ENTREVISTA A JOSÉ ORLANDO CASTAÑEDA

1.¿Cuándo y por qué comenzaste a escribir?

A lo largo de mi carrera de abogado escribí peticiones con historias personales de los clientes, la mayoría de las cuales tomaban un matiz casi novelesco. Comprobé aquello de que no hay historia mala, sino mal escritor.  Luego publiqué un cuento breve, El desfile de las flores, que obtuvo buena aceptación. 

2.Eres de Colombia y emigraste a Nueva York, una de las ciudades en la que transcurre la novela. ¿Cómo surge Entre acuarelas y lágrimas

Participé en una demanda civil que me llevó a viajar al Ecuador por primera vez.  Allí me enteré de la enorme tragedia social que significa la salida del país de todo un segmento de la población. Atrás quedaban padres sin sus hijos, hijos sin sus padres, hogares desbaratados, lágrimas y desolación por todas partes. Solo se tenía que seguir de cerca sus historias para construir todo el argumento de una novela.  

3.La novela cuenta el proceso y la vivencia de la emigración. ¿Qué visión sobre el proceso migratorio has querido mostrar en el libro?

Hay un momento en la novela en que la protagonista, una joven ecuatoriana que emigró a Madrid, se pregunta si en realidad valió la pena el precio de dejar a sus hijos sin el cariño de una madre y a su esposo sin el calor de un hogar. «Mis manos se quedaron sin tejer las trenzas a mi hija para ir a la escuela», le dijo entre lágrimas a su amiga. El desarraigo es un precio muy alto para quienes dejan sus familias.   

4.¿En qué te inspiras para crear los personajes y los escenarios?

Ahora soy juez penal en el estado de Nueva York, lo que me ha permitido entrar en contacto con la población de inmigrantes desde un punto de observación más amplio. Cada persona es una montaña de sueños y experiencias, y a un escritor solo le basta escarbar un poco para encontrar la veta de oro que llevan por dentro.  

5.¿Qué temas del trasfondo de la obra podrían estar ligados a la actualidad?

Un novelista, como un buen chef de cocina, pone en su despensa los mejores ingredientes para su creación. Entre acuarelas y lágrimas contiene romance, intriga, peligro, odio, valor, tristeza, esperanza. Estos y muchos otros ingredientes están ligados a la actualidad, los palpamos cada día. El reto del escritor es colocarlos en su justa proporción y así producir un manjar que complazca los paladares de los lectores. 

6.¿Qué hace de esta una novela única?

Hay allí temas tratados en forma muy particular. Los libros antiguos, por ejemplo.  Elvira, la protagonista, ve cuando adolescente una colección en un convento de Cuenca, Ecuador, y queda fascinada. Años después, el padre de los niños que cuida en Madrid tiene su propia colección de libros antiguos, en este caso de literatura. Le señala en secreto un pasaje en uno de ellos, y ella hace lo mismo para él. Es ahí por donde se cuela el amor. También está el papel que desempeñan las acuarelas, foco de atracción inicial de la pareja, y luego la herramienta con que su esposo ayuda a sanar a un niño traumatizado por la ausencia de su padre. Y está el amor, elemento prominente en la trama. Tenemos por ejemplo a una chica rusa en su vecindario en Madrid que se enamora de Elvira. Un día la invita al parque de la Fuente del Berro para declararle su amor.  Aunque el tema es tan antiguo como el ser humano, la forma en que lo expresa es muy contemporánea. Es un pasaje muy tierno.  

7.¿Qué te gustaría conseguir en el lector?

Entendimiento del costo emocional del desarraigo, de la lucha por conservar la vida familiar en la distancia, de las fuerzas que llevan a emigrar.

¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Novela de gran riqueza lingüística y cultural. Un examen incisivo del sacrificio personal en aras de la familia. 

9.¿Qué aspectos de la trama y del estilo narrativo crees que podrían enganchar al lector?  

Capítulos cortos y desarrollo rápido de la acción. Manejo hábil de flashbacks que escudriñan el pasado de los personajes. Lenguaje sencillo y poético que aporta a la narración. Diálogos apropiados según la nacionalidad del interlocutor.  

10.¿Suele servirte algún método de trabajo, sigues algún horario o escribes cuando sientes la necesidad?

Dada la dificultad de compaginar una profesión que permita vivir con el uso del tiempo que permita escribir, suelo tomar cada oportunidad que se presenta para esta última actividad. Eso incluye vacaciones, fines de semana, y estar de pie desde mucho antes del amanecer.   

11.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de Entre acuarelas y lágrimas?

La investigación para la novela ha sido un proceso totalmente enriquecedor. En la sierra ecuatoriana, ver con detalle los pequeños círculos de colores de las lantanas, la «limpia» practicada por un curandero, las madres que tejen mantas en la plaza del mercado mientras les dan pecho a sus bebés. En Madrid, ver a los vendedores pregonar sus barquillos en el parque del Retiro, a los chulapos bailar el chotis, tomar en las manos y curiosear un libro antiguo.  Y en Nueva York, estar con los jornaleros que esperan en la «parada» la llegada de contratistas, o entrar con el personaje en las entrañas de un prostíbulo para escuchar, entre una avalancha de gemidos pagos, la historia desgarradora de una de las chicas. Cada párrafo de la novela transmite una historia merecedora de pasarle al lector. 

12.¿Cómo valoras el proceso de edición?

Es un mundo de refinamientos que conllevan a obtener el mejor ejemplar posible. 

13.Termina la fase: Caligrama es… 

Un rayo de esperanza para el escritor novel que busca un lugar en el mundo casi impenetrable de la publicación. 

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: Tiempo entre costuras, de María Dueñas.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Línea de fuego, de Pérez Reverte.

UNA MÚSICA COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: Cumbia con arpa, de Hugo Blanco.

UN AUTOR PREFERIDO: Gabriel García Márquez.

UNA AUTORA PREFERIDA: Edith Wharton.

UNA FRASE DE TU LIBRO ENTRE ACUARELAS Y LÁGRIMAS: 1) «Buscaban cambiar sus vidas, y al final fue la vida la que los cambió a ellos». 2) «Vivimos por los que queremos y se quedaron, y morimos por los que queremos y se fueron». 

Deja una respuesta