ENTREVISTA A JOSE F. DANVILA

1.Eres informático y te dedicas al sector financiero. ¿Cuándo comenzaste a escribir?

Bueno, de alguna forma llevo escribiendo toda mi vida. A pesar de haberme movido siempre en el ámbito de las ciencias (mi devenir profesional fue una carambola), siempre me ha gustado plasmar por escrito emociones, reflexiones y mis escasos y humildes conocimientos. Eso sí, hasta ahora nunca me había decidido a compartirlos.

2.¿Por qué escribes?

Fácil, por compartir. Creo que en este loco mundo hace mucha falta compartir un poco más con los demás, tanto lo material como lo inmaterial. En este caso comparto cosas intangibles, pero esas son a menudo las más valiosas. 

3.¿Cómo surge Crónicas Jacobeas?

Su origen son los diarios que escribo cada día en el Camino de Santiago, cuando ya estoy al calor de mi refugio. A mediados de 2019, cuando murió mi padre y me embarqué en mi undécima aventura, pensé en pasar todos mis diarios a limpio, tan solo como legado para mis hijos. Algunas personas tuvieron acceso a los manuscritos originales y me empujaron a publicarlos, asegurándome que harían bien a mucha gente. ¡Y aquí estamos! Por ahora, quien se siente bien por compartir mi historia soy yo…

4.Este es un viaje por las rutas del Camino de Santiago. ¿Lo es también a través del interior del ser humano y sus relaciones con el mundo?

Sin duda. El Camino de Santiago es una metáfora del camino existencial, y cada alegría y padecimiento de uno es extrapolable al otro. Días de sol y calor o de furiosas tormentas, idílicos entornos naturales o insulsos polígonos industriales, llanuras apacibles o ascensos diabólicos que dejan sin aliento… Lo mismo nos sucede en nuestro día a día. Además, todas las reflexiones y pensamientos que recojo en Crónicas jacobeas se pueden extender a situaciones cotidianas. Es, en efecto, un libro de un viaje… de un viaje interior. Al interior de uno mismo, del autor y el lector. Y allí, muy profundas, se hallan cosas maravillosas. Pero no es un libro de autoayuda, de esos hay cientos, y mucho mejores. Esto es… diferente.

5.¿Cómo está planteado el libro en su contenido?

Bueno, he querido respetar los manuscritos primigenios, casi todo el contenido es original. Los tres libros recogen once episodios, uno por cada peregrinación que hice entre 2011 y 2019. Cada uno tiene su propio prólogo y epílogo, y tantos capítulos como etapas requirió. He tenido que dotar de consistencia y coherencia al conjunto, por supuesto, porque cada camino es diferente, hay días que apetece escribir más que otros (o tengo más tiempo). Asimismo, a medida que la obra avanza, recorto contenidos que ya hayan sido narrados en episodios previos (si paso por lugares antes descritos, por ejemplo). Ha conllevado muchísimo trabajo, pero creo que el resultado merece la pena.

6.¿Qué temas vas tratando en el trasfondo de la obra?

Los libros combinan descripciones objetivas (ruta, monumentos…), y emociones claramente subjetivas, muy personales e íntimas, como suele pasar cuando hablamos de un diario. En este sentido, no me he prodigado en mutilaciones sobre el texto original, y no son pocos los lectores que se extrañan de verme tan «desnudo» ante el público. Cuento cosas muy, muy personales. Pero no es algo que me preocupe. Quien me conozca me verá claramente retratado, sin tapujos, sin disfraces, para bien y para mal. Y quien no me conozca… pues la verdad es que no me importa que conozca mis luces y mis sombras. ¿Quién no las tiene?

7.¿Cuál ha sido el mayor reto a la hora de escribir este libro?

Ser capaz de que el lector perciba honestidad en mis palabras. Que no perciba ficción sino realidad, transparencia, sinceridad. A veces me muestro como un completo idiota, porque he pensado o actuado como tal. No es sencillo mostrarte a ti mismo de esa manera. Pero no quería escribir una novela (no es algo que descarto, pero ahora no tocaba). El desafío ha sido lograr que el lector empatice, me comprenda y comparta mis alegrías y mis penas, mi euforia y mi dolor.

8.¿Qué te gustaría conseguir en el público lector?

