar con buenos ilustradores y personas conocidas, y no lectores cero, que la han valorado muy positivamente. 

10.¿Te sirve algún método de escritura?

La verdad es que el método mapa (tenerlo todo muy preparado de inicio) no me funciona, soy más del tipo brújula. Me adentro en jardines de los que al final consigo salir con un buen final.

11.¿Qué características definen tu estilo literario?

Escritura sencilla, de fácil comprensión, sin demasiados adornos, que trasladan de una manera eficaz la historia. Ir al grano desde el principio. Aderezar con algo de humor un tanto absurdo por parte de alguno de los personajes. 

12.¿Cuál ha sido el mayor reto a la hora de escribir Rumbo a relatos?

Conseguir no aburrir y conducir al lector hasta un final inesperado.

13.¿Cuál es tu sueño literario?

Supongo que, como todos, convertirte en best seller y llegar a mucha gente. Pero ya soy un privilegiado por poder encontrar tiempo para seguir por este bonito camino de escribir y a la gente que te lee y entretienes. Haces olvidar por un buen rato sus problemas, que se sientan mejor y te lo comenten, todo esto no tiene precio.

14.Termina la frase. Caligrama es…

Mi puerta para conseguir llegar al máximo público posible.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: El asesinato de Roger Ackroyd, de Agatha Christie.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Ahora voy a comenzar una historia que parece original: El francotirador paciente, de Arturo Pérez-Reverte.

UNA CANCIÓN O PIEZA MUSICAL COMO BANDA SONORA DE ESTA OBRA: Fascination Street, (The Cure), Blasphemous rumours (Depeche Mode). 

UNO DE TUS AUTORES PREFERIDOS: Reconozco a Cervantes como la perfección de la escritura (en El Quijote). Dentro del humor absurdo, a Jardiel Poncela.

UNA DE TUS AUTORAS PREFERIDAS: Agatha Christie.

UNA FRASE DE DEL LIBRO RUMBO A RELATOS: «Me di la vuelta y la mirada antes perdida acaba en mi cuadro: la mujer desnuda subida a un perchero…».

 

Deja una respuesta