ENTREVISTA A JORDI GUASCH

1.¿Cuándo comenzaste a escribir?

Desde que era un crío. Incluso durante horas de clase pues, ante el aburrimiento y rebeldía por imponerme las lecciones, me distraía desarrollando mi creatividad mediante dibujos o relatos cortos. Obviamente, también lo hacía en casa.

2.¿Cómo surge Black Lily?

Tras mi viaje de 1991 cruzando los EE.UU., despertó mi interés por escribir una novela (titulada White Lily. La azucena) donde apareciese la hermosa ciudad texana de San Antonio y, a la vez, reflejase parte de mis experiencias e inquietudes filosófico-espirituales. La escribí entre 1993 y 1994, conteniendo 100 páginas. Pero ese manuscrito tan solo fue la semilla de Black Lily, pues todavía no estaba preparado para aportar la mayor calidad y profundidad a la obra. La dejé descansar y, entre 2011 y 2012, decidí cambiarla casi totalmente, ampliando las páginas. 

3.¿Quiénes son los personajes y con qué características los has creado?

Hay muchos personajes, e incluso «actuando simultáneamente» en dos historias paralelas. He procurado dotarlos de la máxima profundidad psicológica y, al mismo tiempo, que resulten atractivos, e incluso sorprendentes, poco o nada convencionales. Describir situaciones o personajes «corrientes», convencionales, me aburre; ya los vemos diariamente, incluso en la mayoría de películas. Por ejemplo, no abundan los personajes espirituales, y no me refiero a la religión, o aquellos que emplean recursos como la astrología o el tarot. Y considero que este caótico mundo necesita una auténtica revolución a nivel interior. Debido a ello, me atraen personajes tan extraordinarios en este sentido como el Larry Darrell de El filo de la navaja (W.Somerset Maugham). Salvando las distancias, el periodista de Black Lily va experimentando una suerte de despertar espiritual gracias, sobre todo, a ciertas mujeres… Como si su energía predominantemente yang, fuese asimilando la parte más positiva del yin, no solo por la influencia de esos personajes femeninos, sino a causa de las circunstancia que van aconteciendo mientras busca la verdad a partir de un desconcertante crimen.

4.¿En qué época y escenarios transcurre la trama?

Sin desvelar aquello que pueda restar misterio a la obra, entre 2012 y 1812… Generalmente, entre los EE.UU. y la Inglaterra del Romanticismo. 

5.¿Tuviste claro el contenido del libro o fue surgiendo a medida que escribías las páginas?

Absolutamente claro, pues previamente a escribir una novela diseño un esquema de personajes, situaciones y contextos. Sin embargo, se podría escribir otro libro sobre las increíbles serendipias y sincronicidades que iban surgiendo. Como si «algo» me fuese guiando y dictando pautas a seguir, elementos que añadir, giros argumentales, etcétera…

6.¿Qué temas pueblan el trasfondo de la obra?

No conviene revelar el tema principal (de naturaleza espiritual…), pero, desde la intriga de un asesinato inicial, se combinan elementos que, en muchos casos, parecen de difícil asociación. Por ejemplo: amor romántico, sexo; alcoholismo, drogadicción, prostitución; crímenes, narcotráfico, corrupción política; espionaje, aventuras con un toque «dickensiano»; espiritualidad, esoterismo, mitología, psicología; arte (pintura, cine, literatura, música…), etc. Elementos que instan al lector a intentar ir averiguando los distintos enigmas que van surgiendo. 

7.¿Cuál ha sido el mayor reto a la hora de escribir esta novela?

Combinar todos esos ingredientes tan eclécticos y lograr, dentro de lo posible, no cometer errores históricos más allá, obviamente, de la libertad para inventar personajes o cualquier otro tipo de componente ficticio que ofrece este género literario.

8.¿Qué te gustaría conseguir en el público lector?

Entretenerlo, engancharlo a cada página; sorprenderlo, procurar ofrecerle, dentro de mis posibilidades, el máximo nivel de calidad en cuanto a estilo, prosa, vocabulario. Y que, abriendo la mente, pueda descubrir conocimientos históricos, artísticos, psicológicos, filosóficos y espirituales que, quizás, puedan resultarle útiles e incluso motivarle a indagar más en algunos de ellos. 