Lo primero, que el lector se vea reflejado en alguno de los pasajes de mi historia, que sienta cosas, incluso empujarle a pensar, a recapacitar, a avanzar en su camino. Lo segundo, más centrado en los peregrinos, que revivan sus propias historias y experiencias, que conozcan rutas diferentes a las que hicieron y se animen a recorrerlas. Por último, despertar el interés por el Camino de Santiago en aquellos que no lo conocían, y lograr que, de un modo u otro, «escriban» sus propias Crónicas jacobeas

9.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Creo que Crónicas jacobeas sorprenderá a propios y extraños, tanto a peregrinos como a quienes no se han interesado hasta ahora por el Camino de Santiago. Es un libro diferente, escrito para provocar reacciones en el lector, una extraña mezcla de géneros que saciará la curiosidad de unos y dejará con ganas de más a otros. En todo caso, creo que no dejará indiferente a nadie.

10.¿Qué aprendizajes has sacado del Camino de Santiago? 

Soy una persona muy diferente de la que aparece en mi primer camino. No sabría decir hasta qué punto la evolución se debe al camino o al bagaje de los años. Pero sí te puedo asegurar que el Camino de Santiago te hace más tolerante, más reflexivo, más templado, más empático, más generoso, más humilde, y, sobre todo, más consciente de lo que se te ha dado en esta vida. Nuestro recurso más valioso es el tiempo. El camino me ha enseñado a valorar cada segundo de mi existencia. «Carpe diem, tempus fugit, memento mori».

12.¿Suele servirte algún método de trabajo a la hora de escribir?

Soy bastante caótico, la verdad. Todo lo cuadriculado que soy para el trabajo y mi vida personal queda a un lado cuando se trata de escribir. Me guío por impulsos, fogonazos que me pueden llegar en cualquier momento. Si no estoy escribiendo en ese instante, los anoto en el móvil. Cuando me siento ante el portátil, no puede faltar música (desde ópera hasta Bruce Springsteen, según el día…). El mundo sin música sería un mundo en blanco y negro.

13.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de Crónicas Jacobeas?

Muchas, llevo año y medio en este viaje, y aún quedan varios meses hasta el lanzamiento del tercer, ¿y último?, volumen, así que me ha pasado casi de todo. Por contarte solo una, una vez estaba escribiendo un pasaje muy delicado, y al revivirlo rompí a llorar. Justo entonces me llamaron del trabajo, y atendí la llamada entre sollozos. Mi compañera me dijo «¿Estás bien?, perdona si te he pillado en mal momento…». A ver cómo le explicaba a la susodicha que me había emocionado escribiendo… 

14.Termina la fase: Caligrama es…

Una fábrica de sueños: cada autor llega con el suyo, y Caligrama lo convierte en realidad.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: Armas, gérmenes y acero, de Jared Diamond.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Las puertas de piedra, la tercera parte de la saga de Kvothe (Crónica del asesino de reyes), tras El nombre del viento y El temor de un hombre sabio. Esperando pacientemente a su publicación… Patrick Rothfuss se ha hecho esperar.

UNA CANCIÓN O PIEZA MUSICAL COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: Sin discusión, Thunder road, de Bruce Springsteen.

UNO DE TUS AUTORES PREFERIDOS: Qué difícil. Déjame que te diga dos: el primero, Jan Guillou, del que solo he leído una obra, pero está entre mis favoritas: la Trilogía de las cruzadas (Del Norte a Jerusalén, El caballero templario y Regreso al norte). El segundo, precisamente por lo contrario, porque toda su obra me parece sobresaliente, Pérez-Reverte. Pero me parece casi una atrocidad tener que elegir.

UNA DE TUS AUTORAS PREFERIDAS: En este caso voy a acudir a mi más querida egiptóloga, Christiane Desroches Noblecourt. Toda su obra sobre la civilización faraónica me parece sublime. Pero es igualmente injusto quedarme con solo una.

UNA FRASE DE TU LIBRO CRÓNICAS JACOBEAS: Paradójicamente, voy a citar una frase que no es mía, pero aparece en el volumen I de Crónicas jacobeas: «¿Y ya con qué soñar, si he sido tan feliz despierto?». Creo que resume a la perfección el sentir de mi obra.

Deja una respuesta