ENTREVISTA A JUAN A. RODRÍGUEZ

1.¿Cuándo tomaste conciencia de tu vocación literaria?

Al poco de nacer Marcos, mi primer hijo, tuve que dejar de lado mi programa de radio sobre crítica musical en Cadena 100, una de mis grandes pasiones. Fue entonces cuando decidí que debía seguir comunicándome con el público, compartiendo con ellos mi entusiasmo por la historia y mi amor por la lectura. Casi sin darme cuenta nacieron los primeros borradores de la que sería mi novela de debut. Lo que más me animó entonces fue comprobar que conseguía conectar y enamorar a mis primeros lectores.

2.¿Cómo surge Tierra de esperanza?

Cuando no era más que un adolescente me enamoré profundamente de la música celta. Una canción en particular, Kilkelly, Ireland, me dejó sin respiración desde la primera vez que la oí. Entonces aún no entendía la lengua inglesa, pero la canción me pareció bellísima. Cuando, años después, comprendí que la letra reflejaba el contenido de unas viejas cartas, me puse a investigar su significado, su origen y el porqué de tan triste melodía. No tardaría en decidir que aquella increíble historia debía ser contada. Así se plantó, germinó y creció un proyecto que debía conocer, o al menos recordar, todo el mundo.

3.¿Por qué Irlanda y el siglo XIX?

Hacia mediados el siglo XIX hubo una terrible epidemia que acabó con todas las cosechas de patatas, el que suponía ser prácticamente el único sustento del pueblo irlandés. La Gran Hambruna conllevó la muerte de dos millones de personas y la emigración a EEUU y Canadá de otros dos millones más, reduciendo la población irlandesa a la mitad de sus habitantes, que quedarían condenados al hambre, la miseria y a una injusta represión por parte del imperialismo británico, entonces en plena expansión mundial. Lo que más me llamó la atención cuando empecé a estudiar tan triste capítulo fue descubrir que hoy, sólo 170 años después, casi nadie conoce la mayor tragedia que ha vivido Irlanda en su historia.

4.¿Cómo creaste los personajes principales? ¿Son ficticios o hay algunos reales?

La mayor parte de los personajes que aparecen en Tierra de Esperanza son reales. O al menos los integrantes de la familia Hunt. Cuando se dio la terrible situación de hambruna por la falta de su principal alimento, el pueblo irlandés se vio forzado a emigrar a la nueva tierra de esperanza que suponía América. Dos de los hermanos Hunt viajaron a Nueva York y desde allí mantuvieron una emotiva correspondencia con su padre quien, a través del profesor del pueblo, les fue escribiendo sobre cómo sobrevivían en la Irlanda rural. Todos esos personajes son reales, como también las cartas que nos han llegado y que aparecen en una novela en la que, además, aparecen otros muchos personajes históricos (y otros ficticios) en relación a la Guerra de Secesión americana, la fiebre del oro en California o el nacimiento de la ciudad de Nueva York, algunos de los escenarios a los que podemos viajar a lo largo del relato.

5.Para la novela has realizado un exhaustivo trabajo de investigación histórica. Cuéntanos sobre el proceso de documentación.

Cuando empecé a abordar Tierra de Esperanza comprendí que debía conseguir las 20 cartas que Bryan Hunt envía a sus hijos emigrados a Nueva York y que suponen la letra de la canción Kilkelly, Ireland. Ahora ya están disponibles a través de internet, tanto en inglés (la lengua en que fueron escritas) como en español, pero cuando empecé este proyecto aún no aparecían publicadas en nuestra lengua en ningún sitio. Fue así como convencí a una antigua amiga (que hoy aún ejerce como profesora de español en Irlanda) para que me las tradujera, convirtiéndose en la columna vertebral del relato. Lo siguiente que debía hacer era viajar a Irlanda, conocer aquellos paisajes, sus gentes, sus costumbres, su música y el ambiente en que se gestó tan sobrecogedora historia. Ya he ido dos veces y me encantará volver a hacerlo…

6.¿Qué temas de la obra podrían estar ligados a la actualidad?

