ENTREVISTA A JOAQUIM CIUTAD-VIU

1.¿Cuándo tomaste conciencia de tu vocación literaria?

Ya de pequeño, en la escuela primaria, tenía mucha más facilidad para el dibujo, la gramática y la redacción que para las matemáticas y, evidentemente, aunque trabajé durante toda mi vida laboral en el mundo de la mecánica y el plástico, nunca dejé de escribir. Mi otra faceta poética y escultórica pues, viene ligada también por todo ello. Para más información: en mi web: www.joaquimciutad.com.

2.¿Cómo surge El despertar de un sueño latente?

Siempre he sentido una grandísima admiración para con las personas disminuidas físicas, pero de entre todas estas minusvalías, la ceguera —y mucho más si es congénita—, me despierta mi más profundo respeto y solidaridad. De ahí que pensé en qué grado puede cambiarle la vida a una persona con esta deficiencia cuando, súbitamente, consigue ver como cualquier mortal. Y todo lo que puede repercutir en su carácter, en su entorno, en la vida y en las relaciones con los demás.

3.¿Cuál es el argumento de la obra?

Trata de una mujer joven, nacida ciega, que gracias a un eminente cirujano, en un momento joven de su vida, consigue tener visión. ¿Qué ocurre cuando un mundo de un solo color —el negro—, se te aparece de pronto con toda una inmensa gama cromática delante? ¿Pueden cambiar tus gustos, tus predilecciones, tus aspiraciones? ¿Se puede reconvertir tu carácter hasta el punto de girarse como un calcetín? ¿Pueden alterarse totalmente tus relaciones?

Todo cambia, todo se trastoca, hasta un punto que….

4.¿Quiénes son los personajes principales y con qué características los has creado?

 Los personajes principales son: Clara, la joven ciega; una preciosidad. Delfí, su marido; poco agraciado, nada musculado, serio, casi aburrido y amante del cine y temas relacionados con la naturaleza, cosa que ella nunca ha podido seguirle plenamente. Los padres de ella, asequibles, humanos, afectuosos. Linus, el íntimo amigo de su marido; bien parecido, con sus mismas aficiones, también ligeramente aburrido, pero que con Delfí se entiende perfectamente. Pilarín, secretaria de la empresa de Valencia. Ventura Miquel gerente de ésta. Y luego están las 4 amigas de la infancia de Clara, más consentidas y mimadas, si cabe, que ella misma. El hermano menor (Renat), Dulce, la doméstica que vive con los padres de Clara y el monitor de pádel (David). Todos ellos conforman el escenario de la trama. El resto podemos definirles como «de reparto».

5.¿En qué época y en qué escenarios transcurre la trama?

Prácticamente todo transcurre entre finales del 2015 y 2018, si bien, existen unos flash-back iniciales para situarnos dentro de las connotaciones concretas necesarias. En gran medida todo transcurre entre Barcelona, Rubí, Valencia y Figueres.

6.¿En qué te inspiras para crear la atmósfera de la obra?

Me gusta mucho el teatro y el cine y considero vital que cada uno de los personajes que aparezcan en cualquier obra sean creíbles y, en cierta medida, cercanos, bien definidos. Prefiero que cada uno se defina a través de sus acciones y diálogos, que no con descripciones detalladísimas. Por otra parte, el hecho de haber trabajado en empresas industriales, me da una perspectiva real y concreta de cómo funcionan éstas y el tipo de problemas que acostumbran a surgir en sus senos, en sus relaciones comerciales, en sus problemáticas laborales.

7.¿Qué temas de la obra podrían estar ligados a la actualidad?

Creo, sinceramente, que todos los temas que aparecen en ella son creíbles, compresibles y actuales en cualquier tipo de familias, trabajos, relaciones humanas, etc. Sólo hay que mirar los medios de comunicación, en general, para comprobar cómo todo el argumento del libro podría muy bien ser real, aunque una situación parezca rara. Si «La naturaleza imita al arte» —que dijo Oscar Wilde—, es bien sabido que «la realidad supera la ficción».

