ENTREVISTA A JON GALDOS ELGUEZABAL

1.En tu obra Basajaun en el Sendero de los Apalaches hablas de tu experiencia como senderista en esta travesía en Estados Unidos, ¿por qué decidiste contar tu historia?

Al arribar a EE.UU no tenía intención alguna de escribir un libro, tampoco conformé esa idea durante el trayecto. Fue una promesa que me hice a mí mismo en Katahdin (Maine), tras conseguir finalizar Appalachian Trail, probablemente llevado por la emoción del momento y el recuerdo de todo lo vivido. Después no me quedó otra opción que cumplir lo prometido, una tarea ardua que me ha llevado dos años de trabajo.

El objetivo del libro es acercar al público los cuatro aspectos que considero más destacables de esta aventura. Principalmente, pretendo agradecer y honrar a los llamados «trail angels», todo un universo de personas que ayudan a los hiker en su loca aventura, como fue mi caso, a quien auxiliaron de un modo altruista durante toda la ruta. De otra, dar a conocer el Sendero de los Apalaches fuera de Estados Unidos, probablemente la travesía de senderismo más importante del mundo. En tercer lugar, reflejar lo que fue mi propia experiencia personal sumergido en el bosque durante largo tiempo, narrando incidencias, anécdotas, diferentes estados de ánimo, etc. Y finalmente, mostrar la historia y patrimonio de los lugares por los que discurre la senda, territorios en otros tiempos pertenecientes a naciones indias como los Cherokee, Delaware, Catawbas o Abenakies, lugares que conformaron las trece colonias británicas, que dieron origen a los Estados Unidos de América.

2.Eres el primer español en completar la travesía. En total, 3523 kilómetros y 142 días consecutivos en el bosque, ¿qué ha sido lo más maravilloso y lo más duro de la experiencia?

Debo puntualizar que soy el primer español en completar esta ruta en solitario y sin equipos de apoyo. La primera española en hacerlo fue Sonia Ibáñez, quien lo logró cuatro años antes en compañía de su marido norteamericano Kevin S. Fox, a quienes considero un honor tenerlos como amigos.

Sin duda alguna, lo más espectacular y maravilloso de esta aventura, lo que ha quedado para siempre en mi corazón, es haber sentido en muchos casos la generosidad sin límites de las personas que encontré a mi paso: compañeros, trail angels, y desconocidos en general. Ellos, con su cariño, amistad, entrega y atención, paliaron las numerosas situaciones de precariedad en las que me vi inmerso. Un tesoro de vivencias y emociones que guardaré dentro de mí mientras tenga uso de razón.

Aun estando acostumbrado a realizar grandes travesías en solitario, pienso que lo más duro es la soledad, además del enorme desgaste físico y psicológico que supone caminar con una pesada mochila a la espalda a través de una cadena montañosa que se antoja infinita en un interminable subir y bajar.

3.Para la aventura te bautizaste con el nombre de Basajaun, que en la mitología vasca hace referencia al Señor de los Bosques, un ser mitad hombre y mitad animal. ¿Cómo ha sido vivir lejos de la sociedad?

Toda persona que aborda esta empresa lo hace con un trailname, un apodo que en mi caso fue Basajaun. Pienso que, por mucho que me hubiera empeñado, jamás habría logrado hallar un término que definiera mejor la actividad que desempeñé durante esos casi cinco meses. Un acierto, sin duda.

Soy una persona que procura estar alejada del «ruido» de la sociedad, especialmente de los medios de comunicación; más aún, si cabe, de la televisión, que no veo desde hace décadas, por el bajo nivel y lo poco que aporta. Esto de algún modo te prepara para vivir «lejos» de la sociedad. Siempre he huido del ruido y del exceso de información, más si es gratuita e innecesaria. Una realidad esta, hoy en día convertida en una verdadera contaminación que oculta los valores más importantes y necesarios para lograr una vida feliz. Me gusta el silencio, que considero imprescindible para estar en equilibrio y crecer como persona en todos los aspectos. En este sentido, no me ha sido difícil vivir lejos de la sociedad.

4.¿Te has preparado de alguna forma antes de comenzar la travesía?

