ENTREVISTA A ARTURO GARCÍA CRISTIA

1.¿Cuándo tomaste conciencia de tu vocación literaria?

Cuando las manos no dejaban de dar forma a los dominantes pensamientos. Al descubrir la literatura como terapia de vida, testimonio divino y posibilidad de sustento.

2.¿Cómo surge Los sismos de un mexicano?

Surge de la necesidad de desahogar hechos y conceptos basados en la vida real, diseñados con extrema inteligencia por la élite del poder para perpetuarse, arremetiendo contra individuos de bien; de la intervención de Dios para hacer valer su voluntad.

3.¿Eliges los temas previamente o te van sorprendiendo a medida que construyes la trama?

Digamos que ambos casos. Lo verdaderamente sorprendente es que no todo está dicho en este mundo de tantos intelectuales; se requiere de pensamiento fresco, justo y atrevido.

4.¿Quiénes son los personajes principales y con qué características los has creado?

El personaje principal se encuentra en la portada, pero la historia se centra en la vida de una familia mexicana con problemas y situaciones que motivan el testimonio, la lucha y la fe. Son personas comunes, esforzándose cada día por hacer cosas extraordinarias en pro del ser humano, así como de sus sueños. Parte de lo escrito está por suceder.

5.¿En qué época y en qué escenarios transcurre la historia?

Durante la autoproclamada «cuarta transformación», en la que buenos priistas (del Partido Revolucionario Institucional) pierden su empleo y queda en descubierto una élite más afianzada que nunca, derrumbando así el hito del Presidente Andrés Manuel López Obrador de acabar con la mafia del poder. En todo caso, todos somos responsables de transformar en positivo y reconocemos a cada paso los milagros más inesperados para gloria del Señor.

6.¿Dónde encuentras la inspiración?

Es el instinto de supervivencia, no hay más. Para salir de la depresión después de perder mi empleo, porque estoy convencido que el Creador dijo: «por aquí», y hágase (con gusto) su voluntad. Seguramente tiene el propósito de hacer confesión, desenmascarar verdugos y mostrar cómo Él está ahí para el rescate.

7.¿Qué temas de la obra podrían estar ligados a la actualidad?

La corrupción, que se agazapa con piel de oveja en personas incrustadas en dependencias públicas, como la agencia fiscalizadora al servicio de las élites, lanzando información masiva sobre millonarios desvíos, pero sin realmente ser parte de la solución, por el contrario, contribuyendo a incrementar el problema. La necesidad de incluir a Cristo en nuestras vidas sin recato, para reconstruir nuestro humanismo a través también de propuestas ciudadanas autofinanciadas que podrán alcanzar ―cuando Él o los lectores indicados lo abanderen― rango legislativo para el bien colectivo.

8.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Diría que es una perspectiva diferente de lo que lanzan los medios masivos de comunicación auspiciados por el poder de turno, o aún cuando están diametralmente opuestos y se enfrascan en batallas infructuosas. Estas son situaciones que acontecen en las dependencias de gobierno y muestran el impacto en una familia común, así como ideas y propuestas que buscan abrirse paso para fortalecimiento tanto del marco jurídico como de la justicia divina. 

9.¿Qué aspectos de la trama y del estilo narrativo crees que podrían enganchar al lector?

El lector se enganchará sea por curiosidad, morbo, o para enriquecer su acervo y fortalecer su crítica. Algunos encontrarán interesante el «otro lado de la moneda» presente en la ruralidad de los personajes, sus experiencias y circunstancias de vida. Habrá enfado en muchos, regocijo y, al menos, reflexión en otros, fruto de toda idea independiente que nace del corazón, la experiencia y los deseos de trascender.

10.¿Sigues algún método de escritura?

Sigo al sentimiento, lo vinculo con la experiencia y las posibilidades para que el discurso nacional cambie por la prevención de la corrupción, y pugno porque las agencias fiscalizadoras atajen antes de que consuman los actos. Si la propuesta de un simple mortal se eleva a rango constitucional, el dinero público erogado a tanta estructura fiscal podrá rendir mejores frutos.

11.¿Qué aspectos de tu vida te han podido marcar como escritor?

Mi etapa como lector todos estos años, de la aspiración de ser un nuevo escritor de época, pero sobre todo, el sueño de interpretar «trivialidades» aparentemente ocultas para la sociedad, quizá más sabidas y utilizadas para el beneficio de unos pocos. Que mis aspiraciones sean punto de partida para organizar cambios sustanciales en la conciencia colectiva.

12.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de Los sismos de un mexicano?

Es posible que el individuo no se cree ni se destruya, solo se transforme. Escribo estas líneas desde mi móvil, en una larga fila de mercado para abastecer mi tienda. Así, el libro fue concebido en los lugares y momentos más insospechados, justo cuando la energía me envolvía en una enorme burbuja, tan en medio de todo y tan ensimismado que brotaban las letras a «borbotones». Le pido disculpa a mi estudio, con escritorio de madera fina, y la vista hacia la cortina de bambú, por no haberle sacado el provecho suficiente, a pesar de haber invertido tanto en él. 

13.¿Cómo valoras el proceso de edición?

Esta ha sido la experiencia de un novato intentando jugar en ligas mayores, que siente que abriga esperanzas de que todo su esfuerzo tenga su recompensa. 

14.Termina la fase: Caligrama es… Oportunidad, tecnología, posibilidad.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: El alquimista.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: El mercader de caballos.

UNA CANCIÓN COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: Huapango, de José Pablo Montoya.

UN AUTOR QUE TE HAYA INSPIRADO: Paolo Cohelo.

UNA AUTORA QUE TE HAYA INSPIRADO: Elena Poniatowska.

UNA FRASE DEL LIBRO LOS SISMOS DE UN MEXICANO: «Las piezas de un derrumbe pueden servir para una grandiosa edificación».

Deja una respuesta