8.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Diciéndole que mi novela es un argumento que se ajusta a la complejidad de la vida. Partiendo de una acción —la visión que la protagonista obtiene de golpe— y, una vez aceptado este hecho, todo lo que se refleja en la narración; toda persona —de cualquier sexo en edad adulta— que lo lea, puede sentirse identificada con alguno de los personajes. O, como mínimo, comprender o aceptar su manera de actuar para juzgar su trayectoria.

9.¿Qué aspectos de la trama y del estilo narrativo crees que podrían enganchar al lector?      

La trama es elaborada. Ofrece puntos de vista diversos y abundan en cierta medida los diálogos y creo que el lector/ra puede leer con suma facilidad cada capítulo. Evidentemente, mi intención es hacer reflexionar al posible lector/ra sobre todo lo que ocurre en el argumento, en el sentido de entender a cada uno de los personajes y, en mucha medida, comprender que cualquier súbito golpe de suerte en una persona le trastoca todos sus esquemas; lo mismo que con una posible desgracia, naturalmente.

10.¿Suele servirte algún método de trabajo, sigues algún horario o escribes cuando sientes la necesidad?

Soy bastante anárquico en este aspecto. Escribo cuando tengo un tiempo adecuado y la necesidad de hacerlo me obliga instintivamente. No en vano, como escribo poesía, la llamada inspiración acude acuciante en momentos concretos; sobre todo para escribir cada verso. Pienso que esto se tiene que compaginar con el trabajo constante para escribir coherentemente, pero la inspiración ocupa un lugar primordial para conseguirlo.

11.¿Qué aspectos de tu vida te han podido marcar como escritor?

Lo que suele ocurrirle a cualquier mortal: vivencias y vicisitudes personales y de familia, muertes de personas queridas, catástrofes mundiales y/o próximas, etc. Y la observación de las personas, en primer lugar. Pero creo que todo ello ya le viene a uno de pequeño: «nace con la bestia».

12.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de El despertar de un sueño latente?

Sinceramente, ninguna. Pero sí que un hecho real, anterior a mi libro, me marcó para pensar mucho más en las personas que no tienen visión: En el bar restaurante donde iba a almorzar al mediodía, cuando trabajaba, los lunes acudía un muchacho llamado Jordi, de unos 30 años, ciego, que traía cupones de la ONCE. Él siempre iba al Camp Nou a «ver» el Barça, aun siendo ciego. Un lunes, después de un partido, le dijo al dueño del bar: «¡Todos increpaban al árbitro, pero yo no vi que fuese penalti!». Este humor tan bueno y desenfadado, me cautivó y admiré mucho más su entereza; la de él y la de todas las personas invidentes.

13.¿Cómo valoras el proceso de edición?

Bien. Todas las personas que escribimos deseamos poder ver publicada nuestra obra y ceo que este proceso es perfecto para llevar a buen término nuestras aspiraciones.

14.Termina la frase: Caligrama es… Un astillero donde botar adecuadamente y con garantías nuestra nave literaria.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HAYA GUSTADO: Leer en el retrete de Henry Miller. Un diamante de 60 quilates/páginas. Y epilogado (no prologado) por Enrique de Hériz. Un rubí de 20 quilates/páginas añadidas.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Tirant lo Blanc” de Joanot Martorell.

UNA CANCIÓN COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: Somos más que dos, por Nacha Guevara. Sobre un poema de Mario Benedetti.

UN AUTOR QUE TE HAYA INSPIRADO: Para este libro, no, pero es un autor que me seduce mucho: John Dos Passos.

UNA FRASE DE TU LIBRO EL DESPERTAR DE UN SUEÑO LATENTE: «Creo que tienes que vivir lo que vives en el presente; en todo momento y dejarte de venganzas temporales que no conducen a nada. Eso sí: saboreando el nuevo paisaje de la manera más amable, entregada, amorosa, completa, racional; con todos los adjetivos que quieras añadir».

Deja una respuesta