ENTREVISTA A ANDRÉS MONTERO

  1. ¿Por qué escribes?

Escribo por lo mismo que otros pintan, esculpen o filman películas: para expresar y comunicar sentimientos y pensamientos, para provocar emociones y reflexiones en el otro.

2. ¿Qué has querido transmitir con tu libro?

Con Ateos que creen en Dios pretendo transmitir que todos llevamos dentro, prácticamente de serie, un sentimiento espiritual de transcendencia, una necesidad de sentido para la vida y la existencia, una idea de Dios. Si a ese sentimiento lo despojamos de artificios culturales, nos queda una sensación que nos cuesta poner en palabras… el libro intenta proporcionarnos esas palabras. 

3. Muchos empiezan a escribir y nunca acaban su libro. ¿Qué consejo les darías? Va, dinos ese truco secreto…

El truco es entender que un libro no tiene final, que no se acaba nunca, que se escribe cada vez que es leído por otra persona, persona que es realmente quien acaba escribiendo el libro. Por tanto, la escritura hay que tomársela sin intenciones de acabar nada…  simplemente intentando expresar lo que el escritor lleva dentro y dejando fluir hasta que considere que está listo para ser comunicado. 

4. ¿Qué te animó a publicar?

Precisamente lo que mencionaba: un libro no queda escrito hasta que otra persona lo lee, de manera que escritor y lector acaban componiendo el libro, la obra final. Con esta concepción, un libro no está finalizado hasta que un lector lo interioriza con su lectura, de manera que con un libro redactado por un autor salen decenas, miles de versiones de un libro, cada una interiorizada de una manera personal por cada lector. Publicar es el camino necesario para llegar a más lectores y, por tanto, componer más versiones distintas del mismo libro.

5. ¿Qué sabías de la autoedición antes de publicar?

De la autoedición sabía lo mismo que sé ahora: que es un concepto comercial. Presiento que la palabra “autoedición” es un término acuñado con un sesgo de intereses económicos, en cierto modo connotado peyorativamente. Esa connotación carga el término negativamente para transmitir la impresión de que las editoriales tradicionales son las que “realmente editan” libros, y por tanto el resto de ediciones fuera de ese control de los procesos tradicionales de edición son, por decirlo de alguna forma, “ediciones de segunda categoría” que están en “otro mercado”, un mercado subsidiario. Y luego está una determinada connotación positiva, asociada a empresas como Caligrama, que traslada a los autores la idea que pueden “autopublicarse”, llegar a los lectores e incluso aspirar a que las “editoriales tradicionales” se fijen en ellos.

En realidad, si retiramos esas connotaciones y el propio término interesado de “autoedición” lo que nos queda es la edición de libros, un proceso en donde hay que invertir una determinada cantidad de recursos en convertir en un producto de venta (un libro) una obra manuscrita; en ese proceso, los recursos pueden ser invertidos por una editorial en función de sus intereses comerciales, por el propio autor que decide y puede invertir en sí mismo o por una combinación de distintas inversiones (de una editorial, del autor y de otras fuentes): al final lo que queda es siempre lo mismo, un obra literaria convertida en soporte-libro con distintos procedimientos para comercializarlo.

6. ¿Qué has aprendido?

Que un soporte-libro destinado al mercado de consumo es el resultado del trabajo ilusionado de muchas personas.

7. ¿Qué sentiste al recibir la primera copia de tu libro?

Que tenía entre las manos una obra que debía regalarle a alguien a quien amar.

8. ¿Animarías a otros a seguir tu ejemplo?

Todos somos capaces de expresar emociones, ideas, sentimientos; y la mayoría tiene necesidad de hacerlo. Animaría a todos los que sientan que tienen algo que comunicar a que elijan una vía de expresión y lo hagan, ya sea un libro, una acuarela o el sonido de una flauta travesera.

9. ¿Por qué escogiste Caligrama para publicar tu libro?

Porque es una editorial que proporciona a los autores la capacidad de dedicar recursos propios a la edición de su obra para comercializarla.

10. Para finalizar, termina la frase: Caligrama es…

Un sello de edición y comercialización de libros inteligentemente diseñado para ocupar un nicho de mercado: el de autores que invierten en sí mismos.

11. Cuéntanos alguna anécdota relacionada con tu experiencia como autor

Uno de los primeros lectores de Ateos que creen en Dios me dijo: “mi mujer se lo ha leído y lo tiene encima de la mesa del salón… nunca he sido creyente, siempre me he considerado agnóstico o incluso ateo… pero me lo estoy leyendo… poco a poco… de vez en cuando lo cojo, leo alguna estrofa y me quedo pensando… lo dejo de nuevo en su sitio, para volver en otro momento a retomarlo”.

Pregunta ráfaga

UN LIBRO PARA INSPIRARSE: La Voz de las Cosas de Marguerite Yourcenar

UN AUTOR PARA SEGUIR: Hans Küng y Joseph Ratzinger

UNA LIBRERÍA DONDE PERDERSE: Livraria Lello, Oporto, Portugal

UN LUGAR PARA SOÑAR: La persona a quien amas

UN PERSONAJE QUE OJALÁ FUERA REAL: Dios

UNA FRASE INOLVIDABLE: “Tu ego extiende cheques que tu bolsillo no puede pagar”, de la pelicula “Top Gun”.

Deja un comentario

Cerrar menú
×
×

Carrito