ENTREVISTA A JULIO C. DEL BOSQUE GARCÍA

1.¿Desde cuándo escribes?  

En el 2013 se puede decir que empecé a juntar frases como ejercicio de evasión. Escribir con intención de ser leído, desde el 2015.

2.¿Por qué escribes? 

Me gusta ponerme en situaciones que no puedo vivir. Me gusta pensar en qué tipo de personas se meterían en esos follones y a partir de ahí me invento historias y personajes y lugares, y un presente y un pasado y un futuro. La verdad es que esto lo he hecho desde pequeño, sólo que nunca me había animado a escribirlo.

3.¿Cómo surge la idea de Animales en espiral

El trasfondo del libro es la reflexión de cómo nos complicamos la vida por no explicar nosotros lo que llevamos en la cabeza o por suponer lo que quieren los demás sin confirmarlo. Piensa en reacciones inesperadas de amigos o compañeros, y plantéate por qué son inesperadas. Es una paradoja. No sabemos de qué humor se ha levantado alguien ni lo que le ha pasado en la última semana o el último mes, pero ya tenemos un prejuicio de cómo va a actuar. Y al revés: no le hemos explicado a nadie nuestras intenciones pero damos por hecho que las sabe todo el mundo y que van a actuar como esperamos que lo hagan. Por ciencia infusa. Estamos en el siglo XXI y nos comunicamos de manera poco efectiva y eso nos lleva a tomar decisiones totalmente equivocadas.

4. ¿Cuál es el argumento de la historia? 

Dos antiguos amantes se reencuentran por sorpresa en su vida profesional. Colaboran en un proyecto que afrontan como dos historias diferentes: para él supone recuperar el prestigio científico que tuvo y perdió; por contra, ella lo está planteando como una rebelión contra la dirección de su empresa. Alrededor de ellos, un empresario corrupto y un investigador con más secretos de los debidos gravitarán sin entender por qué se complica tanto un proyecto que debía ser rápido y sencillo. 

Mientras tratan de conseguir sus propios objetivos, la experiencia y las ilusiones de cada personaje los llevarán a reaccionar de una manera incomprensible para el resto, acelerando una espiral de destrucción hasta unos límites insospechados, con unas consecuencias que no siempre podrán controlar.

5.¿Qué temas trata en el libro? 

Principalmente habla de cómo nuestros recuerdos y las historias que nos inventamos difuminan la realidad y tomamos decisiones basadas más en nuestro mundo interior que en una realidad objetiva. De cómo estas historias que vamos arrastrando nos llevan a ver la misma situación de una manera totalmente diferente al resto, con todas las confusiones y malos entendidos. Por eso los capítulos tienen una estructura especial: la novela avanza en píldoras que empiezan con un recuerdo o una ilusión de un personaje, al que acompañamos durante el capítulo para entender por qué va a tomar una decisión que, a ojos del resto, es algo incomprensible, pero que nosotros vamos a entender mejor gracias a la pequeña ventana al mundo interior del personaje con la que hemos empezado el capítulo. 

También se tratan otros temas en menor medida, como las relaciones personales en el mundo laboral, la corrupción o el choque entre diferentes generaciones. 

6.¿Cuál ha sido el mayor desafío a la hora de escribir esta obra? 

La verdad es que no me he planteado la escritura como un desafío, sino como un hobby. He disfrutado mucho creando y evolucionando con los personajes, su pasado, su mundo interior. Me he puesto en su lugar, los he llevado al límite. He disfrutado mucho. El momento más duro para mí fue no retocar más, decidir que ya está bien como está, que es hora de publicar.

7.¿Qué quieres lograr en el lector que se adentre en la obra? 

Que se meta en la piel de los personajes. Que viva la historia como si fuera Hanna o Arturo o Jon o Dalmau, y no como las personas que son en su día a día.

8.¿Cómo definirías tu estilo literario? 

Uso un estilo de redacción bastante limpio, una escritura sencilla, porque la estructura de la narración va a ser juguetona; me gusta escoger a través de qué personaje voy a presentar cada escena de la historia, y darle su propio carácter. Un personaje mentiroso te va a decir mentiras y un borracho te va a contar cosas que no están pasando. Así es la vida, ¿no? Tienes que saber quién te está contando las cosas y darle la credibilidad que toca. Y a lo largo de la novela y los diferentes personajes, vas entendiendo la realidad, a base de contraponer versiones de los hechos. Como en la vida misma.

