ENTREVISTA A CARLOS DECKER-MOLINA

1.¿Cuándo te embarcaste en la aventura literaria?

Soy periodista, eso importa escribir, y el periodismo y la literatura son orillas del mismo río como dijo Manu Leguineche a quien conocí en Nicaragua. Por otro lado, tengo la necesidad de relatar historias, mi egoísmo no llega a silenciarlas.

2.¿Por qué escribes?

Es una pregunta recurrente no solo de ustedes, mis colegas, sino de los lectores. Escribo para vivir las vidas incompletas de mi propia vida que es lo mismo que exorcizar una obsesión.

3. …para no morir tanto es un libro de relatos que nace inspirado en el confinamiento durante la pandemia. ¿Qué te llevó a querer escribir sobre ello?

Yo mismo estaba cumpliendo, voluntariamente, la cuarentena en mi piso de Estocolmo. Pensé que la pandemia no debe matar el recuerdo, al transmitirlo en palabras aprisionas el tiempo y hasta devuelves la vida. Además, soy un afuerino (forastero) en Suecia y veo a ese país con otros ojos, aunque lo mismo me pasa cuando retorno a la Bolivia de mis orígenes, también soy el de afuera, esa ambivalencia la uso en mis trabajos literarios.

4.¿Cómo definiríais esta obra?

Como la crónica de la pandemia. Son 16 relatos que están hilvanados por dos hilos, el del viejo que sale a las calles a preguntar «¿hay alguien con vida?», y los recuerdos que emergen ante la muerte. Todo desastre provoca curiosidad, «¿quién fue realmente mi padre?». Además, mis personajes son como yo, afuerinos que tienen un pie en sus países y el otro en el país de acogida.

5.¿Qué personajes aparecen en tus cuentos?

Gente común, refugiados políticos o de guerra, inmigrantes que se asientan para construir el futuro y con la pandemia la memoria los lleva al pasado. Hay personajes tiernos, como la niña que se queda con su hermanito, es el más sueco de los relatos, o el de la niña siria que se hace enfermera y cuida a su protector.

6.¿Por qué escenarios se mueven los personajes?

Cada cuento tiene su propio escenario, pero hay un telón de fondo que los une y es la pandemia y su no pertenencia al país de acogida; aparecen sus fobias y también esas costumbres que debieron haber dejado en sus países de origen.

7.¿Cómo crees que nos ha cambiado la experiencia de la Covi-19?

Después de haber estado reporteando la guerra de Yugoslavia, la de Kosovo, particularmente, y haber estado en el Líbano, no soy optimista. Las catástrofes provocan la aparición del lado oscuro que todos tenemos. Para salvar la vida somos capaces de aceptar una dictadura político-militar. El último cuento que cierra mi libro es una distopía. Se llama Años después… es casi una advertencia.

8.¿Qué temas pueblan las páginas de este libro?

El amor prohibido, la mentira, la política, la guerra, la inmigración, pero hay un par de relatos que tienen humor.

9.¿Qué te gustaría conseguir en el público lector?

Hacer pensar. Mañana podemos vivir otra catástrofe sanitaria, militar o medioambiental.

10.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Me pides mucho, pero diría que es un libro que recuerda y advierte. No quiero compararme con Albert Camus que escribió La peste y dejó entre líneas el anuncio de una peste mayor, la del nazismo.

11.¿Cuál ha sido el mayor reto a la hora de escribir esta obra?

Alternar con mi mujer, porque «tu cabeza está poblada de tus personajes y no me ves».

12.¿Qué aspectos crees que definen tu estilo literario?

Como vengo del periodismo, pienso que me deslizo hacia la crónica, pero me salva García Márquez que dijo: «La crónica es una novela de la realidad».

13.¿Suele servirte algún método de trabajo a la hora de escribir?

Soy un gran «apuntador», poseo cientos de libretas de apuntes. Tengo una en mi bolsillo, copio diálogos en el bus y en el metro. Soy extremadamente disciplinado, comienzo a las 6 de la mañana sin agenda previa. Es la hora en surgen «mis brujas».

14.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de … para no morir tanto?

Mi hijo y su mujer se enfermaron a la Covid-19 y tienen un nene de un año y medio al que yo entretenía ―toco armónica de boca―, vía FaceTime, todas las mañanas; desayunábamos en línea mientras el pequeño tomaba su mamadera (biberón).

15.Termina la fase: Caligrama es…

Caligrama es profesionalidad, sinceridad, entereza, la casa que un escritor necesita.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: Un instante eterno – Filosofía de la longevidad del francés Pascal Bruckner, entre los ensayos y entre las novelas. Si te vieran mis ojos de Carlos Franz.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: El infinito en un junco de Irene Vallejo, lo compre en la Feria del Libro de Madrid.

UNA CANCIÓN O PIEZA MUSICAL COMO BANDA SONORA DE ESTA OBRA: Las cuatro estaciones de Vivaldi.

UNO DE TUS AUTORES PREFERIDOS: El rumano Mircea Castarescu.

UNA DE TUS AUTORAS PREFERIDAS: Almudena Grandes.

UNA FRASE DE DEL LIBRO …PARA NO MORIR TANTO: «¡¿Hay alguien con vida?!»

 

Esta entrada tiene un comentario

  1. Victor Hugo Carvajal

    Carlos Decker es un escritor ameno e interesante por sus experiencias en Bolivia y Suecia.

Deja una respuesta