ENTREVISTA A ANNA HERNÁNDEZ

1.¿Cuándo quisiste emprender la aventura literaria?

Desde que descubrí la obra del escritor sueco Henning Mankell quise conocer Suecia, el escenario donde se desarrollan las tramas de su personaje, el inspector Kurt Wallander. Empecé a viajar al país escandinavo y me enamoré del país, de Escandinavia, de sus gentes, de su escasa luz, de su misterio… En ese ambiente de novela se apoderó de mí una especie de espíritu literario nórdico y mis propios personajes me pidieron que los convirtiera en palabras, así que eso hice. Escribí y publiqué mi primera novela, La mecedora. Luego esta, La luna sobre los molinos.

2.¿Por qué escribes?

Principalmente porque se lo debo a uno de mis personajes, Mykola Solonenko. No es sueco. Va mucho más allá de cualquier frontera terrenal.

3.Has escrito la novela La luna sobre los molinos. ¿Cómo ha sido esta experiencia literaria?

He disfrutado y he sufrido con ella. He trabajado mucho. He repasado mucho ese trabajo. He leído tantas veces el manuscrito que casi podría recitarlo de memoria. Solonenko podría hacerlo.

4.¿Cómo definirías este libro?

Una novela sobre el acecho en un ambiente de intrigas, alianzas y conspiraciones, donde resultará un reto discernir quién fue quién en el pasado, quién es quién en el presente y quién será quién en el futuro. El lector tendrá difícil saber quién está con quién y quién contra quién porque nada es lo que parece.

5.Una cárcel, muchos secretos, una inspectora, ¿en qué te inspiras para la trama y sus componentes?

Evidentemente en la realidad. Creo que mi capacidad de crear es mínima. Observo la realidad, ella me habla y yo simplemente trascribo lo que me dice. Estuve en una cárcel «casi» como Framtiden.

6.¿Quiénes son los personajes y con qué características los has creado?

Hay muchísimos personajes en La luna sobre los molinos. Unos se ven, otros se esconden, algunos se disfrazan, incluso hay quienes se camuflan… ¡Ojo! La identidad de todos es un juego poliédrico de personalidades. Aquí cinco ejemplos de personaje y característica principal con la que se vincula: Mykola Solonenko, liderazgo. Bagrat, maestría. Inspectora Elena Rius, reseteo. Inspector Nils Åkerman, intuición. Comisario Lars Nyman, frustración. Editora Carolina Pallás, fantasía. Myroslava Demchuk, emprendimiento.

7.¿En qué escenarios transcurre la trama?

El presente principalmente transcurre en Suecia: Estocolmo (capital), Gotemburgo (costa oeste) y Skellefteå (costa noreste). El peso del pasado se vive en Georgia, Abjasia, Ucrania y España. Una cárcel, una comisaría, varios apartamentos y casas, hoteles, un restaurante, una buhardilla, un búnker, un coche… En cualquiera de estos escenarios se piensa y se actúa al límite.

8.¿Qué temas pueblan el trasfondo de la obra?

La obra es muy actual por la lamentable invasión que Rusia ha perpetrado en Ucrania. En La luna sobre los molinos hay un trasfondo político importante que habla de la encarnizada lucha de poder entre Rusia y occidente. La guerra del gas, la del espionaje, la de los nacionalismos alimentados que conducen a guerras fratricidas… Todo ello es intrínseco a la biografía de los personajes. Además, como en cualquier trama negra, encontraremos temas delictivos: asesinatos, abusos sexuales, conspiraciones… Y como en cualquier trama de novela, temas conflictivos: ambiciones, sentimientos extremos, amor, odio, celos… ¿Qué hay de diferente entonces? Una ambigüedad que puede llegar a justificar el mal poniendo a prueba la ética y la moral del lector.

9.¿Qué lugar ocupa la literatura en tu día a día?