La temática de Tierra de esperanza contiene una indudable conexión con la más rabiosa actualidad: el hambre como una peste, la obligación de embarcarse en frágiles embarcaciones en las que miles de personas pierden la vida cada año, el tráfico ilegal e inhumano de personas, la incompetencia política ante la elevada mortalidad de un pueblo desesperado, etc. Son temas que tristemente aún hoy se dan y que siguen conmocionando a la opinión pública

7.¿La historia siempre se repite? ¿Aprendemos algo de la historia?

Sí, la historia se repite una y otra vez, llueve sobre mojado (por cierto, la lluvia es una constante a lo largo de toda la novela…) y volvemos a cometer los mismos errores. Es increíble que no hayamos aprendido nada de la historia, pues siguen dándose episodios como ese desde hace siglos. El hambre, el tráfico de seres humanos y la ceguera de la clase política siguen siendo unas constantes. Creo que eso fue lo que verdaderamente me impulsó a recordar una tragedia que pocos conocen, que aún hoy sigue sucediendo en África, Oriente Medio e incluso en Europa y América, y que nos sigue avergonzando.

8.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Es la novela perfecta para viajar mentalmente a la Isla Esmeralda, (una tierra legendaria y maravillosa) y conocer el capítulo más importante y triste de su historia reciente. Con Tierra de esperanza viajará además a la Nueva York y la California del siglo XIX. Conocerá por qué emigraron hasta América millones de personas desde una Europa que languidecía y a la que, curiosamente, llegarían los emigrantes americanos solo cien años después. La historia que conocerá el lector le sorprenderá, sobrecogerá y enamorará a partes iguales. Una novela compleja que, sin embargo, se lee con gusto y gran claridad y que, perfectamente, podríamos imaginarla dentro de la serie televisiva más actual y comentada.

9.¿Qué aspectos de la trama y del estilo narrativo crees que podrían enganchar al lector?

El amor del autor por los paisajes de Irlanda, el drama y la poesía que estos atesoran, sus costumbres, su música, sus gentes y su historia… Todo ese interés termina siendo contagioso para el lector: desde la evocación lírica y la abundante documentación que encontraremos a lo largo de sus casi 500 páginas, hasta la caracterización de cada uno de sus entrañables personajes. Todo ello enganchará al lector llevándole de la mano a lo largo de un ambicioso relato gris y lluvioso, pero salpicado de innumerables notas de color, proporcionadas por cada uno de sus personajes. Sin duda, tanto el lector de novela histórica como el lector de novela costumbrista disfrutarán de un relato que trasciende distancias para acercarles a una narrativa con una palpitación especial en la que la narración, llena de matices, se mimetiza con los paisajes irlandeses, llenos de dolor y aliento poético.

10.¿Suele servirte algún método de trabajo, sigues algún horario o escribes cuando sientes la necesidad?

¡En realidad escribo cuando puedo! Me encantaría poder dedicarme plenamente a la escritura, pero mi trabajo no me lo permite, así que termino escribiendo por las noches, aprovechando el silencio que hay en casa y en la calle. También escribo durante los fines de semana y los periodos vacacionales. Así, no es de extrañar que cada novela me haya llevado 4 años terminarla. Tierra de Esperanza me ha llevado sólo 3, probablemente porque tenía muy claro el guion, su historia, incluso antes de empezar a escribirla. En cuanto a mi método de trabajo, se resume en entusiasmo por la investigación, pasión por los temas históricos desconocidos, una gran autoexigencia y una incansable constancia para obtener como resultado solamente el libro que me hubiera gustado encontrarme por casualidad en mi librería preferida.

11.Has trabajado como crítico musical para la radio. ¿Una banda sonora para esta novela?

Sin duda, la canción Kilkelly, Ireland. El tema que escribió Peter Jones inspirado en las cartas que redacta un padre humilde y analfabeto a los hijos que ve partir y que nunca volverá a ver. Esa hermosa canción ha conocido muchísimas versiones hasta convertirse en la canción más importante jamás realizada sobre la inmigración europea a América durante el siglo XIX. Escrita en 1981 (como se explica en la novela), fue grabada por primera vez en 1983 por Laura Burns y Roger Rosen, pero para mí, la versión más hermosa de cuantas ha conocido es la realizada por Mick Moloney, Jimmy Keane y Robbie O´Connell. Toda una delicia…

12.¿Qué aspectos de tu vida te han podido marcar como escritor?

