ENTREVISTA A ERNESTO FLORES DE ANDA

1.¿Cuándo y por qué comenzaste a escribir poesía?

Comencé a escribir poesía en la adolescencia tardía; cosas sin interés ni relevancia, como las cosas que escriben todos los escritores antes de convertirse en escritores. Comencé a escribir porque me encontraba bajo la influencia del terso hechizo de la literatura, que por aquellos días encarnaba en Poe, Dostoievski y Joyce.

2.Animales e insectos, mitología clásica y objetos, ¿por qué te has inspirado en estos temas?

La poesía, que nace a la par que la epopeya, ya era rica en elementos naturales desde entonces; es más, podríamos afirmar que ya era, desde el comienzo, exuberante: ahí están no sólo los ríos y los animales sobrenaturales de la Ilíada, sino también los monstruos desbordantes que constelan todo el mundo poético de la Odisea, como si la naturaleza tal y como se manifiesta ante nuestros ojos no fuera suficiente para engrandecer el enorme valor y la tremenda astucia de un héroe homérico: Ulises. 

No obstante, con respecto a esto, debo también dar crédito a Simic, Baudelaire y Pacheco que han influido de alguna manera en la elección de estos temas, en principio triviales, pero que en realidad son un filón inagotable de metales poéticos, de materia preciosa para la esbelta literatura.

3.El libro se llama Naturaleza muerta pero hablas también del mundo vivo. ¿Puede traducirse de tu obra un trasfondo que hable de la vida y de la muerte?

Sin duda; los antiguos pintores del barroco neerlandés que en los siglos XVI y XVII retrataban alimentos y objetos inmóviles de la naturaleza con el mayor esmero posible y con toda la destreza que podría esperarse de cualquier pintor de renombre, muy pronto se apoderaron de un símbolo que en todas partes es sinónimo de la fugacidad de la vida y del lacerante recuerdo de la proximidad de la muerte: el cráneo

4.Tu poesía es clásica y con mucha atención en la belleza de las palabras, ¿quiénes son tus referentes?

Mis influencias más grandes han sido Quevedo, Melville, sor Juana Inés de la Cruz, Schopenhauer, Platón, Octavio Paz, Juan Carlos Onetti, Calderón, Lope y Darío.

5.¿Qué es para ti la poesía?

Un hechizo y una maldición; un estado del alma; un trueno ensordecedor y una pradera con flores.

6.¿Te inspira más la alegría o las penas?

Por lo general, las penas.

7.¿Cómo valoras la época actual para la poesía?

Toda época es época fértil para la poesía, porque la poesía existe en el hombre y en él se agota. El hecho de que en la edad presente no tenga mucha repercusión no obedece a que exista un vacío espiritual en el corazón de las sociedades modernas, sino a que la poesía que se hace en nuestros días o bien está llena de cierto patetismo íntimo del que muchos lectores sensatos de mi generación huyen, o bien es incapaz de comunicarse con el lector como consecuencia de un lenguaje deficiente (barroquismo, surrealismo, intimismo, ausencia de un mensaje, etcétera).

8.¿Qué te gustaría conseguir en el lector que lea tu poemario?

Acaso el mismo sentimiento de dicha y asombro que otros escritores han provocado en mí.

9.¿Sigues algún horario para escribir o lo haces cuando sientes la necesidad?¿Cuál es tu método de trabajo?

Escribo por lo general en las mañanas, cuando el cielo está oscuro todavía, aunque no obedezco a reglas o rutinas; y el proceso puede alargarse días, incluso semanas.

10.¿Qué aspectos de tu vida te han podido marcar como escritor?

Los terremotos de mi abatida y lóbrega Ciudad de México; hay algo telúrico y urgente en ciertos poemas de Naturaleza muerta.

11.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de Naturaleza muerta?

Sólo dos palabras me vienen a la mente: soledad y silencio.

12.¿Cómo valoras el proceso de edición?

Muy bueno; la plataforma es extraordinariamente sencilla y todo el equipo editorial de Caligrama está conformado por gente amable, paciente y experta.

13. Termina la fase: Caligrama es…

Caligrama es una editorial seria y responsable.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: Las bodas de Cadmo y Harmonía, de Roberto Calasso. 

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: La rama dorada, de James George Frazer.

UNA CANCIÓN COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: Gymnopédie No. 1, de Erik Satie.

UN AUTOR QUE TE HAYA INSPIRADO: C. G. Jung.

UNA AUTORA QUE TE HAYA INSPIRADO: Juana de Ibarbourou.

UN VERSO DE TU LIBRO NATURALEZA MUERTA: «En la soledad, el sopor y el silencio».

Deja una respuesta