ENTREVISTA A FERNANDO SÁNCHEZ MAYO

1.¿Cuándo y por qué comenzaste a escribir?

Me recuerdo a mí mismo escribiendo desde que era un adolescente. En aquellos años anotaba en pequeñas libretas poemas cortos, sentencias, aforismos… Y yo creo que escribía con la finalidad de explicarme el mundo. Era como si quisiera aprender de todo aquello que vivía y sentía.

2.¿Cómo surge Cegueras y vanidades?

Esta novela surgió cuando me destinaron por un año como profesor a un pueblo pequeño de la sierra cordobesa. Al saber que disponía de las largas tardes libres solo para mí, y que allí no había mucho que hacer, se me ocurrió que podría aprovechar mi tiempo, no solo leyendo, sino también escribiendo. Así que di rienda suelta a mi imaginación y di forma a esta novela que, por cierto, fui inventando cada tarde delante del papel en blanco. 

3.¿De qué trata la obra?

Cegueras y vanidades vincula a un grupo de amigos y la relación que existe entre ellos a lo largo de toda una vida unidos por la cultura y el arte. La novela ofrece una variedad de temáticas que se entremezclan, dibujándonos un tapiz variado de aspectos relacionados con el concepto de la amistad, el sexo, la búsqueda de lo inmediato, el placer del momento, el suicidio o el deseo de inmortalidad.

4.¿En qué lugares y en qué época transcurre la historia?

La historia transcurre en Madrid, pero también en Europa, ocupando un corto espacio escénico en la novela. Y la época está encuadrada al final de los años 80, en el efervescente ambiente de una ciudad que despierta al mundo a través de la movida madrileña.

5.¿En qué te inspiras para crear la atmósfera de la trama y los escenarios?

Creo que como cualquier otro escritor visualizo los escenarios y la atmósfera que los circunda teniendo en cuenta esa experiencia de la propia vida, de la literatura y del cine. Cada caso, cada situación siempre requiere un cuidado y una mirada especial. 

6.¿Quiénes y cómo son los protagonistas?

La novela cuenta la historia a través de Ernesto Herry, que es quien nos habla de los otros personajes: Rodén, Rufina y Fran. Se trata de un grupo de amigos unidos durante casi las tres décadas de finales del siglo XX. Cada uno es un ser especial, único. Ernesto es el narrador y es quien ve más allá de la historia que vive, es apasionado, curioso, controlador de lo que pasa a su alrededor, en cierta medida, justo, comprensivo y capaz de hacer girar sus ideas para adaptarse a ese crecimiento personal que todos necesitamos. Rodén está lleno de vida interior. Es un millonario que ha heredado una gran fortuna y que no da mucha importancia a su buena situación económica, pero que al mismo tiempo vive sin saber qué hacer con su vida. Rufina es una poeta que busca la ayuda de Rodén. Ella es controvertida, ambiciosa, herida por las circunstancias de su vida y de su físico. Fran es un mago que no consigue triunfar en esa faceta que tanto le gusta. Es distante, opaco y enigmático. 

7.¿Qué hace de esta una novela única?

Teniendo en cuenta que fue escrita hace 25 años y que el ambiente en el que se desarrolla se ubica en el principio de la democracia española, después de una larga dictadura, pues yo creo que lo que la hace única es ese tono libertario, esa nueva sensación de respirar sin trabas y, sobre todo, lo que la puede hacer verdaderamente única es ese descaro descarnado en el que se va narrando la historia. Y los personajes, por supuesto, son también una consecuencia de eso. Además, la narración en sí misma nos cuenta aspectos personalísimos de la vida de los personajes que solo en ese contexto histórico, no antes, podían vivir y expresar.   

8.¿Qué te gustaría conseguir en el lector?

No lo sé con exactitud. Tal vez que pueda comprender a cada uno de los personajes, que pueda ver en ellos el final de una época y el principio de otra y que pueda ver en ellos lo que realmente son: seres humanos llenos de fallos y de aciertos. Y conseguir, conseguir… pues que pueda ser una novela que haya merecido la pena haberla leído.