Uno de los pilares de mi vida, quizá el más importante, ha sido y es el deporte en general; más concretamente, el senderismo y el alpinismo, en ocasiones extremo. Ya con seis años caminaba ocho kilómetros diarios para ir a la escuela. Normalmente realizo andando unos 5000 km al año, participando además con cierta regularidad en pruebas de ultra fondo en España; esto es, trayectos de 100 km por montaña a completar en menos de 24 horas. Puedo asegurar que esta manera de vivir te prepara para todo tipo de dificultades, tanto psicológicas como físicas, forjando una personalidad que definiría como «especial», muy diferente a la que pudieran presentar el común de las personas.

Por tanto, no fue necesario realizar ningún tipo de preparación específica antes de abordar Appalachian Trail, más allá de la necesaria mentalización.

5.Has hecho la travesía en solitario, pero te has cruzado con algunas personas maravillosas. ¿Has ganado algún amigo para toda la vida?

He tenido el privilegio de incorporar a mi vida un buen número de personas que he conocido realizando Appalachian Trail, y que hoy son mis amigos. Se trata de compañeros de aventura y personas que conocí haciendo la travesía y que me ayudaron de una manera increíble, los llamados trail angels. Con todos ellos mantengo contacto. Algunos han manifestado su deseo de viajar a España. Yo por mi parte, en cuanto tenga ocasión de hacerlo, me trasladaré a Estados Unidos para visitarlos.

Puedo decir con agradecimiento que he ganado varios amigos para toda la vida, personas que siempre llevaré en el corazón.

6.¿La naturaleza nos hace más humanos?

No es que la naturaleza nos haga más humanos, sino que la naturaleza nos hace humanos. Es la comunión, respeto y armonía con todo lo que en ella habita lo que nos hace precisamente humanos, en el mejor sentido de la palabra. Esa ausencia de egoísmo que se puede percibir y respirar en el bosque invita a la responsabilidad y obligación que todos nosotros tenemos de cuidar y preservar la naturaleza, a la que en demasiadas ocasiones compensamos su generosidad con maltrato y crueldad.

7.¿Qué te gustaría conseguir en el lector?

Son muchos y variados los aspectos que me gustaría lograr. De inicio, concienciar al lector de que debemos cuidar el mundo en el que vivimos, tan fantástico e increíble y, a la vez, tan frágil. En este sentido, dejo en el libro un mandato: «Cuidad la naturaleza como si fuera vuestra propia vida». Una tarea, que hoy es más necesaria que nunca.

También me gustaría despertar su curiosidad por un mundo fascinante como es el contacto con la naturaleza, logrando germinar en su persona la afición por el senderismo.

La obra está llena de valores positivos, como pueden ser el esfuerzo, perseverancia, amistad, entrega, coraje, respeto, generosidad, y tantos otros. Quiero pensar que la lectura del libro permitirá al lector absorber lo mejor que anida en el ser humano.

Igualmente, busco acercar al lector una parte de la historia de Estados Unidos, a la vez que trato de desmontar el estereotipo que se tiene en España de la sociedad estadunidense, dando visibilidad a personas con un alto grado de generosidad.

8.¿Qué has aprendido de la experiencia?

¿Qué puedo decir? Realizar Appalachian Trail es una experiencia de vida en toda regla. Por ello, he aprendido mucho en esta travesía, hasta llegar a sentir que hoy mi persona proyecta una sombra mucho más grande que cuando puse el pie en Estados Unidos.

He aprendido a aferrarme a la vida, más de lo que ya lo hacía. A tener fe, en los demás y en mí mismo. A hacer de la perseverancia infinita un modo de vida. A vivir con lo imprescindible y valorar lo poco que tenía, en ocasiones nada. A volver la mirada hacia mi persona, a dialogar conmigo mismo.

A reafirmarme en que la palabra es un alimento muy poderoso, algo que sabemos muy bien los deportistas en momentos de desánimo y derrota.

He aprendido que la bondad se encuentra en el cenit de una persona. 

¡He aprendido tanto…!

9.A la hora de escribir, ¿has seguido algún método de trabajo?

No especialmente. Este es el primer libro que escribo con vista a su publicación. A lo largo de mi vida he compuesto numerosos textos de mayor o menor calado, básicamente enfocados al mundo laboral, pero en ningún caso orientados al público en general.

