ENTREVISTA A EDDIE FERRAIOLI

1.¿Cuándo comenzaste a escribir?

Comencé a escribir de niño cartas de amor a mi madre, que en aquellos momentos lo era todo en mi vida. Ya daba muestras de problemas de índole emocional tales como ansiedad generalizada, fobia social, depresión y ataques de pánico, condiciones que me avergonzaban al ver que los amigos de la infancia eran completamente «normales», y esta sensación me acompañó hasta los 52 años, día de mi «liberación». La escritura se convirtió en un mundo alterno al que vivía.

En mi caso la palabra comenzó a fluir en el 2002 y fluye como una hemorragia que a veces es difícil de dominar. En inglés se le llama el flow, ese estado mental en que se encuentra una persona creativa cuando todo sale bien y a borbotones.

2.¿Cómo surge Semillas amargas?

Aunque nací en Puerto Rico, mis abuelos paternos eran italianos, de los pueblos pobres de  Basilicata, al sur de Italia. Por el lado materno, mi abuelo era alemán aryano y mi abuela judía. La riqueza y las tragedias de ambos países fueron discutidas ampliamente en mi casa, así es que de pequeño sabía el bagaje cultural que me acompañaba. Siempre vagó por mi mente escribir de mis antepasados, pero una crisis emocional a temprana edad me robó la fluidez verbal necesaria para escribir.

3.¿Tuviste claro el contenido del libro o fue surgiendo a medida que escribías las páginas?

El tema de mi novela lo tuve muy claro. Escribiría sobre la emigración de mis abuelos a Puerto Rico en 1898 con el trasfondo de la Guerra Hispanoamericana. 

4.¿Qué temas pueblan el trasfondo de la obra?

Los temas son múltiples. El primero, la política y  la terrible colonización de Puerto Rico por parte de España, la política de los puertorriqueños ante un gobierno opresor, y la invasión de las fuerzas militares norteamericana. El segundo tema central que se desprende de la novela es el tema de la psicología, de la demencia precoz, la esquizofrenia, temas que me han perseguido a través de mis padecimientos, y los de mis familia paterna, tal como la bipolaridad. El  sincretismo religioso, la religión Yoruba versus el Catolicismo, el exorcismo católico versus el despojo de la santería. Un tema que me consterna es la pedofilia en la Iglesia, al cual hago una mordaz referencia, y la trata humana de niños y mujeres.

7.¿Qué te gustaría conseguir en el público lector?

Primero, que se adentre en este mundo de realismo mágico y que se sensibilice ante los temas que toca la novela, en especial los problemas emocionales que acarreamos y de los que nadie quiere hablar.

8.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Es una obra fascinante llena de magia y de historia, de psicología europea y santería caribeña, y el encuentro de estos dos mundos

9.Esta es tu segunda novela publicada. ¿Ha cambiado en algo la forma de afrontar el segundo libro?

Definitivamente. La crítica constructiva que recibí de los editores de Caligrama fue un momento trascendental en mi forma de escribir. Como no estudié literatura, estudié Psicología, las recomendaciones que me fueron hechas fueron muy bien recibidas por este escritor, y el resultado es que Semillas amargas fue escogido para competir por el Premio Talento de Caligrama.

10.¿Suele servirte algún método de trabajo a la hora de escribir?

Aparte de ser escritor, mi principal línea de trabajo es el de artista del vitral y del mosaico. Como el cerebro está dividido en dos hemisferios, durante el día acostumbro a trabajar las manualidades mientras la palabra descansa, y cuando me canso de expresarme a través de las manos recurro a la palabra, una combinación que me permite saltar de un campo al otro según me convenga.

11.¿Qué te resulta lo más fascinante y lo más difícil de escribir?

Cuando escribo, frente al papel, no deja de sorprenderme cómo siento que se abre el grifo de la palabra entremezclada con la imaginación, y me brotan tantas ideas… ¡Duermo con un papel y un lápiz al lado de mi mesa de noche por la cantidad de ideas que me llegan! Lo más difícil  de escribir es la cantidad de temas que me llegan cuando escribo y cómo hacer para mantener la novela en curso.

12.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de Semillas amargas?

Cuando finalmente se concretó el proceso de escribir Semillas amargas, circa 2015, yo era ajeno a las computadoras, y escribí la totalidad de la novela y las dos secuelas con bolígrafo y papel. Cuando una editora vio el resultado de esas 800 páginas escritas a mano, me dijo: «No conozco a nadie que escriba sus novelas en cursiva. Si tu novela es un éxito y te conviertes en un escritor famoso, estos papeles van a valer una fortuna para los arqueólogos de lo escrito».

13.Termina la fase: Caligrama es…

Caligrama es el arca que permitió la entrada de todo mi verbo y que ha permitido que esa palabra,  atrapada en mi isla rodeada de mar y tiburones, se transporte a todos los rincones del mundo.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: Dispara, Yo ya estoy muerto.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Todos los de Julia Navarro.

UNA CANCIÓN O PIEZA MUSICAL COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: Cinema Paradiso para la parte nostálgica y Carmina Burana para la confrontación naval de la novela.

UNO DE TUS AUTORES PREFERIDOS: Tolstói.

UNA DE TUS AUTORAS PREFERIDAS: Gioconda Belli.

UNA FRASE DE TU LIBRO SEMILLAS AMARGAS: «El hambre es violencia. Es una jauría de perros salvajes que todos los años devora a tres millones de niños». 

Deja una respuesta