ENTREVISTA A JOAQUÍN RODRÍGUEZ

1.¿Qué temas trata tu obra Oscuro amanecer en Berlín?

La obra nos traslada al Berlín de 1932, cuando quedan pocos meses para la llegada del nazismo al poder. En ese contexto, un abogado de origen judío, Kurt Guthmann, se ve envuelto en una misteriosa trama tras haber aceptado un caso de despido. Digamos que pasa de una vida cómoda y de éxito profesional a embarcarse en un viaje a las profundidades del terror nazi. Suspense, instinto de supervivencia, guerra, misterio, odio, amor… todos ellos se dan cita en Oscuro amanecer en Berlín.

2.¿Cómo surge la idea de este libro?

Si bien llevaba años rondando la idea de crear una obra en torno al período de entreguerras en Europa, mi apasionamiento por la lectura de la novela negra, y muy en particular, de la saga de Bernard Gunther de Philip Kerr, me animó a completar un escenario sumergiéndome en una intensa documentación del Berlín prenazi. A medida que daba forma a la estructura de la novela, la información que recopilaba sobre la época me sugería un escenario en el que diversas tramas podrían encajar, por lo que me fui convenciendo progresivamente en que los años 30 y 40 podrían dar mucho juego para personajes, tramas e historias que contar. Considero que lo más natural podría haber sido contar una historia con el marco de una ciudad que conociese más en profundidad, como Bilbao, pero sin duda, Berlín y el período de entreguerras representan el caldo de cultivo ideal para presentar una novela de espionaje y suspense.

3.¿En qué te inspiras?

Puede que la respuesta sea la suma de varios factores: principalmente, de la lectura durante años de dos géneros bien definidos, novela negra y thriller de espionaje, la documentación sobre un contexto histórico de grandes cambios, y ejercicio de la misma profesión que la del protagonista principal: la abogacía. Llegados a este punto considero que es importante destacar la labor de documentación para Oscuro amanecer en Berlín.

Poder disponer de objetos de la época y reproducciones de los mismos, tales como armamento, pases, documentos de identificación militar, planos originales, fotografías y vídeos de aquellos años, han sido imprescindibles para poder ambientar la novela. Considero que es más fácil imaginar las historias que quieres contar si dispones de la información necesaria para cada escena. Sobre la Segunda Guerra Mundial hay infinitud de ensayos y novelas, pero sobre el período de la República de Weimar y los años previos al nazismo, hay mucho menor número. Específicamente me interesaba la información relativa a la vida cotidiana en el Berlín de 1932, para lo que me ha sido necesario indagar en libros y artículos que solo se habían publicado en Alemania.

4.¿Cuánto tiempo te ha llevado escribir la obra?

Llegados a este punto he de reconocer que ha sido muy breve. Las ideas fluyeron intensamente tras meses de recopilación de documentación, ensayos, libros técnicos, estudio de mapas de la época para la ambientación urbana, etc… y el tiempo de redacción neto de la obra duró aproximadamente tres meses, dedicando todos los días varias horas. El tiempo completo desde que comencé a escribir hasta el momento de su publicación ha rondado los siete meses.

5.¿Qué has querido trasmitir con tu libro?

En la actualidad existe una extensa y prolija producción literaria acerca de la segunda guerra mundial. Para Oscuro amanecer en Berlín he querido hacer llegar al lector una perspectiva que entiendo ha sido pocas veces abordada: la resistencia de muchos alemanes al nazismo y que por ello, sufrieron las más duras consecuencias. No se trataba del contexto de guerra mundial, sino de la persecución dentro de las fronteras del país. Que parte de la novela se ubique en el campo de concentración de Sachsenhausen no es una elección casual. Los primeros internos del campo fueron los alemanes que no encajaban en el proyecto de país que el nazismo quiso instaurar. Principalmente se trataba de berlineses que serían reubicados en un campo de trabajo con el supuesto objetivo de ser “reeducados” para su reinserción a la sociedad. La realidad que en ese y otros campos de la época se vive, es mucho más dramática a medida que pasan los años y, si bien no llegó al nivel de devastación de campos como Auschwitz o Sobibor, la vida en él era un continuo reto a la supervivencia.