9.¿Cuánto tiempo te ha llevado escribir la obra? 

Unos dos años.

10.¿Cuál es tu método de escritura? 

Me planteo la novela como si fuera un óleo. Primero hago un boceto en forma de sinopsis y de escaleta y me organizo un poco las escenas, aunque después vaya a ser muy flexible para improvisar -si no tienes un plan, no puedes saltártelo-. A partir de ahí hago una primera pasada de escritura de principio a fin, como si fuera una primera capa de colores. Doy unos pasos atrás, veo cómo ha quedado y si los capítulos transmiten lo que intento. Hago una segunda pasada para tener una visión completa de la trama y los personajes, y voy añadiendo retoques aquí y allí para intentar acercar al lector a lo que quiero transmitir. Para acabar, hago una última pasada para revisar que el ritmo de la narración es el que quiero imprimir en cada momento.

11.¿Cumples un horario?¿Cómo es el lugar en el que sueles escribir?

Una novela tiene mucho de perseverancia. Lo mejor es fijarse un horario y ponerse delante del procesador de textos. Yo lo hago a primera hora, que es cuando estoy más fresco; cuando salgo de trabajar nunca sé de qué humor voy a estar o cuánta energía me queda.

En cuanto al lugar, cualquier sitio es bueno para escribir, siempre que puedas concentrarte y olvidarte del mundo. Pero siempre va bien tener un refugio al que acudir, un lugar donde al sentarte te sientas escritor. En mi caso, una habitación con un escritorio y una ventana a través de la que veo los truenos los días de tempestad y algunos árboles en primavera. Levantar los ojos del papel o la pantalla y tener amplitud de vista es muy inspirador.

12.¿Buscas la inspiración o sueles dejar que sean las ideas las que sigan su ritmo? 

Busco la inspiración mientras escribo. Creo que era Picasso quien decía que si te visitaba la inspiración mejor que te cogiera trabajando. Yo me pongo a escribir aunque no esté fino. Igual que los atletas calientan antes de una carrera, los escritores también debemos calentar la imaginación. Ya borrarás lo que no te guste más tarde. Todos podemos escribir mal, lo importante es saber cuándo estamos escribiendo bien.

13.¿Qué consejo le darías a los que empiezan a escribir una obra? 

Que acaben todo lo que empiecen. Cada historia tiene su longitud, a veces no da para más de 40 páginas, a veces necesitas 300 páginas y aún te faltan palabras. Lo importante es no dejarla a medias. Si no lo ves claro, no empieces; y si empiezas, llega hasta el final. Sea lo que sea.

14.¿Cómo valoras el proceso de autoedición? 

Es darle tú mismo a tu novela la oportunidad que no ha tenido en otros sitios. Hay mucha gente escribiendo, hay muchas propuestas que reciben las editoriales tradicionales y cuando no tienes un nombre es muy complicado hacerse un hueco. La autoedición te da la oportunidad de, si consigues mover la novela y tener algo de repercusión, tener la logística para hacer llegar tu libro a tus lectores potenciales. Y te da ese punto de presión para buscar una buena revisión final.

15.Termina la frase: Caligrama es… Un servicio de edición de primera calidad y una plataforma de apoyo brutal. Si consigues un lector en cualquier parte de España que quiera leer tu libro, va a poder pedirlo en cualquier librería o por Internet. Si consigues un lector en cualquier parte del mundo, tienes una plataforma electrónica detrás para que lo tenga disponible de inmediato. Eso no es nada fácil de conseguir cuando te autoeditas.

Preguntas ráfaga

UN LIBRO QUE TE HAYA MARCADO EN TU VIDA: La casa verde, de Vargas Llosa o La Muerte de Artemio Cruz, de Carlos Fuentes.

UN LUGAR INSPIRADOR: un vagón de metro o un bus medio lleno, con bastante gente para pasar desapercibido, pero con suficiente espacio para observar con detenimiento.

UN AUTOR PARA SEGUIR: Richard Ford, Emmanuel Carrère, Javier Marías.

UNA AUTORA: Iris Murdoch, Isabel Allende

UNA FRASE DE LIBRO: «No he querido saber, pero he sabido que una de las niñas, cuando ya no era niña y no hacía mucho que había regresado».

Deja una respuesta