9.¿Qué temas de la obra podrían estar ligados a la actualidad?

Yo creo que hay varios temas que están ligados fuertemente a la actualidad: el intento de normalización de la vida amorosa y sexual de los gays,  el deseo de triunfar en cualquier campo de la existencia, el suicidio, y el deseo de inmortalidad que vive en muchas personas, y que rara vez se hace explícito públicamente. También hay otros aspectos en la novela que estarían ligados a la actualidad, pero estos que acabo de enumerar son los más destacables.

10.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Es difícil saber cómo recomendar mi libro a alguien sin el temor a ser exagerado o con el miedo y la preocupación de no acertar. Así que lo único que se me ocurre es decir: lee esta novela porque, te guste o no, lo que vas a encontrar en ella te va a llamar la atención.

11.¿Qué aspectos de la trama y del estilo narrativo crees que podrían enganchar al lector?

Creo que el estilo narrativo podría enganchar porque es directo, sencillo, natural y ágil. Y eso puede hacer que el lector lea la historia sin dificultades, sintiendo que no se agota en la lectura. Y en cuanto a la trama, hay varios aspectos que sí pueden enganchar al lector. Uno es la propia historia en sí. Y el otro es el que tiene que ver con los diarios secretos de Rufina, que van llegando poco a poco, y en donde vamos descubriendo la dura infancia de este personaje esencial en la novela. 

12.¿Sueles servirte de algún método de trabajo, sigues algún horario o escribes cuando sientes la necesidad?

En mi caso, que también he publicado una decena de libros de poesía y por lo tanto he escrito bastante, de alguna manera, cuando escribía, me atenía a un horario o un tiempo determinado porque no disponía de mucho tiempo para mí, debido al trabajo profesional con el que te ganas el sustento. Pero la poesía requiere concentración solo en el momento en el que la escribes, con la novela es distinto, se necesita un horario, una disciplina, reflexionar antes, durante y después, ver contradicciones, revisar diálogos, buscar el enfoque más acertado en cada escenario… Por tanto, sí, cuando escribo narrativa sí me atengo a un horario. Y en cuanto al método, no tengo método, mi método es escribir, poner una palabra a continuación de otra y esperar a que todas juntas expresen cosas.

13.¿Qué aspectos de tu vida te han podido marcar como escritor?

Yo creo que cualquier aspecto de mi vida me ha ido marcando como escritor. Pero eso, yo creo que le ocurre a todo el mundo. En mi caso puede que el dolor o la marginación hayan jugado un papel importante al principio, así como la necesidad de hacerme visible para los otros desde un mundo personal de miedos, pero también la inconsciencia y la ingenuidad de creer que vales para esto me han marcado, puesto que si no hubiese sido tan inconsciente nunca hubiese dado el paso de escribir sin conocer mis posibilidades. 

14.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de Cegueras y vanidades?

No especialmente. Pero sí recuerdo haberle cambiado el nombre a algunos de los personajes después de haber escrito una buena parte de la novela. Y eso crea una gran confusión cuando estás releyéndola. Además del trabajo que supone las pertinentes correcciones.

15.¿Cómo valoras el proceso de edición?

Es la primera novela que publico. Es también, por tanto, mi primer  proceso de edición con una editorial. Se ha llevado a cabo bastante bien a través de la plataforma digital, con una comunicación puntual y fluida. Desde mi punto de vista, ha salido todo perfecto. Me he sentido a gusto y he podido vivir cada parte del proceso de edición de manera agradable y sin sobresaltos. Desde aquí agradezco a Caligrama todas sus atenciones. Caligrama se ha convertido para mí en la editorial del éxito.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: El bar de las grandes esperanzas, de J.R. Moehringer.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Sapiens, de Yuval Noah Harari.

UNA CANCIÓN COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: A quién le importa, de Alaska y Dinarama.

UN AUTOR PREFERIDO: Haruki Murakami.

UNA AUTORA PREFERIDA: Marguerite Yourcenar.

UNA FRASE DE TU LIBRO CEGUERAS Y VANIDADES:  «La muerte es el mejor de los anonimatos».

Deja una respuesta