ENTREVISTA A ALBERTO RUEDA

1.Eres ingeniero de datos. ¿Qué te llevó a querer ser escritor?

La necesidad de dar salida a todas esas historias que se acumulan en la cabeza y que difícilmente se pueden expresar en el lenguaje de las máquinas. Una necesidad creativa pero también de comunicación; me gusta verlo como un medio para transmitir un mensaje cifrado a un receptor. Es algo que me ha acompañado toda la vida, pues desde niño ya escribía pequeños libros en cuadernos de espiral, aunque, obviamente, por entonces solo me movía la primera de las premisas.

2.¿Por qué escribes?

Porque es como mejor puedo plasmar mis inquietudes. Luego hay que añadir otras motivaciones que van surgiendo y variando con los años y las circunstancias. Por ejemplo, cuando descubres que escribir te ayuda a conectar contigo mismo y a conocerte a otros niveles, o como durante el confinamiento, cuando te das cuenta de que hacerlo es un salvavidas mental.

3.¿Cómo surge la historia del libro La flor de Mytherim?

Parte de la idea de regresar al género fantástico y crear una aventura épica en un mundo nuevo por explorar. Ese contexto, además de permitirme infinitas posibilidades creativas también me permitía plasmar mis preocupaciones respecto al mundo actual, y creo que el lector va a encontrar en él muchos planos bajo la historia sobre los que poder reflexionar.

4.¿Quiénes son los personajes principales?

Tenemos a Parcos, un zahorí que llega a Mytherim con la misión de encontrar pozos de agua y que se ve envuelto en una serie de acontecimientos que desencadenan el hilo principal. Junto a él viajan, entre otros, Myn, un niño huérfano que trabaja en la mina, y Elisandra, una chica resuelta y aventurera inmersa en una misión que podría cambiar el mundo. En el lado oscuro se posiciona el pontífice Ram-Kurk, actual guardián de la flor inmortal, y un tenebroso personaje que se mueve en las sombras y cuyo único objetivo es el de dar caza al pobre zahorí.

5.¿Por qué escenarios transitan los personajes?

La acción se desarrolla en Samtaria, el mayor continente de un mundo yermo y arenoso conocido hoy en día como Desertia. Los personajes realizan un viaje por todo el continente que los llevará desde Mytherim, la capital, hasta más allá de Thelenia, en el extremo opuesto del mismo.

6.¿Qué temas tratas en el libro?

Por un lado se trata el tema religioso y social en ese mundo inventado pero, como decía antes, de un modo muy extrapolable a nuestros días. Luego nunca podría escribir una novela sin darle algún tipo de enfoque al amor y a la amistad, salpicados siempre con traiciones, ambición y unas pinceladas de psicopatía.

7.¿Qué es lo que más te motiva del género fantástico?

Para mí el género fantástico es la puerta de entrada y salida a nuestros sueños, a la imaginación, a ese niño interior que nunca termina de envejecer. Es una forma de evadirse temporalmente de los problemas, necesaria y reparadora. Y para un contador de historias, constituye una especie de paleta de infinitos colores con los que pintar.

8.¿Qué debe tener una buena novela para llegar al público?

Para llegar a manos de la gente, sea buena o sea mala, una novela necesita marketing. Una vez allí, para llegar a sus corazones necesita generar empatía, que quien lo termine piense: «Yo estoy entre las personas que han leído este libro» y se sienta especial por ello. En términos más tangibles, me despierta curiosidad saber cuál sería el ingrediente secreto para conseguirlo.

9.Has escrito varios libros. ¿Cómo ha sido tu evolución como escritor?

Yo creo que, como cualquier otra actividad, la escritura va sujeta a un aprendizaje continuado. Hablando de la forma, de un libro a otro trato de usar un estilo más fluido, estructuras mejor construidas, un mayor vocabulario… Y desde el punto de vista del contenido, voy buscando mejores diálogos, personajes más definidos, o descripciones más eficaces. Y luego está la esencia de la obra, que no pienso que haya cambiado mucho desde aquel Orissa, pues siempre he tratado de transmitir mensajes interesantes y sinceros.

10.¿Tienes algún método para escribir?

De todas las semillas que flotan en mi cabeza, evalúo cuáles tienen suficiente potencial como para dar lugar a una novela y escojo la que más me motive en ese momento. Para escribirlas me siento con el portátil en soledad absoluta, a veces en el sofá o frente a la mesa y, otras veces, en el suelo. Casi todas las ideas las capturo y las desarrollo mientras escribo, aunque muchas de ellas me asaltan en los momentos más inesperados, como al volante o fregando los platos. Lo que sí es fundamental es la disciplina de trabajo, dedicarle la máxima atención y, en la medida de lo posible, escribir todos los días.

11.¿Cuál ha sido el mayor reto a la hora de escribir esta obra?

Encontrar la originalidad. Que la historia fuese fresca e interesante en todo momento. También, al tratarse de un mundo ficticio y completamente nuevo, se necesitan continentes, ciudades, civilizaciones con su propia historia, sus guerras, sus religiones, sus dioses, sus leyendas… Todo eso conlleva una arquitectura importante y muchos nombres nuevos que tienen que sonar atrayentes.

12.¿Cómo definirías tu estilo literario?

Busco que la lectura sea en todo momento fluida y que el texto tenga incluso cierta musicalidad, huyendo de la prosa demasiado rimbombante o descriptiva. También suelo en mis novelas entrelazar varias tramas que se resuelven poco antes de llegar a un final inesperado. Aunque la temática de todos mis libros es diferente, el estilo empleado pienso que es homogéneo y fácilmente reconocible.

13.¿Qué te gustaría conseguir en el público lector?

Que se entretenga, se divierta y se sorprenda.

14.Termina la frase: Caligrama es…

Una editorial muy profesional con grandes medios y gente cualificada.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: El libro de mi destino, de Parinoush Saniee.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: Las puertas de piedra, de Patrick Rothfuss.

UNA CANCIÓN O PIEZA MUSICAL COMO BANDA SONORA DE ESTA OBRA: Ommadawn, de Mike Oldfield.

UNO DE TUS AUTORES PREFERIDOS: Terry Pratchett.

UNA DE TUS AUTORAS PREFERIDAS: Isabel Allende.

UNA FRASE DE DEL LIBRO LA FLOR DE MYTHERIM: «¿Qué pasaría si esa reliquia en vida ya no fuera única y hubiese más flores ajenas a la influencia del poder? ¿Qué pasaría si los creyentes dejasen de verla como la prueba irrefutable de la existencia de su dios? ¿Y si la gente empezase a cuestionar a los guardianes de su fe?».

 

Deja una respuesta