info@caligramaeditorial.com 910059680 / 931780000

CÓMO EVITAR LOS ERRORES MÁS COMUNES EN LAS REDES SOCIALES

Todo el mundo quiere ser visible en redes sociales, todos queremos subir fotos, compartir nuestras opiniones y ver qué están compartiendo nuestros contactos. ¿Me conviene tener Twitter?, ¿tengo que crear una página de Facebook para mi nuevo libro?
Éstas y muchas más son las preguntas que se hacen con frecuencia los escritores a la hora de gestionar sus perfiles en las redes sociales.

Aunque la respuesta lógica sería: “sí, es importante tener presencia en redes”, no todos los autores conocen las prácticas necesarias para que su presencia en internet sea efectiva y ayude a potenciar su obra. El no utilizarlas correctamente puede resultar en esfuerzos contraproducentes o generar que una menor audiencia se sienta atraída por el mensaje que el autor quiere transmitir.

A continuación, compartimos los errores frecuentes en cuanto a comportamiento en las redes para que debes evitar a toda costa:

1. Publicar el mismo contenido continuamente.
Es verdad que existen contenidos que vale la pena compartir varias veces. Sin embargo, la frecuencia y la forma en la que se hace pueden ser el factor de éxito o fracaso de un perfil en la red. Nadie quiere ver el mismo contenido repetido una y otra vez. Si hay una noticia o información importante, se pueden generar diferentes contenidos sobre esta noticia en cuestión que aporten datos interesantes y diferentes entre sí. La clave está en cómo se presenta y se escribe lo que se quiere comunicar.

2. Compartir demasiado contenido.
Dentro de las redes sociales, la comunidad va más allá de tu círculo cercano. Es necesario considerar que ahí es donde se encuentran tus potenciales lectores, libreros, etcétera; por lo que, al ser un autor, es importante diferenciar un perfil profesional de uno personal para evitar compartir demasiada información ajena al ámbito profesional.

3. Publicar sin revisar.
Al igual que cualquier texto importante, es necesario que se revise todo contenido que se publica antes de compartirlo. Por la velocidad de las redes sociales y lo accesible que pueden resultar con los dispositivos móviles, un error frecuente es escribir y compartir casi de forma automática. Tómate un momento para revisar las faltas de ortografía y releer en voz alta lo que quieres publicar. Cuestiónate si hay algo en el mensaje que tu audiencia pueda malinterpretar o si existe una mejor forma de decirlo.

4. Abrir nuevas redes sociales sin una estrategia.
Puede ser Instagram, Snapchat o Twitch? cada mes aparecen decenas de nuevas redes sociales. Sin embargo, no es necesario registrarse en cada una sólo porque alguien cercano lo recomiende. Siempre que quieras sumarte a una nueva red, debes hacerlo partiendo de una estrategia de contenido. ¿Qué quieres comunicar ahí?, ¿con cuánta frecuencia se necesita subir información? Es muy importante generar un plan de trabajo antes de abrir una nueva comunidad.

5. Compartir lo mismo en Facebook y Twitter.
Aunque parecería una buena práctica porque ahorra tiempo, publicar de forma automática o semiautomática el mismo contenido en diferentes redes sociales no lo es. Esto se debe a que cada red social tiene un perfil y una función distinta. Por ejemplo: Facebook es una comunidad muy visual, el tipo de lenguaje y contenido que el lector espera no es el mismo que el seguidor de Twitter, quien busca información corta y rápida.

6. Utilizar demasiados hashtags.
Utilizar hashtags permite agrupar contenidos de acuerdo a temáticas, eventos o tendencias de comunicación. Sin embargo, el uso excesivo puede resultar contraproducente, ya que el contenido pierde sentido. Es muy importante utilizar hashtags sólo si hay un objetivo o estrategia de fondo.

Ahora ya dispones las claves para hacer de las redes sociales una herramienta útil y poderosa para dar a conocer tu libro. ¡Atrévete a probarlas!

Deja un comentario

Cerrar menú
×
×

Carrito