ENTREVISTA A LOURDES VERGER

1.¿Cuándo y por qué comenzaste a escribir?

De niña, pedirme que hiciera redacciones sobre cualquier cosa era una manera de tenerme entretenida y controlada, y me parecía bien, me gustaba.  He encontrado relatos muy originales de mi época escolar, pero no fue hasta los diecinueve, aproximadamente, que fui consciente de que me gustaría convertirlo en oficio, cuando por primera vez alguien me dijo: «si tuviera una varita mágica y pudiera conceder deseos, ¿a qué te gustaría dedicarte».  Contesté que actriz y escritora.  La siguiente pregunta fue: «¿Haces algo hoy para que mañana así sea?».  Uf.  Ahí arrancó una controversia interna hasta conseguir alinearme y encauzarme para lograrlo.

2.Cómo surge Casi viva. Cómo sobreviví a la maldición de mi gato

Conocí a la protagonista en la barra de un bar donde ambas éramos asiduas, yo huía de mis parloteos internos y ella buscaba vida alegre. Tras nuestra primera noche juntas, su historia me pellizcó tanto que quería ayudarla, mas no sabía cómo. Al día siguiente le escribí diciéndole que escribiría una novela con su historia.

3.La protagonista es Sarah que llega a la edad de ochenta años. ¿Qué retrato de la vejez has querido mostrar en la obra?

El que es. La vejez supone claramente un triunfo de tu cuerpo, mente y espíritu, frente a todas las adversidades a las que te hayas tenido que enfrentar. Y hay tantos tipos de triunfos como personas. No podemos meter a todos nuestros mayores en un saco etiquetado, como tampoco podemos hacer lo mismo con todos nuestros jóvenes.  

4.¿Con qué características has creado al personaje de Sarah?

Con las suyas. Aunque haya hecho una versión libre, ella es real, y pasé muchas horas charlando, observándola y releyendo lo que me escribía. Al ser actriz, cada día me enfrentaba al personaje como si fuera a interpretarlo, siendo ella. Respirando con los pulmones de Sarah.

5.¿Con qué mirada observa Sarah el mundo que la rodea?

Con ganas de seguir disfrutando del show, pero con la decepción de ver los trucos del mago.

6.¿Qué hace de esta una novela única?

Su protagonista. Su mirada, su cabecita, las gafas con las que percibe el mundo, sus formas, su alma reformadora y cómo todo eso ha macerado con mi cognición en forma de párrafos.

7.¿Qué te gustaría conseguir en el lector?

En mi estímulo, mi objetivo, nunca estuvo el lector, sino ella y nuestros mayores.  No he pensado en el lector e ignoro si es de novatos o un craso error, pero solo pensaba en ellos. Algún freno de mano sí he puesto en forma de borrado de situaciones muy incómodas. Tenía la necesidad de escribirlo para cumplir lo que en mi conciencia se generó para con ellos. Pensar eso de que yo sí traté de hacer algo. Sea lo que sea que despierte en el lector, será un regalo, un bendecido y agradecido regalo.

8.¿Qué temas de la obra podrían estar ligados a la actualidad?

Los asilos, los okupas, la esquilmación a la que nos someten con los impuestos, la pandemia silenciosa que sufrimos con los suicidios, la obsesión de lo joven…  Entiendo que habrá tantas lecturas y temas como personas lo lean.

9.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Ahora tienes las herramientas para cambiar algo de lo que te quejarás cuando no las tengas. De eso va el libro. Y que uno de los mejores regalos materiales que puedes hacer, es un libro.  

10.¿Qué aspectos de la trama y del estilo narrativo crees que podrían enganchar al lector?

Respecto al estilo narrativo, no soy capaz de analizarme porque carezco de perspectiva y probablemente de conocimiento. Sé de lo que he tratado: que sea directo, fácil y con ritmo. En cuanto a las tramas, el humor que no pierde la protagonista bajo ninguna circunstancia, se agradece y aclara el gaznate.

11.¿Suele servirte algún método de trabajo, sigues algún horario o escribes cuando sientes la necesidad?

Hay que tener una disciplina, aunque esta sea flexible como en mi caso. Hay noches que en las que he cerrado el ordenador a las 5 de la mañana y ha habido días que he amanecido a las 6 para abrir corriendo el ordenador.  Para escribir precisas disciplina, y si esta es un río, el caudal es la creatividad/inspiración acertada, que no siempre es el mismo ni siquiera en bravura, y el hecho de escribir per se, es el agua, que debe fluir en cualquier caso para ser un río.

12.¿Qué aspectos de tu vida te han podido marcar como escritora?

Todos. Nada se le escapa a tu identidad. Somos un gran velcro donde todo se nos aferra y somos nosotros quienes decidimos soltar. Yo no he soltado nada que me haya encaminado satisfactoriamente a escribir.

13.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de Casi viva. Cómo sobreviví a la maldición de mi gato?

Por diferentes motivos, han sido 4 años de proceso, de modo que podría escribir otro libro sobre ese camino, donde los baches y anécdotas han sido mayormente extraliterarios. Pero el primer bache importante creativo fue el mantener la obra en primera persona o pasarlo a tercera omnisciente. Trabajé varios capítulos en ambas, para avalar que lo quería en primera.  

14.¿Cómo valoras el proceso de edición?

Profesional y efectivo.  Me bastó una llamada para decidirme por esta editorial. Ojalá hubiera sido más rápido, pero dado el momento en el que ha coincidido, no se podía pedir más.  Ni a ellos, ni a mí.  Y todo forma parte de un gran plan perfecto.

15. Termina la fase: Caligrama es… 

Que en tu carrera, te den la mano para acompañarte a llegar a la meta.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: El mío.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Cientos, el stock que me espera da miedo, porque estudio Antropología, de modo que las docenas que leo al año, además de maravillosas son obligatorias, y me ocupa mucho tiempo. Pero por ejemplo: El consentimiento de Vanessa springora, Sangre en el ojo de Lina Meruane, La habitación de los adolescentes de Carles Feixa, El banquete de Platón….

UNA CANCIÓN O PIEZA MUSICAL COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: Isao Tomita y Ludovico Einaudi.

UN AUTOR PREFERIDO: No hay preferido, hay momentos adecuados…, sería una pérdida de infinitos mundos: Julian Barnes, Lorca, Terenci Moix, García Márquez, Bohumil Hrabal, Raymond Queneau…

UNA AUTORA PREFERIDA: No tengo preferida, qué yerma exclusión… Espido Freire, Dulce María Loynaz, Jane Austen o Allende…, y todas esas cientos de miles que tuvieron que firmar con anónimo o pseudónimo. 

UNA FRASE DE TU LIBRO CASI VIVA. CÓMO SOBREVIVÍ A LA MALDICIÓN DE MI GATO: «Qué fácil es traicionar a quien te ama porque confía plenamente en ti. Pero es de cobardes, pusilánimes, no tiene ningún mérito».

Deja una respuesta