6.¿Qué quieres lograr en el lector que se adentre en la obra?

Empatía con los dos personajes principales, Kurt Guthmann y Arthur Meyer. Me gustaría que siguieran con ellos la historia, poder ver a través de sus ojos y sumergirse en una trama que llegue a entretenerles y con la que disfruten. Ambos son personajes con vidas diametralmente opuestas. No pretendo que el lector se identifique completamente con ellos, sino que sus historias, y todo lo que tienen que contarnos, sirvan de vehículo para conocer el ambiente de angustia y opresión que personas como Kurt y Arthur tuvieron que padecer por el nazismo.

7.¿Qué ha sido lo más complicado a lo que te has tenido que enfrentar al escribir esta novela?

Siendo mi primera novela, creo que todo ha tenido algún tipo de complejidad, en mayor o en menor medida. Una vez elegido el punto de vista del narrador, que yo tenía claro que sería una tercera persona, la mayor dificultad la he encontrado en la creación de los diálogos, que pudieran resultar convincentes para unos personajes de hace más ochenta años, y adaptarlos al tipo de carácter berlinés.

Pero si tuviera que elegir un momento de especial dificultad, considero que éste ha sido el decidirme a detallar la vista de un juicio en una obra que no pretende ser un thriller legal al estilo de las novelas de John Grisham. Mi objetivo era tratar de acercarme lo más posible a lo que debería haber sido un proceso judicial en 1932 en Alemania, pero sin perder la perspectiva del contexto de una historia de suspense, y que al mismo tiempo mantuviese la atención e interés del lector. Creo que el resultado ha sido positivo para la historia y que dota de un mayor realismo a la novela. De hecho, la escena en cuestión desencadena una serie de acontecimientos que cambian la vida de los personajes para siempre.

8.¿De qué aspecto estás más satisfecho con Oscuro amanecer en Berlín?

En primer lugar, por el hecho de haber escrito una novela y haberla podido publicarla. Como lector, siempre he sentido curiosidad de conocer el proceso creativo en primera persona. Ahora ya puedo describir esos sentimientos, las fases y etapas que desembocan en el mágico momento en el que alguien desliza sus dedos por la primera página de un libro.

En segundo lugar, creo estoy satisfecho con haber podido narrar una historia emocionante a través de dos personajes con unas vidas aparentemente normales, pero que tuvieron que hacer frente a unas circunstancias extraordinarias. En mi obra, la llegada del nazismo altera la vida de estos personajes y de sus familias.

Probablemente destacaría la labor de documentación que contextualiza la novela. El resultado final creo que puede resultar atractivo para los lectores del género de novela histórica y de suspense y la tensión no decae en ningún momento.

9.¿Qué o quién te llevó a querer escribir?

El impulso principal es, sin duda alguna, el de mi pareja, junto con el de su familia. Ellas son muy creativas y emprendedoras, y detectaron en mí unas irrefrenables ganas de contar historias. Me animaron a escribir desde hace años, pero siempre he sido reticente: me considero un lector voraz, pero soy un escritor novel. Si no hubiera sido por mi entorno, seguiría dedicado en exclusiva a la lectura, pero poder tomar parte en la creación está resultando una experiencia completa y satisfactoria.

10.¿Por qué escribes?

Es una buena pregunta. Podría decir que a todos los abogados nos surge en algún momento el deseo de seguir escribiendo fuera del ámbito profesional. Hay muchos escritores que han sido o son abogados. En mi caso, quería contar una historia, pero sin llegar a ser un thriller judicial. Quería crear un thriller como con los que disfruto leyendo. Y no intuía que podía ser capaz hasta que comencé a escribir las primeras 5.000 palabras. Cuando alcancé esa cifra pasé un borrador a mis allegados quienes me animaron a seguir escribiendo y, lo más importante, me guiaron como lectores, apuntando los aciertos y errores.

11.¿Qué es lo más difícil de ser escritor?