9.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Como una obra de misterio (al principio, aparentemente limitada a lo policíaco) con situaciones, entornos y personajes poco o nada convencionales, que, además, aporta conocimientos que, en su vertiente psicológica y filosófico-espiritual, pueden servir a modo de «libro de autoayuda»… ¿Habré inventado un nuevo género literario? No lo creo, mi nivel de cultura literaria no es demasiado elevado, pero esta mezcla de elementos asombrará al lector.

10.Has escrito varios libros. Con tu experiencia, ¿ha cambiado en algo la forma de afrontar esta nueva obra?

Al ser mi primera novela publicada,  junto a otras escritas, mis relatos cortos o la poesía, este género me proporciona la satisfacción de tener esa mayor libertad que no hay, por ejemplo, en mis obras sobre experiencias personales, generalmente viajeras; pues con una novela no existe límite alguno para la imaginación. Y en mis ensayos u obras narrando vivencias reales, con las cuales, sin duda, también disfruto, no puedo ni debo fantasear.

11.¿Sueles servirte de algún método de trabajo a la hora de escribir?

Un esquema preliminar, que voy renovando, donde realizo un estudio lo más detallado posible de los personajes, contextos, situaciones y el resto de factores más fundamentales para la narración. Incluyo hasta palabras o frases propias de cada personaje que contribuyen a definir su personalidad. Y, cuando estos empiezan a «cobrar vida», ¡es como si ellos mismos impusieran el desarrollo de sus propias acciones! Son tan reales, que parecen habitar en una suerte de realidad paralela donde siempre son inmortales. «En la vida se repite todo», escribió Schiller, lo único que se mantiene eternamente joven es la fantasía; tan sólo aquello que nunca sucedió en lugar alguno, no envejece jamás. 

12.¿Qué te resulta lo más fascinante de escribir?

«Soñar es una manera de ser inmortal», dijo el dibujante y escritor Hugo Pratt. Aplicado a mis obras de ficción, no es que desee ser inmortal, sino disponer de la libertad para imaginar todo tipo de realidades y poderlas compartir con los demás, ofreciéndoles los mismos momentos de felicidad que yo mismo experimento cuando conecto con alguna lectura concreta. Soñar, en el sentido metafórico, con personajes (estos sí que son inmortales), escenarios, situaciones y cualquier otro componente creativo. Respecto a escribir sobre experiencias reales, la misma finalidad: entretener, aportar algo diferente y positivo, incluyendo conocimientos con los cuales sintonizo. Aunque, según opinaba Einstein, «la imaginación es más importante que el conocimiento»…

13.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de Black Lily?

Un sinfín, relacionadas sobre todo con las ideas que aparecen repentinamente en mi mente para incluir en la narración como procedentes de «otro plano», así como las asombrosas serendipias y sincronicidades. Por ejemplo, citar a Shelley y nada más hojear un periódico casualmente al pasar por un kiosco, ver que se le menciona. Que mi hermana me regale uno de los mejores libros sobre runas (mi ignorancia sobre este tema era absoluta) sin saber nada de mi repentino interés por lo vikingo ni incluir elementos de la cultura escandinava en mi obra, y que, además, su significado coincida con lo que narro en la historia. U otras «causalidades» con elementos todavía más raros, como escribir una frase sobre el pasaje bíblico de Judith y Holofernes, al cabo de un par de horas improvisar en un canal privado, y ver un film donde se menciona incluyendo un cuadro que lo representa… No es lo mismo, claro, que pensar sobre Messi o referirse a él en un texto…

14.Termina la fase: Caligrama es…

Mi oportunidad para materializar el objetivo de dar a conocer, por ahora, al menos, mis obras más prioritarias.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: En cuanto a novela, El vagabundo de las estrellas (Jack London), descubierto y leído años después de escribir Black Lily

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Diversos ensayos sobre música, historia, misterios y espiritualidad. 

UNA CANCIÓN O PIEZA MUSICAL COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: Entre las muchas citadas en mi obra, Puño de Tierra (Los Cenzontles), por ejemplo. Otra podría ser, Little old fashioned karma (Willie Nelson).

UNO DE TUS AUTORES PREFERIDOS: Ninguno en particular. 

UNA DE TUS AUTORAS PREFERIDAS: Ninguna en particular.

UNA FRASE DE TU LIBRO BLACK LILY: ¡Imposible decidirme por una sola! Por ejemplo: «Casualidad llaman los bobos al destino»…

Deja una respuesta