ENTREVISTA A HERMINIA GIL GUERRERO

1.¿Por qué escribes?

No tengo un propósito más allá de la escritura. Quiero decir que escribo por el placer mismo de escribir. Me divierte crear personajes de ficción desde la nada, dar vida a lugares singulares, cotidianos o incluso nimios. Disfruto buscando la palabra acertada, el detalle preciso, el final sorprendente. Todo lo demás es secundario. 

No tengo un blog, no uso Instagram o Twitter porque no me interesa tanto lo que pasa después de la publicación de la obra como la obra en sí. Creo que en esto no sigo las tendencias actuales y eso que vivo en el corazón del Silicon Valley.

2.¿Cómo surge la idea del libro?

Después de una década viviendo en Alemania, mi llegada a California se tradujo en un verdadero choque cultural. No podía evitar asombrarme ante una cultura tan diferente a la germana. Eran muchas las conversaciones entre amigos y familiares sobre la singularidad del lugar donde me encontraba. Pronto sentí una necesidad de plasmar en estos relatos esa realidad que veía. Aquí mi padre también jugó un papel importante porque me animó, bibliófilo como es, a plasmar aquellas historias que le contaba en un libro de «carne y hueso».

3.¿Qué temas tratan los relatos de Historias del Silicon Valley?

Los relatos de Historias del Silicon Valley son relatos independientes temáticamente aunque al final convergen en una especie de relato epílogo que les confiere cierta unidad. En cada relato la temática es variada aunque todos comparten un nexo común: la búsqueda del éxito y, con él, la felicidad, en el contexto de la modernidad. Por ejemplo, una ingeniera que termina conduciendo un Uber en busca de un inversor en el corazón del Silicon Valley; un hijo que ante el avance del Alzheimer de su padre decide regalarle un Alexa; una cuarentona soltera que terminará usando el servicio de compra a domicilio para lidiar con la soledad; una madre que cegada por la ambición lleva a su hija adolescente al abismo… 

4.¿Qué rasgos caracterizan a los protagonistas?

La mayoría de los protagonistas de mis relatos son seres decididos, capaces de darlo todo por cumplir sus sueños. El esfuerzo no es una frontera sino un punto de partida en sus vidas. A menudo se enfrentan a grandes renuncias pero en ocasiones les merece la pena. Otros personajes tienen menos suerte y se convierten en víctimas de la sociedad en la que viven. 

5.¿Cuál es el mayor desafío a la hora de escribir un buen relato?

Creo que el mayor desafío a la hora de enfrentar un relato es ser preciso, conciso. El relato breve exige estas características por cuestiones técnicas. Se trata de buscar lo esencial, evitar lo que no es imprescindible para el desenlace de la trama como aconsejaba con acierto Edgar Allan Poe. Otro reto personal, de estilo propio, es la búsqueda de un lenguaje sencillo, sin excesos, que llegue al corazón del lector pero al mismo tiempo que produzca un cierto placer estético. Se trata al final de un juego de equilibrio no siempre fácil.

6.¿Qué has aprendido durante el proceso de escritura?

Algo que he aprendido es que hay que escribir en calma, sin prisas. Es importante dedicarle tiempo a cada relato, cada párrafo, cada línea. A veces hay que aceptar que se necesita tiempo para madurar ciertas ideas y que la obra lo merece. Dediqué más de dos años y medio a escribir estos diez relatos y a veces tuve momentos de impaciencia conmigo misma. Ahora por fin pienso que mereció la pena. 

7.¿Cuál es tu objetivo de cara a los lectores? ¿Qué te gustaría que experimentaran al adentrarse en este libro?

Me gustaría que sintieran, que experimentaran un sentimiento de cualquier naturaleza, ya sea de pena, de alegría, de temor. Como lectora, valoro mucho si un libro me hace sentir; significa que no te deja indiferente, que consigue mover algo en tu interior. Eso es la belleza de la literatura y del arte en general. 

8.¿Cómo definirías tu estilo literario?

Probablemente usaría el adjetivo sencillo, en el sentido positivo del término. El lenguaje trata de ser claro, directo, limpio, sin ornamentos ni recargos. Es un estilo, además, realista con elementos autobiográficos y humorísticos. 

9.¿Cuál es tu método de escritura?

Suelo tener una primera idea que dejo volar en mi mente por algún tiempo. Puede ser una palabra, una frase, una imagen. A partir de ahí me pongo manos a la obra en busca de una trama interesante, unos personajes verosímiles, un final sorprendente. Suelo escribir el relato de un tirón, al menos en su primera versión. Después lo dejo estar por algunas semanas e incluso meses. Me gusta tener una distancia con lo que he escrito para ser crítica y pasar a la fase de autocorrección. 

10.¿Cumples un horario?¿Cómo es el lugar en el que sueles escribir?

Suelo escribir después de mis clases en la Universidad de Santa Clara en California donde soy docente. Me gustaría describir un lugar romántico pero la realidad es que escribo donde puedo. A veces en mi despacho en la universidad, otras veces en casa. En más de una ocasión he dictado un final a mi Iphone mientras conducía. Conduciendo soy muy creativa.

11.¿Qué consejo le darías a los que empiezan a escribir una obra?

Eso de dar consejos en algo muy difícil, especialmente cuando uno está empezando. Prefiero que me los den. Recuerdo uno que un poeta español al que admiro mucho, Eloy Sánchez Rosillo, me dio cuando fue mi profesor en la facultad, hace ya casi veinte años. Sus palabras me vienen a menudo a la mente: «Escribe y deja que el lector te busque si es que tu obra lo merece».

11.¿Cómo valoras el proceso de autoedición? 

Es una buena oportunidad para el escritor novel que no quiere lidiar con el tedioso proceso de buscar una editorial. Gracias a la autoedición, autores como Paulo Coehlo  o Federico Moccia dieron a conocer sus primeros libros. Creo que hay una diferencia entre editoriales como Caligrama, que llevan a cabo una evaluación de la obra y de su potencial comercial, correcciones, etc., y aquellos libros que escritores suben directamente a la plataforma de Amazon sin previo feedback.

12.Termina la frase: Caligrama es… Un buen comienzo.

Preguntas ráfaga

UN LIBRO QUE TE HAYA MARCADO EN TU VIDA: El Aleph.

UN LUGAR INSPIRADOR: Golden Gate Bridge.

UN AUTOR PARA SEGUIR: Javier Marías.

UNA AUTORA: Alice Munro.

UNA FRASE DE HISTORIAS DE SILICON VALLEY: «Las palabras convierten en realidad los pensamientos y, una vez pronunciadas, la vida no vuelve a ser la misma».

Deja una respuesta