ENTREVISTA A A. J. USSÍA

1.¿Cuándo y por qué comenzaste a escribir?

No sitúo lo primero, quizás fuera una columna sobre La Feria del Libro de Madrid,  que publicó la Revista Época en 1993. Pero también recuerdo escribir miniobras de teatro y poemas de niño, que trataba de vender en el salón de mis padres.

2.¿Cómo surge Cuento del norte?

Creo que ha sido un viaje muy placentero, especialmente para mí, y aúna las tres cosas que más me atraen: el norte, la literatura y la historia. Tarde o temprano terminaría haciéndolo. Tengo aún mucho que contar y estoy investigando aún más sobre temas similares, pero creo que resulta un punto de partida natural, como primera novela.

3.La novela es un thriller de posguerra civil en España, de maquis, de hombres valientes y antifranquistas. ¿Qué te ha llevado a querer escribir sobre estos temas?

Sobre la posguerra, todo o casi todo lo que he leído tenía siempre o un punto muy analítico y académico o, por el contrario, una prosa con prisma completamente politizado. Creo que hay un gran desconocimiento de España y de nuestra historia reciente, y como partimos de la base de que en cualquier sentido se cometieron barbaridades, cabe comenzar a resaltar historias reales de personas valientes, que fueron muchas y con las que deberíamos tratar de empatizar un poco, en vez de seguir señalando con el yugo.

4.¿Quién es Juanín Fernández de Ayala y con qué características has construido este protagonista? ¿Quiénes son los demás personajes importantes en la obra?

Juan Fernández de Ayala es un personaje completamente verídico. De hecho, casi todo lo que cuento sobre él en la novela es cierto, salvo la trama de ficción por la que transcurren sus sentimientos e interioridades que, como es lógico, los he puesto yo. La novela es una ucronía que no deja de narrar hechos que ocurrieron y sobre los que está construido el personaje. Destacaría que, independientemente de Juanín, considero que la novela tiene un claro pilar en las mujeres: Pilu, La Tuca, Avelina o la comandante Pérez y Carmela; demuestran que sostienen la trama, principalmente, mujeres valientes que siempre están de algún modo en el tomate, aunque me gusta mucho el teniente Cortiguera, su evolución y su forma de ser. Creo que tiene más que decir, aunque bien es cierto que sólo Juanín y Bedoya son reales, dentro de los principales, claro. 

5.Toda novela está poblada de un trasfondo que va más allá del desarrollo de la trama, ¿cuál es en el caso de Cuento del norte?

Quizás el terrible pasado que nos trajo aquí. A veces se nos olvida las penurias a las que tuvieron que enfrentarse nuestros abuelos, como para que se hable a la ligera hoy en día. La guerra civil, la posguerra y el modo en que la gente sobrevivía creo que deberían enseñarnos algo, sobre todo a los que nos dirigen, que parecen tratar de enfrentar siempre a España, en vez de unirse para hacer un país más grande. 

6.¿Toda la novela es un cuento o hay algo de realidad?

Hay mucho de realidad, muchísimo. Como es lógico, la trama es ficción, pero tanto las historias como los relatos que se cuentan dentro pasaron y aún hay quien los recuerda como testigo directo. Los he conocido preparando el libro y hay mucha gente que aún recuerda a Juanín. También es cierto que hay mucha más gente que se apunta historias de otros y más cuando el personaje navega entre la leyenda y la realidad, pero he sido muy meticuloso en escrutar las dos verdades, que para eso había dos bandos.

7.La guerra civil y la posguerra han sido muy narradas por la literatura española. ¿Qué hace de esta una historia única?

Para empezar, no hay ideología, sólo comprensión. No escribo desde el resentimiento ni desde la superioridad moral, ni de los rojos ni de los fachas. Me importan un bledo los dos, y cometieron las mismas barbaridades e injusticias. Son la peor esencia del ser humano, enfrentándose a hermanos por ideas políticas manipuladas por mediocres. Es una pena que la gente no se pare a buscar información, en vez de creerse lo que les cuentan. El conocimiento es lo único que importa y ahora mismo está al alcance de todos de una forma inmediata. De todos modos, cada historia es única y no hace otra cosa que aportar prosa a un pasado reciente. 

8.Pasas mucho tiempo en Cantabria. ¿Qué tiene el norte que es tan inspirador?

