ENTREVISTA A AMELIA BENNET

1.¿Cuándo comenzaste a escribir?

Empecé tarde, con 32 años. Antes, había escrito algún artículo, pero relacionado con la psicología. Y, de repente, una tarde de agosto hace cuatro años me dio por abrir el ordenador y empezar a escribir. No sabría deciros por qué, simplemente, ocurrió. Sinceramente, nunca me había planteado escribir. Pero, a lo mejor, es un paso natural para los que devoramos libros desde pequeños. Y esto se lo tengo que agradecer a mi madre. Siempre tenía un libro en la mano, y en mi afán por parecerme a ella, empecé a leer. Así que, si hoy estoy aquí contestando esta entrevista, es gracias a ella.

2.¿Por qué escribes?

Es una terapia fantástica para sacar lo que tienes dentro. Te enseña aspectos de ti que no hubieras descubierto de otra forma. Te da la oportunidad de escapar cuando la realidad se vuelve demasiado insípida. Escribir, para mí, es un viaje excitante que nunca acaba.

3.¿Cómo surge La quinta norma?

Surge a raíz de una gran decepción que me generó sentimientos muy negativos, y el libro se convirtió en la caja donde proyectar y guardar esos sentimientos: el rencor, la frustración, el odio, la ira… tenía que sacarlos de mí y gestionarlos. La quinta norma me dio la oportunidad de hacerlo. 

El libro tenía un objetivo, que no era publicar, sino cerrar heridas. Pero los personajes decidieron cobrar vida propia y mi objetivo les dio exactamente igual. Pedían atención, toda mi atención, y centrarme en ellos hizo que las heridas cicatrizaran por sí solas. Eran la voz de la razón que me gritaba que dejara de regodearme en mi propio dolor, que dejara de victimizarme, que saliera a la calle con la cabeza alta. Me dieron una buena paliza, pero espabilé. 

4.En el libro, un grupo de amigos deberán enfrentarse a quienes quieren acabar con la raza humana, ¿quiénes son y cómo son los protagonistas?

Los protagonistas son personas normales y corrientes que ante el nuevo mundo al que se tienen que enfrentar descubren cualidades en sí mismos que nunca sospecharon que tenían. El ser humano es un animal excepcional, pero estamos demasiado domesticados. No sabemos de lo que somos capaces hasta que nos enfrentamos a la tormenta. Los rottens —personas infectadas— son la tormenta. Representan la oscuridad, lo peor del ser humano, sus instintos más bajos, ese lado malo que todos tenemos. 

5.¿En qué época y escenarios se mueven los personajes?

La trama transcurre en la actualidad y, principalmente, en el Puerto de Santa María y la Sierra de Grazalema. Cádiz es mágico y me pareció el mejor escenario para esta novela.

6.Los protagonistas descubren que la mentira es un gran peligro. ¿Es la mentira una de las grandes lacras en el mundo actual?

Por supuesto. La mentira es, también, una pandemia. Se extiende sin control y, una vez que te infecta, no hay cura. Existen diferentes tipos. Un ejemplo, es la vida siempre fantástica que proyectamos en las redes sociales, que tiene más de ficción que de realidad. 

Y luego está la mentira que se utiliza para manipular, para conseguir lo que se quiere, con fines aún más reprochables. Esta puede destruir la vida de la persona a la que va dirigida, convertir su día a día en una pesadilla que la obliga a confinarse para huir de esas miradas reprobatorias e inquisitivas por algo que no ha hecho. No importa que te defiendas, siempre habrá alguien que crea esa mentira sobre ti. Es una lápida de la que es muy difícil desprenderse. Una letra escarlata grabada a fuego en tu pecho. Como digo en el libro: «La mentira, como la herida de una espada, deja una cicatriz eterna en la piel que hiere.»

7.¿Qué temas pueblan el trasfondo de la obra?

