ENTREVISTA A EMILIO MOYA

1.¿Cuándo emprendiste la aventura literaria?

Aunque siempre he escrito, el embarcarme de manera decidida a crear una novela surgió hace pocos años. Para ello, he tenido que esperar a tener tiempo, ganas y fuerzas para hacerlo.

2.¿Por qué escribes?

Para mí es un placer hacerlo. Hoy en día hay pocas cosas más que me proporcionen lo que la escritura me aporta. Al escribir me sumerjo en otro mundo en el que el tiempo transcurre, en apariencia, más despacio. Todo parece ralentizarse, incluso detenerse. Luego, cuando vuelvo al mundo real, me doy cuenta de que esa percepción del tiempo no ha sido más que una apreciación, pues las agujas del reloj han volado.

3.¿Cómo surge el libro La duda?

En principio, comencé a escribir sin tener clara la idea de continuar. Solo lo hacía por placer, quizá por necesidad. Di vida a dos personajes: Lorenzo e Ignacio, sin otro propósito que el de crear y cumplir un deseo. Lo que en principio fue algo sin visos de continuidad, se convirtió en una relación. Tanto fue así que estos personajes me animaron a seguir escribiendo. Cada vez que escribía algo de ellos les otorgaba más vida y nuestra relación se hacía más estrecha y necesaria. Me vi en la necesidad de no dejarlos desaparecer y continué… Por ellos y, sobre todo, por mí. Me ilusionaba, me apetecía y cada vez percibía que se hacían más reales, lo que me provocaba la necesidad de conocerlos más, de mantener y alargar nuestra amistad, porque nos habíamos convertido en amigos.

4.¿Cómo definirías esta obra?

Los seres humanos tenemos la tendencia de etiquetar y clasificar todo. En ocasiones, entiendo que es necesario. Esta obra se podría etiquetar como un thriller, aunque creo que va más allá. Es un thriller en cuanto al ritmo que tiene en ocasiones, los giros, el suspense… Pero ofrece algo más. Las personas que lo han leído me han confesado que han reído, incluso a carcajadas, que han llorado y que han reflexionado. La ironía, el disparate, la intriga, el misterio y el realismo conviven en ella. Es una obra que refleja lo que como lector me hubiera gustado encontrarme al abrir un libro: entretener, amar y odiar a los personajes, generar dudas… Es una obra en la que importa el qué, pero también el cómo.

5.¿Quiénes son los personajes y cómo son?

Lorenzo es el narrador, un personaje desnortado, depresivo, como consecuencia de un pasado hostil, de un presente plano y de un futuro incierto, que intenta salir de un pozo con la ayuda de un personaje muy peculiar: Ignacio. Una persona desconcertante pero entrañable (muy recomendable conocerla). A estos dos personajes principales se les une una misteriosa mujer, conocida y desconocida a la vez, repleta de secretos que Lorenzo se verá obligado a descubrir con la duda de hacer partícipe o no a su amigo Ignacio.

6.¿Qué temas tratas en el trasfondo de la obra?

La depresión, el amor incondicional y verdadero, el respeto y, sobre todo, la lealtad y la amistad.

7.¿Cómo ha sido esta experiencia literaria?

Para mí, maravillosa. El darles vida a unos personajes ha sido una experiencia inenarrable. Hoy, tiempo después de haber terminado la novela, los personajes, sobre todo Lorenzo e Ignacio, me acompañan. En ocasiones, parecen reales. Quizá lo sean. Espero que al lector también le deje cierta huella.

8.¿Qué has aprendido escribiendo este libro?

A observar, escuchar y reflexionar. En la sociedad actual, estos verbos los conjugamos poco y creo que son muy necesarios. Además, al crear personajes y conexiones entre ellos, me ha hecho profundizar, incluso cambiar mi idea sobre algunos conceptos, como el de lealtad y amistad.

9.¿A qué público van dirigidas tus obras?

No creo que vaya dirigida a un perfil muy definido. Está escrita con la idea de encontrar lo que a mí, como lector, me gustaría leer, es decir, una obra que entretenga, que intrigue, que despierte risas, que produzca lágrimas, que ames y odies a los personajes, que haga reflexionar y que te deje buen sabor de boca.

10.¿Cómo crees que ha sido tu evolución como escritor?

Creo que eso deberán juzgarlo los lectores.

11.¿Cuál ha sido el mayor reto a la hora de llevar a cabo este trabajo?

Superar mis fobias, mis prejuicios y mis miedos.

12.¿Te sirve algún método de escritura?

No sigo ningún patrón definido. Creo en la inspiración, aunque hay momentos que debes escribir sin que esta aparezca. Lo que sí tengo claro es que, si no me apetece escribir, no lo hago, espero a otro momento.

13.¿Qué te gustaría conseguir en el público lector?

Lo he comentado anteriormente. Me gustaría que llegasen a odiar o amar a los personajes, que cuando lean un capítulo necesiten leer el siguiente. Que la lectura no les resulte indiferente. Para lo bueno o para lo malo. Preferiría una mala crítica a la indiferencia.

14.Termina la fase: Caligrama es… 

Profesionalidad.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: Lo he vuelto a leer y me ha vuelto a encantar: La conjura de los necios.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Ulises de James Joyce.

UNA CANCIÓN O PIEZA MUSICAL COMO BANDA SONORA DE ESTA OBRA: Nunca el tiempo es perdido de Manolo García.

UNO DE TUS AUTORES PREFERIDOS: Antonio Muñoz Molina.

UNA DE TUS AUTORAS PREFERIDAS: Dolores Redondo.

UNA FRASE DEL LIBRO La duda: «Nos encontrábamos allí, cinco personas diferentes, pero con un denominador común: la vida que en momentos determinados había sacado todos sus tentáculos de crueldad y nos había abrazado con fuerza».

 

 

Deja una respuesta