Mi familia es cántabra y vasca. Gato de nacimiento y, de hecho, me encanta Madrid, pero no lo puedo comparar con Comillas o San Sebastián. Todo es inspirador: los paisajes, la comida, el clima, la luz, la gente; podríamos pasarnos una hora sólo hablando del norte y su potencial.

9.¿Qué te gustaría conseguir en el lector que se adentre en tu obra?

Que se entretenga. Me parece que los libros son ventanas a la aventura, a las vidas que todos pensamos y que no hemos vivido por las razones que sean. Son viajes a cualquier momento de la historia en los que puedes participar de forma directa o indirecta, eso depende de lo que te guste leer. Pero me conformo con hacer pasar un rato entretenido a mis lectores, que es más que suficiente.

10.¿Qué temas de la obra podrían estar ligados a la actualidad?

Pues en ese punto creo que casi todos, aunque mucho más vacíos hoy que hace setenta años. Mira, esa gente se jugó la vida por la libertad, por la justicia, por vivir, y ni siquiera se imaginaban los derechos y libertades con los que contamos hoy. Aun así, tenían una nobleza y una moral que hace mucho tiempo que no se ven hoy en día. Lo más fuerte es que si alguno de los que hoy rebufan esos principio se pusiera delante de un Juanín, madre mía, mojaría los pantalones. Luego, se echa en falta también esa crudeza, esa naturalidad y una lealtad que deberían buscar en el diccionario para recordar su significado.

11.¿Cómo recomendarías tu libro a alguien?

Es una forma de conocer el norte o, por lo menos, una zona muy en concreto que te enseña cómo era la gente, cómo es y de dónde vienen. También molaría de vez en cuando imaginarse otro tipo de historia, aunque no fuese real. Hubiéramos tenido una historia diferente y sí me divierte que el lector se imagine ese tipo de vida. Creo que nos da la oportunidad de soñar un poco y sonreír.

12.¿Qué aspectos de la trama y del estilo narrativo crees que podrían enganchar al lector?

La venganza, el odio desde algunas fuerzas del Estado por acabar con la resistencia, la dureza de los maquis, los intereses internacionales y el tablero político y social.

13.¿Suele servirte algún método de trabajo, sigues algún horario o escribes cuando sientes la necesidad?

Para escribir, cortar leña o cocinar pescado, simplemente tienes que hacerlo todos los días si pretendes vivir de esto. La inspiración sólo te puede venir si estás trabajando. Tuve un jefe maravilloso en una empresa que decía: «Joder, cuánto más curro más suerte tengo, que curioso». Y así es.

14.¿Qué aspectos de tu vida te han podido marcar como escritor?

Muchos. Mi padre es escritor y mi bisabuelo era escritor. Llevo toda la vida entre libros y escribiendo en medios de música o historia y también de actualidad. Creo que independientemente de todo esto, que no es poco, la pasión por la lectura y por las historias de la gente son también culpables de mi destino como escritor. Me apasiona la rareza en el ser humano y me abre un montón de cosas cotidianas que parecen únicas en algunas personas.

15.¿Alguna anécdota a resaltar relacionada con el proceso creativo de Cuento del norte?

Hay algunos homenajes a personas a las que quiero mucho. 

16.¿Cómo valoras el proceso de edición?

Fantástico. Creo que si la distribución es buena, Caligrama será sin duda mi editorial, porque el proceso es sencillo y bueno, rápido y eficiente, además de estar detrás Penguin Random House, que, quieras o no, a uno le tranquiliza.

17. Termina la fase: Caligrama es… Presente.

Preguntas ráfaga

EL ÚLTIMO LIBRO QUE TE HA GUSTADO: Los asquerosos, de Santiago Lorenzo.

UN LIBRO QUE QUIERAS LEER: El método Bunbury, de Fernando del Val. 

UNA CANCIÓN COMO BANDA SONORA DE TU OBRA: San Antonio, de Antonio Vega. 

UN AUTOR QUE TE HAYA INSPIRADO: Wilbur Smith.

UNA AUTORA QUE TE HAYA INSPIRADO: J. K. Rowling.

UNA FRASE DE TU LIBRO CUENTO DEL NORTE: «Ya de noche, los relatos de lo ocurrido rozaban lo fantástico, lo imposible. Al parecer, más de cien guardias trataron de coger a Machado y a los suyos, pero claro, se llevaron plomo de los emboscados, puesto que los montes y los helechos les hablan, ayudan e indican. Y eso sin contar lo que dicen en Torrelavega. ¿Y qué dicen? Que Machado con sus propias manos reventó la pierna del capitán».

Deja una respuesta