Evidentemente, para escribir un libro, además de tener algo que contar, hay que seguir un patrón. En mi caso, y como primera tarea, diseñe la estructura, la espina dorsal de lo que quería comunicar. Hecho esto, he dedicado seguidamente mi tiempo y esfuerzo al grueso de contar la historia. Dado que la aventura transcurre en Estados Unidos, han sido necesarias largas horas de trabajo recabando la información que precisaba para componer la obra, toda ella en inglés.

Sea cual sea el método de trabajo que emplee un escritor, siempre ha de estar arropado por el rigor en la escritura y la perseverancia, a fin de superar los incontables altibajos que conlleva escribir un libro. La inteligencia del autor hace el resto.

10.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de Basajaun en el Sendero de los Apalaches?

Ha habido varias, pero señalaré la que considero más importante. Durante dos años he trabajado en las dependencias del hotel MS Amaragua de Torremolinos (Málaga), donde amablemente me han permitido hacer uso de sus instalaciones. Debo decir con agradecimiento que me he sentido siempre arropado y querido por todo su personal. Esto ha permitido tener mi persona en equilibrio, algo absolutamente necesario para un escritor. Sin duda, buena parte de este libro se lo debo a ellos, a quienes desde aquí les digo: ¡gracias amigos, por vuestro cariño y amistad! 

11.¿Tienes en mente alguna otra aventura, como senderista y como escritor?

¡Claro que sí! Un aventurero que se precie de serlo siempre tiene proyectos, ideas locas que hacen que su vida tenga sentido. Habitualmente tengo en cartera seis o siete grandes viajes. Como senderista-alpinista me encantaría realizar una nueva aventura, pero esto no será posible por un tiempo, que espero sea corto, debido a la situación que existe a nivel mundial con la Covid-19.

En cuanto a la faceta de escritor, estoy considerando seriamente conformar un nuevo libro, en esta ocasión ambientado en la Edad Media, una época de la historia española que me fascina por su complejidad, valores y el enorme patrimonio cultural y artístico que posee. El marco para esta nueva obra lo tengo muy definido en mi pensamiento. De algún modo, estoy retomando una idea en la que ya trabajaba desde años atrás. 

Pero como digo, lo estoy considerando, ya que supone asumir nuevamente una ardua tarea, que bien puede suponer dos largos años de trabajo. El tiempo despejará esta cuestión.

12.¿Cómo valoras el proceso de edición?

Muy positivamente. Todos nos hemos visto afectados por la pandemia de coronavirus, una situación que ha modificado nuestras vidas de una manera radical, recluyéndonos en nuestras viviendas y cambiando sustancialmente nuestros hábitos de vida y laborales. Lógicamente, esta alarma sanitaria también ha tenido impacto en el proceso de edición del libro, efecto que se ha traducido en una demora considerable en la publicación. Pero con todo, esto no ha sido obstáculo para que la editorial Caligrama Penguin Random House, continuara con su trabajo habitual en un escenario de teletrabajo.

En los siete meses que han sido necesarios para la maquetación del libro, el trabajo realizado por la editorial ha sido riguroso en todo momento, salvando las numerosas dificultades laborales que a buen seguro han padecido.

13.Termina la fase: Caligrama es…

Profesionalidad, eficacia y calidad.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: El amigo Fritz, de Emilio Erckmann & Alejandro Chatriam

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Hacia el polo. Relato de la expedición del Fram de 1893 a 1896, de Fridtjof Nansen.

UNA CANCIÓN COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: Me encanta la música country y pienso que encajaría con esta obra. Son muchas las canciones de este género musical que seleccionaría como banda sonora; por ejemplo, The thunder rolls, de Garth Brooks. Sin embargo, pondría música épica, en la línea de las canciones que he enviado a la editorial para la composición del booktrailer.

UN AUTOR PREFERIDO: Gabriel García Márquez.

UNA AUTORA PREFERIDA: Carmen Posadas.

UNA FRASE DE TU LIBRO BASAJAUN EN EL SENDERO DE LOS APALACHES«En Katahdin, sobre la piel de una roca, nuestro ahora thru-hiker escribe: “Dejo aquí completado como cuerdo lo que un día soñara como loco”».

Deja una respuesta