ENTREVISTA A FERNANDO RIQUELME

1.Cuentas que provienes de una familia de espías, ¿la realidad supera siempre la ficción?

Mi abuelo paterno, Emilio, estuvo en el equipo de protección de Josep Tarradellas durante la guerra civil y no supimos que había sido Mosso d’Esquadra hasta años después de su muerte con la entrega de la placa que al final conseguimos, porque no estaba ni dado de alta oficialmente ni constaba en ningún registro oficial, igual que mi tío Fernando, su hijo y mi padrino. Cuando te enteras de eso, te da la sensación de haber convivido con desconocidos y de que tú, en realidad, no sabes nada de alguien tan cercano a ti. Esa sensación de anonimato y soledad es la que me ayudó a definir al personaje protagonista de Guerra sucia.

2.¿Cómo y cuándo surge Guerra sucia?

La idea de la novela Guerra sucia surgió, hace unos seis años, cuando nace el movimiento del 15M y veo las similitudes con los movimientos antiglobalización de los años 2000 y anteriormente con el mayo francés del 68, Jean Paul Sartre, la primavera de Praga, Hanna Arendt o Milan Kundera, los movimientos contra la Guerra de Vietnam, la matanza de estudiantes en la plaza Tlatelolco de México, el feminismo, la lucha estudiantil, el Ché Guevara y la autodeterminación de los pueblos o los movimientos en defensa de los derechos civiles, Martin Luther King, John Lennon, Malcom X o los Panteras Negras, todos ellos defendiendo la individualidad, la libertad, la justicia y la sexualidad como una forma de lucha y de resistencia (un mundo mejor es posible). En todos ellos, el Estado, en sus diversas instituciones o estamentos de poder, practicó la guerra sucia para desautorizarlos, ridiculizarlos y aniquilarlos, empleando cualquier tipo de acciones no democráticas sin ningún tipo de rubor.

3.¿Cuál es el argumento de la obra?

La trama de la novela Guerra sucia, inspirada en hechos reales, trata de un infiltrado de la policía en los movimientos antiglobalización de los años 2000, que tendrá que compaginar su actividad investigadora con los problemas que nacerán de enamorarse de la mujer a la que le han encargado vigilar. Esto abrirá al lector el tema de la guerra sucia, de las cloacas del Estado y la policía política, que son un verdadero poder en la sombra dentro del poder establecido, que actúa con total impunidad y que utiliza medios no democráticos para infiltrarse y conseguir sus oscuros fines. Por otra parte, la historia acompaña a su protagonista en sus acciones y en su degradación personal a lo largo de la trama, la traición a sus amigos y su regeneración o triunfo profesional a partir del amor y de un trabajo bien hecho.    

4.El protagonista de la obra es infiltrado en movimientos antiglobalización, como es tu caso. ¿Te has inspirado en tu propia historia?

Yo no he sido un infiltrado «de la policía» en los movimientos antiglobalización, he sido un infiltrado en ellos por otros motivos personales, en la búsqueda de una respuesta a un hecho traumático sucedido a alguien muy cercano a mí. De todas formas, en la literatura siempre se mezclan experiencias personales con trabajo de investigación y con hechos que se supone que ocurrieron de una forma concreta, y motivados por los motivos que sea. En ese sentido, sí que hay experiencias personales mezcladas con la trama novelada.

5.El protagonista se ha enamorado. ¿Es el amor la mayor revolución existente?

El amor empuja, esto es indudable. Nos da energía y nos endulza la vida, la hace vivible. El amor es una emoción positiva que arrolla, da sentido a lo que hacemos y nos dirige hacia alguna parte. En esencia, la revolución es un cambio radical en la estructura de poder que hace que ese mismo poder al final cambie de manos. En ese sentido, pocas revoluciones han triunfado porque al final el poder real nunca cambia de manos. Hemos vivido más los procesos revolucionarios que el triunfo de la revolución, a no ser que sean golpes de Estado dados por los militares a regímenes democráticos. La pregunta es: ¿el amor hace cambiar la estructura existente de poder de las personas entre sí o, en cambio, afianza aún más los roles de dominación y sumisión, que existían antes del enamoramiento?     

6.¿Cómo evolucionará el mundo global en los próximos años después de esta crisis?

El problema planteado por esta crisis es muy grave y, a parte de la solución en sí misma de esta pandemia, el mensaje que se le da a la ciudadanía para superarla es muy peligroso —es: quédate en casa, no hagas nada y cuenta los muertos pasar, que el Estado ya se encarga por ti de solucionarla—. Como máximo, solidarízate con tus convecinos aplaudiendo a las 20 horas o cantando canciones y jugando al bingo desde tu balcón. La influencia del Estado en la convivencia será absoluta, ya no existirá el «just do it», solo hazlo, el «depende de ti, con esfuerzo y voluntad todo se consigue», no, ya no. A partir de estos mensajes, el camino será: confía en el Estado, déjate guiar por él, obedece sus consignas y quédate quieto. Lo que no han conseguido las medidas antiterroristas y anticrisis económica (la limitación de derechos y libertades y la libertad de expresión), lo va a conseguir esta crisis médica: el Estado será el dueño de todos, marcará del todo las líneas de actuación y la gente se resignará y obedecerá.

7.¿Qué temas de la obra podrían estar ligados a la actualidad?

