ENTREVISTA A AMÉRICO RAMÍREZ

1.¿Cuándo comenzaste a escribir?

En mi juventud la escritura fue una aliada muy efectiva en la conquista y el disfrute de esos nuevos amores. También, como venezolano, me permitió algunas veces levantar mi voz ante la difícil situación de mi país a través escritos a la prensa, antes de su censura.

Pero el exilio, sin ninguna duda, me atrapó definitivamente en este mundo, con mis relatos semanales Historias de drivers hasta crear Demoliendo la casa de los sueños.

2.¿Cómo surge Demoliendo la casa de los sueños?

Surgió cuando mis ganas de escribir decidieron cobrar una deuda pendiente a mi memoria para transformar a través de la ficción algunas vivencias. Hoy mi memoria ya no debe tanto.

3.Cuentas con un enorme abanico de personajes diferentes. ¿Cómo ha sido el proceso de creación de los protagonistas?

Fue un proceso poco complicado, el hecho de que la historia provenga de una base familiar hizo que la creación de los personajes protagónicos fluyeran del mismo parentesco, desde sus afectos y por supuesto desde sus desencuentros. A Antonio y Gonzalo Domínguez les une uno de los vínculos más legítimos que existen: la hermandad, pero el crecer abre entre ellos grietas difíciles de reparar.

A los hermanos Domínguez también les definen y aportan como personajes una cantidad de figuras femeninas fuertes y enigmáticas tales como: Cristina, Cruz, Bianca, Paola.

4.¿Tuviste claro el contenido del libro o fue surgiendo a medida que escribías las páginas?

Si, lo tuve claro, había un mapa dentro de mi cabeza, pero también sucedió que a medida que me internaba en el terreno de la escritura supe que el mapa no era igual al territorio. Los aportes escondidos mientras escribía fueron valiosos, atrevidos y, sobre todo, necesarios para obtener el resultado deseado.

5.¿Qué cara de Venezuela has querido mostrar en el libro?

La cara del contraste entre el bendito y añorado antes y la maldición del ahora, pero, sobre todo, aprovecho para asomar a través de un drama familiar a los principales responsables históricos de nuestra desgracia republicana. Los militares.

6. Ahora vives en Florida. ¿Cómo se ve Venezuela desde la distancia?

A una Venezuela sobreviviendo dentro de una inquieta ambigüedad.

Maltratada, pero aún hermosa.

Secuestrada, pero condenada a ser libre.

Traicionada por todos, pero dispuesta a volver a confiar.

Preguntándome todos los días si el no estar allá trae consigo el desarraigo, pero al escuchar a alguien como tu decir: «Epa chamo, ¿cómo está la vaina?», sabes que nunca dejarás de ser un venezolano más.  

Así se ve.

7.¿Qué temas pueblan el trasfondo de la obra?

Los descubrimientos que trae consigo la juventud, la fuerza indomable de los sentimientos, que el crecer puede doler.  

8.¿Cuál ha sido el mayor reto a la hora de escribir esta novela?

El asumir que estaba ejerciendo, a través de cada capítulo terminado, el oficio de  escritor.  

9.¿Qué te gustaría conseguir en el público lector?

El atrevimiento a leer nuevas plumas. 

Me sorprende gratamente cómo hay tanta gente publicando libros; estos fueron primero lectores con vocación de emprendimiento, esa rueda debe seguir girando.  

10.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Te prometo que cuando lo leas conseguirás aunque sea una frase donde te verás reflejado.

 11.¿Sueles servirte de algún método de trabajo a la hora de escribir?

Más que un método, creo precisar de algunas condiciones como: Absoluta soledad, divorciarme del tiempo, conseguir una canción que me sirva de banda sonora de lo que voy a escribir.

12.¿Qué te resulta lo más fascinante y lo más difícil de escribir?

Cuando logras que la realidad tenga el asombro de la ficción y lo ficticio cobre la autenticidad de un hecho. Eso es mágico.

Sí hubo cosas difíciles, lo fascinante lo eclipsó.

13.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de Demoliendo la casa de los sueños?

Cuando escribía los momentos más cumbres y conflictivos de la novela fue imposible no internalizarlos. Una noche mi esposa observó en mi cara molestia y tristeza y me dijo: «La idea es que disfrutes de hacer tu libro, no que lo pases mal». Entonces le contesté: «Si vivo estas molestias quiere decir que realmente lo estoy disfrutando».

14.Termina la frase: Caligrama es…

Camino.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: Un recorrido en el río

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Los abismos de Pilar Quintana. 

UNA CANCIÓN O PIEZA MUSICAL COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: Cada vez que te digo adiós de la banda Enanitos verdes.

UNO DE TUS AUTORES PREFERIDOS: Jaime Bayly.

UNA DE TUS AUTORAS PREFERIDAS: Isabel Allende. 

UNA FRASE DE TU LIBRO DEMOLIENDO LA CASA DE LOS SUEÑOS:

«Entendí en ese momento que Paola estaría haciendo el amor con el propio amor y a la vez con la libertad. Yo sería el instrumento del primero y el paisaje nocturno sería su otro amante. Acepté compartirla con la noche, la noche accedió a compartirla conmigo».

Deja una respuesta