La lealtad, el egoísmo, la compasión, que los actos tienen consecuencias… Abrir los ojos y mirar al mundo, creemos tenerlo muy visto, pero todavía tiene mucho que enseñarnos. 

8.¿Cuál ha sido el mayor reto a la hora de escribir esta novela?

Poner un filtro a la realidad. Es una novela muy personal, a veces ponía demasiado de mí y la trama perdía calidad e intensidad. Vamos, que se volvía una historia deprimente.

También me ha costado bastante dejar de corregirla una vez terminada. He perdido la cuenta de las veces que la he releído, y siempre encontré algo que mejorar. Tuve que obligarme a dejar de retocarla, porque si no estaría todavía sin publicar. Y no la he vuelto a leer porque estoy segura de que encontraría algo que cambiar. Para mí, siempre estará inacabada.

9.¿Qué es lo que más te gusta de la literatura de ciencia ficción?

Todo. La posibilidad de crear y viajar a otros mundos, a otras realidades, es como tener un tren en casa que te lleva a donde tú le pidas. Te permite sumergirte en emociones y sentimientos que la realidad, por ser real, no te puede dar. Me encanta hacerme la pregunta: «¿Qué pasaría si…?». Y mi imaginación se convierte en una niña pequeña con sobredosis de azúcar. 

10.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Es una novela muy fácil de leer con la que te reirás, llorarás y, también, dependiendo de cómo seas, pasarás un poquito de miedo. 

11.¿Suele servirte algún método de trabajo a la hora de escribir?

No es algo fijo, pero suelo escribir por las mañanas. Normalmente entre cuatro y ocho horas, no más. Todo lo que escribo más allá de las ocho horas lo borro al día siguiente. A veces escribo directamente a ordenador, otras, primero a boli. Hago un esquema de cada capítulo que luego desarrollo, aunque las exigencias de los personajes me han hecho cambiar muchas veces estos esquemas. Lo que siempre tengo claro es el final. A no ser que el protagonista de turno no esté de acuerdo, entonces tenemos un pequeño rifirrafe. 

12.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de La quinta norma?

No siempre se tituló La Quinta Norma. Al principio era Mañana será otro día, pero mi hermano me dijo que se parecía demasiado al título de una de las películas de James Bond, así que, lo cambié.

También, muchos de los diálogos e ideas para la trama me vinieron en los momentos más insospechados: mientras me lavaba los dientes, en mitad de una reunión y momentos aún más extraños. Aprendí que siempre tienes que llevar un cuaderno y un boli, la inspiración llega cuando menos te lo esperas, y así evitas las miradas asesinas del camarero por gastar todas las servilletas de la mesa.

Otra anécdota es que estuve a punto de no publicarlo. Aunque pueda parecer lo contrario, el libro lo empecé mucho antes de la pandemia que estamos viviendo. Pero llegó un punto, con el libro prácticamente terminado, en el que la realidad empezó a parecerse demasiado a la trama y me planteé no publicarlo. Cambiarlo, no podía. O lo publicaba o lo dejaba muerto de risa en el servidor. Un amigo me preguntó si no estaría utilizando la pandemia para esconder mi miedo a publicar…, maldito Pepito Grillo, tenía parte de razón.

13.Termina la fase: Caligrama es…

El faro que guía a los que nos subimos por primera vez en el barco de las letras.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: Primera tumba a la derecha de Darynda Jones.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Segunda tumba a la izquierda de Darynda Jones.

UNA CANCIÓN O PIEZA MUSICAL COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: For You de Angus & Julia Stone.

UN AUTOR PREFERIDO: José Luis Corral.

UNA AUTORA PREFERIDA: Philippa Gregory.

UNA FRASE DE TU LIBRO LA QUINTA NORMA: Cuando la protagonista, refiriéndose a ella misma, dice: «No es tener buen corazón, es ser egoísta». Creo que esta frase dice mucho de su personalidad y de cómo se desarrollará a lo largo de la trama.

Deja una respuesta