ENTREVISTA A GABRIEL BUADES FUSTER

1.¿Cuándo tomaste conciencia de tu vocación literaria?

Hace unos diez años. Me decía que, al cumplir cuarenta, empezaría a pintar. Era una vocación familiar en la que habría querido implicarme, pero, cuando iba a vencer la fecha, algo me hizo reflexionar y darme cuenta de que en la literatura sentiría más satisfacción.

2.¿Cómo surge Define tesoro, tesoro?

Es mi tercera novela. La empecé a escribir un verano, cuando aún no había siquiera editado la segunda, Llámalo querencia de pardillo. Tenía ganas de contar vivencias personales como si fueran de otro y, sobre todo, de arrancar sonrisas y carcajadas a los lectores.

3.¿Cuál es el argumento de la obra?

Habla del valor de las cosas. Una carta empuja al protagonista a dejarlo todo y a cambiar de vida. Al llegar a España nada es lo que él había esperado encontrar y tiene que adaptarse. Eso, al final, le ayudará a valorar. Ella, la protagonista femenina —cómo no—, será determinante.

4.¿Quiénes son los personajes principales y con qué características los has creado?

Los protagonistas son dos veinteañeros: Christopher Puntiro, un neoyorquino de origen cubano con escaso arraigo y pocas expectativas vitales, y Lluch Dureta, una española atractiva e intrépida que lidia con el conflicto entre lo que espera de ella su familia y lo que le pide el cuerpo.

5.¿En qué época y en qué escenarios transcurre la trama?

Todo transcurre en un mes, preludio del verano de 1991, y en una humilde barraca mallorquina de pescadores.

6.¿En qué te inspiras para crear la atmósfera de la obra?

Me inspiro en situaciones y en parajes que he vivido en mi juventud, en la prehistoria cibernética. Y, si no los he vivido, los he soñado.

7.¿Qué temas de la obra podrían estar ligados a la actualidad?

Sin duda, la temática es atemporal. Ahora y siempre, a muchos nos ha obsesionado el precio, cuando, al final, lo único que queda es el valor. ¿No es el patrimonio mental, en forma de recuerdos, lo poco que realmente vale al final de nuestra vida, cuando miramos hacia atrás?

8.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Es una aventura fresca, disparatada, orvallada de humor, en la que, durante treinta días, una pareja trata de resolver tensiones emocionales y sexuales. Obviamente, subyace en todo ello la diferente forma de apreciar la vida de cada uno de ellos.

9.¿Qué aspectos de la trama y del estilo narrativo crees que podrían enganchar al lector?

La novela ha sido narrada en primera persona como recuerdos del protagonista, pero, a su vez, se intercalan tanto cartas de su abuelo a su padre, que él lee como si fuera el destinatario, como hojas del diario de ella, un diario íntimo y exento de complejos. De esta manera, el lector goza de una visión tridimensional de la historia.

10.¿Suele servirte algún método de trabajo, sigues algún horario o escribes cuando sientes la necesidad?

Tengo un negocio con un despacho y tres empleadas, y una familia con una esposa y tres hijos. Es a las nueve y media de la noche cuando puedo abrir mi portátil y sumergirme en los documentos de Word con los que vertebro mis capítulos. Suelo aguantar hasta pasada la media noche, cuando los ojos dicen basta.

No hay un método. A veces necesito dos horas para escribir un párrafo, que toco y retoco hasta que creo que ha quedado redondo, y otras veces escribo páginas y páginas de un tirón, sin pararme a revisarlas para no perder la inspiración.

11.¿Qué aspectos de tu vida te han podido marcar como escritor?

Tuve la suerte de disfrutar de una infancia sin más lujos que las vivencias. No había dinero, pero cada día era una aventura.

12.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de Define tesoro, tesoro?

Pues sí: cada vez que tengo una idea, algo sobre cómo plantear las siguientes líneas, algún diálogo ingenioso o un momento especial que querría plasmar en la obra, esté donde esté, me autoenvío un correo electrónico con una nota escueta de lo que quiero recordar. Una vez me equivoqué y se la envié a mi hermano. Me respondió al momento: «¿Quién tiene que tocarle la teta a quién?». No sé si me creyó cuando traté de explicárselo.

13.¿Cómo valoras el proceso de edición?

Da gusto trabajar con profesionales. No me cabe duda de que he encontrado el socio perfecto.

14.Termina la fase: Caligrama es… Quien hace fácil lo difícil, el socio con el que ir de la mano.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: Patria, de Aramburu.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Anna Karénina.

UNA CANCIÓN COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: Verano con lima, de Sofía Ellar.

UN AUTOR QUE TE HAYA INSPIRADO: Eduardo Mendoza, desde hace treinta años.

UNA AUTORA QUE TE HAYA INSPIRADO: Jane Austen.

UNA FRASE DE TU LIBRO DEFINE TESORO, TESORO: Sin duda: «Que le den al puto tesoro».

Deja una respuesta