En mi cabeza, todo. En mi corazón, más. En mi acción, lo que mi trabajo y mi agenda me permiten. Hoy, por ejemplo, desayuné con El idiota, de Dostoyevsky. Y tomando un té con unas amigas, construí la escena de una persona en decadencia al observar a la mujer ebria que teníamos en la mesa de al lado. Vomitó en un cubo en medio del local ante el asco de casi todos y la compasión de unos pocos. Esa mujer, sus vómitos, el asco y la compasión son pura literatura para mí. Busco literatura, no solo de la que se lee o se escribe sino de la que te brinda la vida. Es la mejor…

10.¿En qué medida bebe la literatura del periodismo, tu profesión, y viceversa?

Pues no sé bien. No todos los periodistas son escritores ni todos los escritores son periodistas. Yo no me siento ni una cosa ni la otra. Siempre he contado historias mucho antes de mi profesión. De pequeña a mis muñecos. De adolescente a mi sobrino. De joven a mi hija. De adulta a mi público. De mayor a mi maitea… Un periodista observa, investiga, estudia, pregunta y cuenta. Un escritor casi hace lo mismo. Es como actúo yo en mi doble faceta. Eso me da oficio. Pero mis muñecos, mi sobrino, mi hija, mi público, mi maitea… ellos son mi escuela y nutren todo cuanto hago.

11.¿Tienes algún método de escritura?

Sí. Sentarme disciplinadamente delante de mi ordenador de mesa. Abrir el Word. Escoger letra Arial y texto justificado y teclear rodeada de la información recopilada, en compañía de mi móvil. ¡Que nunca me falte el móvil! En él está WhatsApp para hacer preguntas a mis fuentes. De él salen sus respuestas y otra cosa muy valiosa para mí: las alertas informativas. Soy una escritora conectada, sí. Y no pierdo la concentración. Tal cual. No lo recomiendo. Piensas a mil en mil cosas. Pero… así soy yo.

12.¿Cómo definirías tu estilo literario?

Directo y sencillo en la forma. Sugerente y reflexivo en el fondo. Controvertido en forma y fondo. Persigo cuestionar cualquier planteamiento con interrogantes chirriantes y poderosas.

13.¿Qué te gustaría conseguir en el público lector?

Que se enganche a las historias que cuento. Que vaya más allá de lo que escribo. Que descubra rincones en los que jamás reparó. Que despierte un sexto sentido para detectar lo que hay bajo lo que se ve o, mejor dicho, lo que nos enseñan… Hay muchas realidades paralelas. 

14.¿Cuál es tu sueño en la literatura?

¿Seguir escribiendo? ¿Que se lean mis novelas y que entusiasmen al público? ¿Ser superventas? Todo eso estaría muy bien, sí. Pero no, no es mi sueño. No tengo sueños. Tuve uno y se cumplió. Punto.

15.Termina la frase: Caligrama es…

Una nueva fase en mi proyecto literario.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: Un paseo literario por calles de Murcia, de Paco López Mengual.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Las mil y una noches

UNA CANCIÓN O PIEZA MUSICAL COMO BANDA SONORA DE ESTA OBRA: ¿Una? Imposible… Post malone – Circles. Run away, but we’re running in circles (Huye, pero estamos corriendo en círculos). Run away, run away, run away (Huye, huye, huye)…

UNO DE TUS AUTORES PREFERIDOS: Henning Mankell.

UNA DE TUS AUTORAS PREFERIDAS: Åsa Larsson.

Y un autor y una autora juntos, el matrimonio Maj Sjöwall y Per Wahlöö.

UNA FRASE DEL LIBRO LA LUNA SOBRE LOS MOLINOS: ¿Una? Imposible: «Instálate en el enigma. Acomódate en el desasosiego. Es como vivo yo: un fugitivo. Deambulo huyendo de lo que hice y de lo que prometí. Deambulo huyendo hasta de mí. La paz no es posible para los que deberíamos estar en el infierno. De momento no iré. Tengo trabajo pendiente en dos mundos. Y en el limbo…»

 

Deja una respuesta