Siempre he dicho que para poder escribir es necesario leer mucho. Así que esa es una pregunta que me hago muy a menudo, y siempre llego a la conclusión de que, lo de dedicarme a escribir y disfrutar haciéndolo es gracias a la lectura de escritores de la talla de Ken Follett, Howard Fast, Frank McCourt o Umberto Eco, por citar autores de otros países. Entre los españoles no puedo dejar en el tintero a mis idolatrados Arturo Pérez-Reverte y Santiago Posteguillo, como autores encumbrados, o a mi querida Rafaela Cano como una de las grandes autoras de novela histórica emergente. Les debo a todos (y muchos más) una mayor gratitud de la que pueda llegar a expresar.

13.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de Tierra de esperanza?

¿Cómo escoger una, entre las miles vividas y que podría contar a lo largo de tres años de escritura? Aunque nunca podré olvidar la semana que pasé con mis hijos y mi mujer recorriendo Irlanda de cabo a rabo. Mis dos hijos eran aún muy pequeños y nos asustaba no conseguir entretenerles durante los algo más de 3.000 kilómetros que recorreríamos en coche por carreteras tan bellas como complejas (no olvidemos que en Irlanda se conduce por la izquierda, que muchas de las indicaciones están en gaélico y que las carreteras no son siempre amplias, confortables y rectas autovías…). Así que me dispuse a contarles una historia, la de una familia que debía separarse, la de unas gentes humildes que vivieron auténticas tragedias y unas cartas que inspiraron una bella canción. Y así, el guion de una maravillosa novela. Sin darme cuenta iba creando en voz alta los capítulos que compondrían este relato. Por cierto, conseguí también que mis hijos no se aburrieran durante horas y horas. Aún hoy me piden que vuelva a contarles la historia de la familia Hunt…

14.¿Cómo valoras el proceso de edición?

Con Editorial Caligrama he conocido lo que supone dar un gran paso adelante, pasando de una pequeña a una gran editorial. Trabajar con mi editor a lo largo de varias y agotadoras revisiones del texto hasta conseguir el definitivo y pulido ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida. Hasta ese momento no sabía qué era exactamente trabajar con profesionalidad un texto y abordarlo desde un punto de vista comercial para prepararlo de cara al gran público. ¡Y ha sido maravilloso trabajar con un departamento de edición tan profesional! Sin olvidar el proceso de elaboración de portadas con el departamento de diseño, o el de promoción con el de comunicación. ¡Un lujo!

15.Termina la fase: Caligrama es… Toda una editorial de referencia por la calidad y la novedad de sus propuestas. Dependiente, además, del gigante editorial Penguin Random House, es la editorial perfecta para dar a conocer los nuevos y grandes talentos que abundan en nuestro país. ¡Trabajar con Caligrama es toda una experiencia!

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: Los inmigrantes de Howard Fast, me encanta cómo escribe.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: La esperada continuación de Sidi, la última novela de Arturo Pérez-Reverte sobre la legendaria figura del Cid Campeador.

UN AUTOR QUE TE HAYA INSPIRADO: Frank McCourt, deliciosas Las cenizas de Ángela y Lo es.

UNA AUTORA QUE TE HAYA INSPIRADO: Rafaela Cano. ¡Ojalá escribiera tan bien como ella! Maravillosa La senda del rey, descubierta por Caligrama, por cierto…

UNA FRASE DE TU LIBRO TIERRA DE ESPERANZA«Aún hoy, más de treinta años después de ser compuesta, y más de ciento setenta años después de la Gran Hambruna, escuchando la canción Kilkelly, Ireland se puede rememorar el sonido de las olas chocando contra los barcos-ataúd, o el barullo de los susurros y el arrastrar de roídos zapatos en la gran sala del centro de inmigración ubicado en la isla de Ellis. Atrás quedaron las lágrimas de los que vieron marchar a sus hijos. Y de los hijos que lloraron a sus padres. Más de ciento setenta años después sigue habiendo hambre en el mundo, y sigue habiendo quien sueña con alcanzar una nueva tierra de esperanza».

Deja una respuesta