Voy a ser muy sincero: el diseño de la estructura original. Cuando has creado el guión principal de la trama y el esquema de cada capítulo, todo se torna más fácil, puesto que desarrollas la obra sabiendo a dónde quieres llegar en cada escena y lo que ésta aporta al conjunto de la obra. Pero para llegar a ese punto has de crear una estructura sólida, unos cimientos que no se tambaleen a medida que avances en la trama. Siempre pueden surgir cambios durante el proceso de escritura, y entiendo que esto es lo habitual, pero si partes de una base bien fundamentada, evitas en mayor medida divagar o aburrir al lector.

12.¿Cuál es tu método de escritura?

En primer lugar he elegido el tipo de narrador, teniendo claro qué tipo de historia quería contar. Me he documentado todo lo que he podido, y tras prepararme un guión con la trama principal, he abordado un trabajo continuo de unas tres o cuatro horas diarias. Cuando escribo ya tengo claro qué quiero contar en ese capítulo. Me ayudó mucho contar con una ficha por cada personaje (principales y secundarios), describiendo sus fechas clave, gustos, rasgos característicos, y relaciones con otros personajes. Una vez que cuento con estas fichas y el guión, ya puedo lanzarme a escribir.

Escribo de forma piramidal, bajando escalones o fases creativas hasta llegar al detalle. No podría haber avanzado o, probablemente, me hubiera bloqueado, de no haber contado con una estructura inicial. En primer lugar fue un esquema sencillo. Después se tornó más complejo creando los capítulos, y finalmente comencé a escribir sabiendo cómo terminaría en cada escena.

13.¿Qué consejo le darías a los que empiezan a escribir una obra?

Sigo siendo un escritor novel. Aún así, aconsejaría practicar mucho antes de comenzar a escribir, creando uno o dos capítulos de una trama que tengan en mente. Una vez salvado este paso, que podríamos decir que sirve para vencer el miedo o el bloqueo, animaría a crear el esqueleto o guión principal de la obra apoyándose en documentación que ayude a darle mayor credibilidad a la obra. Y finalmente, que escriba con motivación, no por una autoimposición de una rutina diaria, sin obligarse. Considero que con esa inspiración, todo fluye de manera natural.

14.¿Cómo valoras el proceso de autoedición?

Al tratarse de una autopublicación, mantienes el control durante todo el proceso. Es importante sabiendo que no te lanzas solo a la aventura, sino que tienes un equipo que te va a guiar en todo momento. Esta flexibilidad te permite decidir con mayor autonomía. Se ha hablado mucho del auge de las plataformas y empresas dedicadas a la autoedición, de sus pros y sus contras, de la cantidad de libros que se publican al año en España: yo solo puedo valorar el resultado y mi experiencia personal, concluyendo que gracias a la autoedición hay un mayor número de oportunidades para los escritores noveles, pero también para los lectores, que pueden acceder a historias que les resulten atractivas, sin los límites y dictados del mercado editorial.

15.Termina la frase: Caligrama es…cada una de las personas que la conforman, y cada uno en su área sabe cómo ayudarte. Desde el agente editorial hasta el departamento de diseño. Sin ellos, sin duda hubiera resultado mucho más difícil para mí, haberme adentrado en un mundo que desconozco. Mi referencia sobre el ámbito editorial siempre ha sido por terceros. Ahora que he pasado por este proceso, solo puedo recomendar la autoedición guiada por un profesional.

Preguntas ráfaga

EL LIBRO QUE TE HUBIESE GUSTADO ESCRIBIR: Violetas de marzo de Philip Kerr.

LA MEJOR HORA DEL DÍA PARA ESCRIBIR: en mi caso, por razones de trabajo, las noches.

UN AUTOR PARA SEGUIR: Pierre Lemaitre, escritor francés que es un maestro del thriller y que comenzó a escribir a una edad ya madura.

UNA AUTORA: la canadiense Shari Lapena, con un estilo muy peculiar para transmitir el suspense.

UNA MÚSICA PARA ESCUCHAR MIENTRAS ESCRIBES: Bandas sonoras de películas o series que puedan ambientar la escena que pretendas escribir. En mi caso, he combinado tanto a Hans Zimmer como John Williams.

Deja un comentario

Cerrar menú
×
×

Carrito