Guerra Sucia trata varios temas interesantes, que pueden atraer al gran público. Uno de ellos es el de la guerra sucia del Estado o las cloacas del Estado, contra aquéllos que pretenden romper el orden establecido. Otro, el de la nostalgia de una juventud perdida, que se confunde con la pérdida de la inocencia y el triunfo del cinismo, el valor de la amistad y la importancia transcendental del amor en el día a día. También la aventura de un infiltrado y las tramas de suspense e intriga que se abren con ello, que se mezclan con la narración protagonista de un personaje que poco a poco se va desvelando como un ser peligroso. El juego de buenos y malos queda también en entredicho y da que pensar.

8.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Guerra Sucia es una novela de aventuras y pasión.

9.¿Qué aspectos de la trama y del estilo narrativo crees que podrían enganchar al lector?

Se ha realizado un trabajo notable con el dominio de los tiempos y los escenarios, la estructura cronológica del relato es compleja; se desarrollan dos historias en paralelo, una en el tiempo presente y otra, en el pasado. Una y otra hacen referencia a hechos anteriores y posteriores, y el mérito consiste en no confundir al lector, que ha de reconstruir los hechos pasados y enfrentarse a los presentes sumando retazos de aquí y de allá.

Guerra Sucia es un thriller con alto contenido político y podría describirse como una novela de espías o de género negro: narra las vivencias de un agente infiltrado en grupos antisistema entre 1999 y 2003, y su regreso diez años después, para enfrentarse a los mismos compañeros que conoció entonces, que ahora llevan un proyecto entre manos que no es lo que parece y que conviene descubrir. Hay peligro, intriga, acción y se lee fácilmente.

Es también un relato nostálgico, el de la juventud y la inocencia perdidas, y en este caso, trágico. Este último tema proporciona un denso núcleo psicológico al relato y se mezcla con las preguntas del narrador protagonista sobre su propia identidad y, en un segundo plano, sobre la identidad de otros personajes, desarrollado con una red compleja de tramas, que formará un argumento relativamente simple, el de las aventuras de un agente secreto infiltrado, que moverá al lector a seguir leyendo, anticipando acontecimientos y provocando la curiosidad. ¿Qué le ocurrió a Sandra? ¿Por qué se suicidó la madre de Luis? ¿Qué ocurrió en 2001 que marcó a todos los amigos de Luis? ¿Qué se trae entre manos Héctor? Etcétera.

10.¿Suele servirte algún método de trabajo, sigues algún horario o escribes cuando sientes la necesidad?

Primero, tomo muchas notas sueltas y las voy anotando en libretas o en archivos en el ordenador, e investigo el entorno de lo que será la futura novela. Después voy elaborando un Excel por capítulos, personajes que salen en cada capítulo y lo que dicen y a donde se dirigen. Por último, escribo de tirón y, según el orden de la escritura, no hago saltos de capítulos, voy viviendo la historia tal como la va a vivir el lector y tal como pasa. Estoy pensando en la novela a todas horas y voy escribiendo por momentos durante todo el día, no detengo la narración en mi cabeza hasta que está del todo escrita. 

11.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de la novela Guerra Sucia?

El sufrimiento de combinar mis recuerdos pasados de juventud en grupos de estudiantes con las vivencias históricas de revivir lugares y situaciones que me hicieron sufrir y, a la vez, disfrutar intensamente de la vida.

12.¿Cómo valoras el proceso de edición?

Yo he vivido en algunas ocasiones a lo largo de mi vida profesional el proceso de edición de algún libro, tanto para mí como para otros, y he encontrado en Caligrama Editorial, sello del Grupo Editorial Penguin Ramdom House, un compañero de viaje perfecto en todo este proceso tan complejo. Saben lo que hacen, cumplen con su trabajo y con la planificación y eso te da seguridad, desde el principio al final, incluyendo todos los trabajos complementarios necesarios, que realizan a la perfección y con un criterio profesional de primera clase (informe de lectura y verosimilitud, corrección, diseño de portada, maquetación del interior, booktrailer y promoción comercial y distribución de la obra ya escrita, incluyéndola en los catálogos del grupo, moviendo redes sociales y poniéndola a disposición de los lectores).  Mi valoración del proceso completo de edición es de matrícula de honor (Cum laude, si se me permite)  

13.Termina la fase: Caligrama es… El acompañamiento perfecto para el proceso completo de edición de un autor que quiera editar bien y distribuir aún mejor su novela.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: Lectura Fácil, de Cristina Morales, por su forma directa, efectiva e innovadora de escribir, así como su potente contenido desmitificador. 

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Me llamo Lucy Barton, de Elizabeth Strout. Vi un reportaje sobre ella en Apple TV —en el programa Oprah’s book club— y me interesó tanto, que lo compré.

UNA CANCIÓN COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: Knockin’on heaven’s door, de Bob Dylan, por su simplicidad y su ambiente etéreo y a la vez compacto («mujer, quítame esta placa de sheriff y entierra mis armas, que estoy llamando a las puertas del cielo»).

UN AUTOR QUE TE HAYA INSPIRADO: Jack Keroac (En la carretera), porque supo sintetizar los deseos y anhelos de toda una generación en una gran novela de aventuras.

UNA AUTORA QUE TE HAYA INSPIRADO: Elfriede Jelinek, premio nobel austriaca (Las amantes), por su escritura incisiva, irónica y como un bisturí.

UNA FRASE DE TU LIBRO GUERRA SUCIA: «No volveré a ser el dueño de mi vida hasta que rompa con el que fui, asesine a los que me conocen o consiga ser otro».

Deja una respuesta